Edición Impresa

Lo asesinaron mientras comía en una pizzería con unas 40 personas

La víctima había participado de un torneo de fútbol con el resto de los comensales en el barrio Parque Casas. Herrera, de 43 años, recibió tres balazos. Hubo otros tres heridos, uno de gravedad.

Lunes 21 de Julio de 2014

Un vendaval de balazos retumbó la tardecita del sábado en una pizzería del barrio Parque Casas, en la zona norte de la ciudad, luego de que llegara un motociclista y abriera fuego a quemarropa. El destinatario de los tiros fue un hombre de 43 años que cayó mortalmente herido ante la mirada atónita de unos 40 clientes que, al igual que la víctima, habían participado de un torneo de fútbol en un predio deportivo cercano. Sin embargo, antes de retirarse del lugar el homicida realizó más disparos que alcanzaron a tres personas: la dueña del comercio y un cliente, que fueron dados de alta, y un hombre de 52 años que debió ser operado y al cierre de esta edición se encontraba internado con pronóstico reservado en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez.

En este contexto, hasta anoche los investigadores policiales y judiciales no habían determinado en forma fehaciente la motivación del crimen, aunque presumían que podría tratarse de una venganza.

Después del partido. Enrique Alberto Herrera tenía 43 años y el sábado a la tarde había jugado en uno de los 16 equipos de fútbol que participan en la liga Zona Norte, que se desarrolla en el complejo polideportivo que el club Argentino tiene en Sorrento al 1400. Según fuentes allegadas al caso, una vez concluida la jornada en absoluta normalidad futbolistas de diversos equipos se encaminaron a una pizzería y comedor en Rauch al 800, a unos cien metros del complejo del club Argentino, como suelen hacerlo desde hace unos cinco años.

Así, unas cuarenta personas se sentaron en la vereda del local gastronómico para compartir pizzas y bebidas. Ya habían transcurrido unos quince minutos de las 7 de la tarde del sábado cuando entró en escena un hombre a bordo de una moto oscura —según una versión se trataba de una Honda Falcon— de alta cilindrada.

El motociclista —testigos indicaron que llevaba su casco puesto y estaba vestido con ropa oscura— primero pasó en tres ocasiones por el negocio, al parecer para comprobar que Herrera estuviera entre los clientes.

"El tipo dejó la moto a pocos metros de la pizzería. Vino caminando hacia donde estaba este hombre (en alusión a la víctima) y sin decirle nada le disparó seis veces. Después se fue caminando hacia la moto. Pero como en ese trayecto le empezaron a gritar «hijo de puta» y le tiraron con algo, entonces volvió a cargar el arma y gatilló al voleo", explicaba ayer a este diario la dueña de la pizzería —pidió preservar su identidad— que se encontraba en el lugar al momento del ataque.

Tres tiros. Herrera se derrumbó agonizante sobre la vereda, cerca de una zanja. Tres proyectiles calibre nueve milímetros le habían atravesado el cuerpo: dos le perforaron el abdomen y el hemitórax izquierdo, mientras que un tercero le impactó en el brazo izquierdo.

Compañeros del hombre baleado lo subieron a un auto particular y lo llevaron rápidamente al hospital Eva Perón de Granadero Baigorria, pero según los voceros consultados Herrera murió en el camino.

En tanto, tres personas resultaron heridas como consecuencia de la balacera posterior a la ejecución. Uno de los balazos alcanzó a la propietaria de la pizzería, una mujer de 55 años identificada como S. D. que terminó con una fisura en un dedo.

Los otros dos al parecer eran hombres que también habían estado jugando al fútbol en el torneo realizado en Argentino. Según fuentes policiales, Gerónimo R. fue asistido por las heridas causadas por un balazo recibido en el brazo derecho y, al igual que la mujer, recibió el alta médica. Pero Omar G., de 52 años, tuvo que ser operado por las lesiones sufridas por un disparo en el tórax y el flanco izquierdo. Anoche, al cierre de esta edición, permanecía internado en el Heca con pronóstico reservado.

En el dedo. La dueña de la pizzería resultó herida cuando oyó los disparos y salió a la vereda a ver qué había ocurrido. "Le puse la mano a un muchacho en la espalda para protegerlo y en ese momento uno de los tiros me dio en el dedo", relató la comerciante. La mujer fue atendida en el Eva Perón y le dieron el alta.

La comerciante aclaró que quienes estaban reunidos en su negocio son ajenos al ataque y remarcó que nunca hubo un incidente violento entre ellos. "Son muchachos sanos. Esto vino por una bronca que tenía este hombre (por Herrera) con alguien", comentó. La misma versión acerca de los motivos del crimen deslizaron dos hombres que participan del evento deportivo que se realiza todos los sábados a la tarde en el complejo del club Argentino.

En ese contexto una fuente policial indicó que peritos de la policía científica recogieron en la escena del crimen una vaina servida calibre nueve milímetros. El crimen de Herrera es investigado por el fiscal de Homicidios Dolosos Damián Cimino con colaboración del personal policial de la comisaría 10ª, en cuya jurisdicción ocurrió.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS