Edición Impresa

Lo balearon en una pierna en un fallido intento de robo

Fue a las 15.30 de ayer en la esquina de Colón y Mendoza. La víctima, de 73 años, bajó de un auto para hacer una compra cuando fue atacada.

Viernes 04 de Enero de 2013

Al menos cuatro tiros alteraron ayer, a las 15.30, la soleada tarde del verano en la esquina de Colón y Mendoza, pleno corazón de barrio Martin. Fue cuando desde una moto balearon a Lelio Short, de 73 años, un jubilado del Senasa que en ese momento se bajó de un Ford Focus con una chapa identificatoria del organismo de sanidad animal para hacer una compra en un minimarket. El hombre fue alcanzado por un tiro en la pierna izquierda y debió ser operado de urgencia en un sanatorio céntrico donde anoche estaba internado fuera de peligro. Aunque el hecho anoche seguía siendo poco claro, para los pesquisas podría haber sido una salidera fallida.

En un primer momento las versiones de los testigos fueron contradictorias. Según algunos, Short descendió de su auto y fue abordado por los ocupantes de dos motos que lo rodearon y desde una de ellas le dispararon después de que se negase a entregar el dinero que le pedían, aduciendo que no tenía nada de valor. Entonces, mientras el hombre ya estaba herido en el piso, desde uno de los rodados bajó un ladrón, rompió la ventanilla trasera derecha del auto, buscó si había un maletín, levantó el baúl del vehículo tratando de encontrar algo de valor y finalmente huyó con sus cómplices y con las manos vacías.

Una moto. Sin embargo, está lectura inicial de los hechos cambió en cuanto aparecieron testigos más directos de los hechos. Tanto un cuidacoches como el portero de uno de los edificios de la zona coincidieron en que no eran dos motos las que se pusieron a la par del auto oficial del Senasa, chapa EGA688, sino sólo una.

Uno de los hombres bajó de la moto empuñando una pistola calibre 9 milímetros y disparó contra Short. Uno de los tiros dio de lleno en su pierna izquierda, le quebró el fémur y comprometió la vena femoral, por lo que fue operado de urgencia.

Una vez que la víctima estaba en el piso, uno de los maleantes que en ningún momento se sacó el casco, se acercó al auto y rompió con la culata del revólver la ventanilla derecha trasera. Abrió la puerta, buscó algo de valor que aparentemente no encontró y se dirigió al baúl. Una vez abierta la cajuela también la revisó exhaustivamente y al no encontrar nada subió a la moto y junto a su cómplice escaparon por Mendoza hacia el bajo y luego por avenida De la Libertad.

Inmediatamente acudieron al lugar efectivos de la seccional 1ª y le tomaron una primera declaración a la víctima, quien no pudo precisar datos de sus atacantes porque "siempre tuvieron los cascos puestos". Tampoco Short precisó de dónde venía ni supo explicar porque lo atacaron.

Una de las cosas que llamó la atención de los pesquisas es que en el vehículo de Short, de donde los ladrones no se llevaron nada, había una serie de bonos de una cooperadora policial de los que se usan para vender a comerciantes y vecinos como forma de colaborar con la fuerza.

Por otro lado, también resultó sospechosa la forma en que los delincuentes abordaron a la víctima, empuñando el arma y disparándole al cuerpo, para después preguntarle por algo de valor.

Según fuentes policiales consultadas anoche, "aún no se pudo avanzar mucho porque el hombre está internado. Es una locura y estamos investigando cada pista". Y agregaron: "Es probable que lo hayan seguido y atacado para robarle dinero o algo de valor, pero el hombre sólo alcanzó a decirnos que no lograron hacerlo".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS