Edición Impresa

Los aliados del gobierno tienden cada vez más a la infidelidad

Aunque esperada, la derrota sufrida por Dilma Rousseff, revela una peligrosa y creciente fuga de aliados que amenaza con volver irreversible la caída de la política del PT.

Miércoles 13 de Abril de 2016

Aunque esperada, la derrota sufrida por Dilma Rousseff, revela una peligrosa y creciente fuga de aliados que amenaza con volver irreversible la caída de la política del PT. Los 38 votos —contra 27— con los que la oposición se impuso en la comisión de diputados habla de que los "aliados" tienden cada vez más a la infidelidad, lo que alimenta las posibilidades de que el domingo el plenario de la Cámara baja decida no archivar el proceso y avalar la apertura de un juicio político a Rousseff.

El derechista Partido Progresista (PP) —hoy el mayor socio del gobierno— y el liberal Partido de la República (PR) son un ejemplo de que la ya debilitada coalición oficialista está en vías de extinción. El bloque de apoyo al gobierno ya sufrió un golpe mortal hace unas semanas con la disidencia del mayor partido del país, el del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), del vice Michel Temer. El sábado, el dirigente del PR, Mauricio Quintela, dejó su posición de liderazgo en el partido para votar tranquilamente a favor del juicio de Rousseff. Una decisión que puede diseminarse entre los 40 diputados que conforman la bancada.

Cambios de bando. La oposición necesita 342 votos como mínimo para que el proceso contra Dilma avance al Senado, que tiene la potestad de admitir o no la apertura del juicio, y luego, si la acepta, de llevar adelante la acción. El gobierno contaba con al menos 30 votos de la bancada del PR que prometió el presidente del partido, Valdemar da Costa Neto. No obstante, legisladores ya avisaron que podrán garantizar como máximo -y por ahora- 15 votos. El cambio de bando fue un balde de agua fría para el Ejecutivo, que cuenta los votos como monedas para frenar el avance de la acción. En el PP la situación no es mejor para el gobierno. Convertido en el mayor aliado tras la ruptura del PMDB, el partido conservador fue el más codiciado por contar con la cuarta mayor bancada de Diputados, con 49 legisladores. Pese a que el Ejecutivo estaba dispuesto a entregarle ministerios de gran porte, en los últimos días al menos 10 directorios regionales anunciaron que apoyarán el "impeachment. Según analistas, la promesa que el PP hizo al gobierno de garantizarle 25 votos, ayer cayó a menos de diez.

El lunes, el PP dio una muestra de lo que puede venir. De los 5 legisladores del partido que integraron la comisión especial, tres votaron a favor del juicio y dos en contra. Según el gobierno, el recelo de los aliados se debe al fracaso de la designación del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), quien no pudo asumir como jefe de ministros de Rousseff por orden judicial. El líder de izquierda, quien marcha primero en las preferencias de voto de cara a las elecciones de 2018, era la garantía de que el gobierno cumpliría las promesas hechas a cambio de votos contra la salida de la mandataria.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario