Edición Impresa

Lo mataron de un escopetazo y quemaron casillas en represalia

Fue en un humilde barrio de Villa Gobernador Gálvez. La víctima habría ido a reclamar por un televisor robado y terminó sin vida.

Miércoles 19 de Marzo de 2014

Un hombre de 32 años fue asesinado de un escopetazo en el pecho ayer a la tarde en un humilde sector Villa Gobernador Gálvez. El crimen ocurrió en un rancho al que la víctima, según versiones preliminares, había ido a reclamar la devolución de un televisor robado. Pero el reclamo cayó mal en los ocupantes de la precaria vivienda y el encuentro terminó con Jesús Carriaga muerto.

Sin embargo, la violencia no terminó con el homicidio sino que continuó en las adyacencias con enfrentamientos entre allegados a la víctima y los acusados por el crimen. En ese contexto, vecinos quemaron algunas viviendas y al cierre de esta edición no se descartaban más problemas en un barrio sindicado como uno de los más conflictivos de Villa Gobernador Gálvez.

Anoche, al cierre de esta edición, había un prófugo y un detenido sospechado de haber participado del homicidio. Se trata de un joven cuyos datos no trascendieron y que un par de horas después se presentó en el hospital Gamen para atenderse por heridas de arma blanca.

Denuncia. Según fuentes judiciales y policiales, el crimen ocurrió alrededor de las 14.30 de ayer en el barrio La Tablita, un conjunto de precarias casas en una zona ubicada al sur de los cementerios villagalvenses. Según las primeras versiones colectadas por los investigadores, el homicidio se habría desencadenado a partir del robo de un televisor que fue denunciado ayer a la mañana en la subcomisaría 26ª.

Hasta ayer no estaba claro si el robo había sido sufrido por Carriaga, que al parecer había vivido en ese barrio pero desde hace un tiempo residía en la zona sur de Rosario, o por familiares suyos afincados en La Tablita. En este sentido, fuentes policiales no descartaron que la víctima haya tenido problemas de anterior data con quienes lo asesinaron.

Lo cierto es que, más allá de la denuncia policial formulada momentos antes, por alguna razón el hombre de 32 años se acercó hasta la vivienda 79 del barrio, en Crespo al 3400. En principio trascendió que fue a reclamar por el robo del televisor acompañado de dos mujeres, aunque algunas versiones indicaban que también había un par de muchachos con él.

En ese contexto, cuando Carriaga se encontró con el morador de la casilla 79 se habría originado una discusión que culminó cuando alguien apareció en escena con una escopeta y le disparó a corta distancia un tiro que le atravesó el pecho dejándolo tendido entre la puerta de la humilde vivienda y una cerca.

Detenido. En este sentido, hasta ayer no estaba claro si quien había disparado era el ocupante del rancho (cuya concubina fue demorada) o algún amigo o familiar de ese hombre. Ese dato podría establecerse a partir de la detención de un joven que un par de horas después del crimen se presentó en el hospital Gamen para atenderse por heridas de arma blanca en el cuero cabelludo.

Según fuentes policiales, vecinos de La Tablita habían señalado que uno de los sospechosos había sido herido y entonces personal de la Sección Hoimicidios comenzó a averiguar en centros de salud de la zona. Así llegaron a un joven cuyos datos no trascendieron y que en principio se había presentado en el centro asistencial brindando una identidad falsa.

Fuego. El crimen generó incidentes posteriores en el barrio, adonde tuvieron que ir los Bomberos Voluntarios de Villa Gobernador Gálvez para apagar el fuego que le habían prendido a algunas casillas que, según una versión, pertenecerían a personas vinculadas con él o los homicidas. En este sentido, algunos vecinos deslizaban muy por lo bajo que los moradores de la casa 79 no tenían buenas relaciones con el resto.

Así, mientras los fiscales de Homicidios y el personal de la subcomisaría 26ª custodiaban la escena del crimen y el cuerpo de Carriaga todavía estaba tirado y cubierto con una sábana a la espera de que llegara la mortera para su traslado al Instituto Médico Legal, la tensión dominaba el lugar. En este sentido, fuentes de los bomberos señalaron concurrieron a controlar el fuego en al menos cinco viviendas y denunciaron haber sido amenazados y apedreados por personas que no querían que apagaran los incendios.

En ese contexto, anoche fuentes allegadas a la investigación manifestaban su preocupación por lo que podría pasar durante la noche respecto de posibles represalias.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS