Edición Impresa

Lo sorprendieron en la puerta de su casa y le robaron 84 mil pesos

Pablo Leyes se disponía a salir ayer a la mañana de su casa del barrio Alvear para ir a trabajar a un taller metalúrgico familiar cuando fue emboscado por dos hombres armados.

Viernes 10 de Enero de 2014

Pablo Leyes se disponía a salir ayer a la mañana de su casa del barrio Alvear para ir a trabajar a un taller metalúrgico familiar cuando fue emboscado por dos hombres armados. Los delincuentes lo obligaron a punta de pistola a ingresar nuevamente a la vivienda y una vez adentro, con la situación controlada, recogieron 84 mil pesos que estaban guardados en una caja fuerte y escaparon.

Al cierre de esta edición los ladrones no habían sido ubicados por la policía, más allá de la presunción de los pesquisas respecto de que el atraco pudo ser perpetrado con datos previos sobre la existencia del dinero en el lugar.

Puertas. Pablo tiene 18 años y trabaja con el padre y un hermano en un taller metalúrgico de Gaboto y Lavalle donde arman puertas para una empresa. A las 7 de ayer, los Leyes se levantaron para cumplir con sus tareas pero el muchacho demoró unos minutos la partida porque se quedó dormido. Entonces sus dos familiares se marcharon de la casa de pasillo ubicada en Presidente Quintana al 2900.

"La puerta quedó cerrada sin llave porque ya me estaba levantando cuando ellos (en alusión a sus familiares) se fueron", explicó Pablo ayer a la mañana al cronista de LaCapital.

Precisamente, esta situación fue aprovechada por los asaltantes —dos hombres de unos 25 años— para irrumpir en la propiedad. Atónito, el joven se topó con los intrusos. "Dame la plata", le gritó uno de los recién llegados mientras le apoyaba el caño de un arma en la cabeza.

Inmediatamente Pablo fue obligado a arrojarse al suelo y entonces, sin obstáculos a la vista, los malhechores recorrieron la casa hasta que el chico, al parecer, les indicó dónde estaba el dinero. Los ladrones fueron a una habitación donde hay una caja de seguridad y recogieron los 84 mil pesos.

Años de ahorros. "El taller que tenemos no es tan importante. No tenemos dinero, la plata que se llevaron eran ahorros de muchos años", explicó. El muchacho comentó que los asaltantes no lo lastimaron, pero le precintaron los pies para que no pudiera moverse. Y coincidió con la policía acerca de que los ladrones manejaban la información acerca de la existencia del dinero.

En este marco Pablo comentó que no podía brindar datos acerca de los rasgos físicos de los maleantes. "No les pude ver bien las caras", explicó antes de dirigirse a la comisaría 18ª para denunciar el robo.

Hasta anoche, al cierre de esta edición, los autores del atraco no habían sido localizados por los investigadores.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS