Edición Impresa

Lo atacan al llegar a su casa y le roban dinero y el auto

La noche del martes dos delincuentes armados sorprendieron a un vecino del macrocentro cuando llegaba a su casa en un flamante auto que compró hace una semana.

Jueves 23 de Octubre de 2014

La noche del martes dos delincuentes armados sorprendieron a un vecino del macrocentro cuando llegaba a su casa en un flamante auto que compró hace una semana. Los maleantes lo redujeron y a punta de pistola lo obligaron a ingresar a la vivienda donde, tras permanecer unos minutos, le robaron cerca de 10 mil pesos, teléfonos celulares, alhajas y el vehículo familiar, un Peugeot 207 blanco dominio OAB676.

Osvaldo C., de 60 años, vive hace "más de 20 años" en pasaje Centenar al 2600, una callecita sin salida en Callao al 500. Allí fue abordado cuando bajaba de su auto por dos hombres armados que, bajo amenaza de muerte, lo obligaron a ingresar a su domicilio, donde se encontraba su mujer y uno de sus sobrinos con su hijo.

Según contó Osvaldo, fue "un robo al voleo. Me vieron con el auto y seguro que me siguieron. El pasaje era un lugar seguro ya que al no tener salida es difícil escapar, pero por lo mismo se puso peligroso, porque no pasa nadie, salvo los vecinos", aclaró.

A las 22.30 del martes Osvaldo regresaba de su trabajo. Es taxista desde hace 11 años y al llegar a su casa, una de las últimas del pasaje, lo abordaron "dos tipos grandes, de unos 30 y pico de años, morochos y vestidos de manera común. Me apuntaron con un revólver cada uno y me metieron en casa. Ahí estaban mi mujer, un sobrino y su hijo de 12 años", contó.

Atados. Una vez adentro de la vivienda los ladrones sólo le pidieron "plata y joyas, les dijimos donde estaba el dinero, nos sacaron lo que llevábamos encima y la recaudación de un negocio que tiene mi mujer. A mi sobrino, además, le llevaron plata y el celular. Se habrán ido con cuatro celulares", contó Osvaldo.

Para inmovilizarlos, los delincuentes usaron cordeles plásticos que ellos mismos llevaron. "No nos ataron con mucha fuerza", aseguró el hombre y aseguró: "No nos trataron mal".

Las víctimas relataron que los maleantes se "movieron por todas la casa pero muy tranquilos. La casa es de dos plantas y en los diez o quince minutos que estuvieron se movieron por todos lados pero sin hacer destrozos. No tenían contacto con el exterior. No llevaban handys ni hablaron con nadie que los estuviera esperando en la calle. Lo peor fue que se llevaron el auto (cero kilómetros) que hace una semana compré en Buenos Aires", dijo Osvaldo resignado.

Una cámara de vigilancia que está en una de las viviendas, a la entrada del pasaje, registró cuando los hombres escapaban en el flamante Peugeot. "Con esos datos se podría hacer algo", dijo el hombre damnificado. El asalto fue denunciado en la seccional 7ª, con jurisdicción en el barrio, y el legajo lo tomó la fiscalía de Flagrancia en turno.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario