Edición Impresa

"Lo mejor que te puede pasar es que te pidan un tema de tus discos"

La Mississippi presentará su nuevo CD y DVD "Búfalo" con un concierto que ofrecerá mañana, a las 22 en Willie Dixon, Suipacha y Güemes. El grupo presentará el disco número 12 de su carrera...

Viernes 20 de Julio de 2012

La Mississippi presentará su nuevo CD y DVD "Búfalo" con un concierto que ofrecerá mañana, a las 22 en Willie Dixon, Suipacha y Güemes. El grupo presentará el disco número 12 de su carrera y el primero del nuevo formato de quinteto que suma los aportes de Ricardo Tapia (voz, guitarra, dobro, coros), Gustavo Ginoi (guitarras), Claudio Cannavo (bajo), Juan Carlos Tordó (batería) y Gastón Picazo (teclados).

En 2010 La Mississippi reformuló su estructura pasando de septeto a quinteto eléctrico. "Búfalo" es el primer resultado de esta mutación y traduce las intenciones del grupo de incursionar en un estilo directo y poderoso para hacer música.

El álbum "Búfalo" suma nueve estrenos: "El titular", "Salvavidas", "Búfalo", "La máquina del amor", "No confío", "Rara", "Un día más que se va", "La ciudad" y "Sólo un paso". A las nuevas canciones se agregan "Ermitaño", tema que sumó la voz de Ricardo Iorio y el aporte de la guitarra de Claudio "Tano" Marciello, de Almafuerte, y "Hells Bells", de AC/DC. Acompaña al CD, un DVD con imágenes tomadas durante la grabación, y dos videoclips.

Ricardo Tapia, el cantante de la banda, habló con Escenario horas antes de partir rumbo a Rosario para persentar su nuevo disco.

—¿Con "Búfalo" La Mississippi intenta transmitir la idea de que retoma el camino con nuevas fuerzas?

—En realidad es un disco de quinteto y los discos de quintetos tienen ese formato de fuerza. La nueva formación hizo que cambiara también el concepto con el que se compone. Las composiciones son más simples, más poderosas; tienen menos arreglos y el acompañamiento es más firme y menos barroco.

—¿Eso fue una consecuencia de la baja de dos integrantes?

—No es algo que ocurrió por la baja de dos integrantes, sino que fueron varias cosas juntas. Cuando hicimos el disco de los 20 años, los muchachos ya habían decidido arrancar con un concepto totalmente diferente. Por otro lado estábamos componiendo para quinteto y no queríamos volver a armar el septeto porque ya era una etapa cumplida. Fue como apuntar para otro lado.

—No deja de ser una banda blusera por definición.

—No. Al contrario. De hecho, todo lo que hacemos ahora es más clásico: lo que tocamos, la forma de tocar el blues es más simple y es la que te va dando el sonido. Y es más firme.

—El disco se siente bien rockero, particularmente cuando se lo escucha cantar a Ricardo Iorio.

—Cuando compusimos ese tema teníamos la idea de que Ricardo lo cantara. No lo pudimos cumplir en aquel momento y ahora hicimos una nueva versión y lo llamé a él y al Tano (Marciello) para que tuviera una impronta bien fuerte.

—El disco fue grabado con toda la banda tocando juntos en toma directa. ¿Por qué no hicieron una grabación en vivo?

—Porque es totalmente diferente en vivo. Es otra cosa. Primero, porque las condiciones son distintas. En un estudio, las condiciones son controladas. No es lo mismo grabar en vivo en un estudio que hacerlo con público. Tocar todos juntos en un estudio genera otra energía.

—¿El disco significó el relanzamiento de la banda?

—Lo que significó es una reubicación de la banda. Me parece que lo que sí generó es un crecimiento de público. "Búfalo" es un disco hecho con lo que solemos tocar siempre. El 50 por ciento de este disco está integrado por los temas que hacemos en las pruebas de sonido, cuando viajamos en las giras. Guardamos esas canciones y las recordamos en un disco.

—¿Qué sienten al volver a tocar los temas clásicos de la banda luego de presentar los nuevos que incluyeron en "Búfalo"?

—"Búfalo" va a formar parte de esos clásicos.

—La pregunta apunta a determinar qué siente un músico que tiene ganas de hacer cosas nuevas cuando le piden que repita algo que ya hizo.

—Eso no nos pasa porque nosotros no desactivamos el repertorio. Son temas que siempre tocamos y cambiamos. Lo mejor que te puede pasar es que te pidan un tema de tus discos. Las listas cada vez son más largas porque vamos agregando temas y van a parar a la lista de clásicos. ¡Terminaremos haciendo shows de 4 horas....! (risas).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario