Edición Impresa

Lo arriesgaron a Cáceres y salió mal

Al final el defensor Marcos Cáceres no resistió el dolor y en el primer cruce físico que tuvo cuando apenas habían transcurrido siete minutos la alarma se encendió.

Sábado 21 de Septiembre de 2013

Al final el defensor Marcos Cáceres no resistió el dolor y en el primer cruce físico que tuvo cuando apenas habían transcurrido siete minutos la alarma se encendió. Porque el paraguayo quedó tendido y apenas fue asistido una señal hacia el banco partió desde adentro del campo, advirtiendo la posibilidad de un cambio prematuro. El cuerpo médico lo asistió rápidamente, pero no hacía falta ningún examen para conocer el diagnóstico. Así el guaraní estuvo en cancha apenas 11 minutos. La lesión intercostal le pasó una cara factura.

   Estaba claro que las posibilidades que tenía Cáceres para jugar eran escasas. Más aún tratándose de un deporte de roce como es el fútbol. Es que los antecedentes y los libros indican que las lesiones intercostales son tan dolorosas, que no permiten el normal desarrollo físico del futbolista, por eso de antemano el doctor Juan Ignacio Bóttoli había anticipado el martes que sólo iba a poder estar infiltrado.

   Quedó en evidencia que ni la infiltración le permitió al paraguayo estar en cancha más de un puñado de minutos. Porque si bien tras el dolor inicial volvió a intentarlo la primera mirada tras correr una pelota fue a hacia el banco. Ahí nomás Bernardi giró sobre su cuerpo, miró hacia donde estaba Alfredo Berti y le hizo la señal inequívoca de que había que cambiarlo.

   Transcurrieron cuatro minutos más desde esa primera indicación hasta que se plasmó, a los 11’, el ingreso del Kichu Díaz, quien se encontraba al lado del bando de suplentes haciendo movimientos de entrada en calor. Lapso que para el lateral guaraní representó un suplicio. Porque si bien Mateo retrocedió unos metros para cubrirle las espaldas, el partido lo involucró en más de una oportunidad en el juego. Y fueron claras las muestras de dolor en cada pelota que tocó.

   Es que uno de los síntomas característicos de este tipo de lesiones es que el dolor es tan intenso que termina quitando el aire. El propio médico había anticipado en la semana que “la lesión de Marcos era un traumatismo en la parrilla costal izquierda y la tomografía arrojó una lesión a nivel de la unión entre el cartílago y la séptima costilla. Lo que generó como si fuera una fisura o una fractura costal”.

Los pibes igualaron 1 a 1 en la tarde de Avellaneda

La reserva leprosa igualó 1 a 1 con Racing, en un partido que se jugó por la tarde en el predio Tita Mattiussi. Newell’s, dirigido por Ricardo Lunari, alistó a Rodrigo Rey; Enzo Beloso, Maxi Pollacchi, Franco Lazzaroni, Leonel González; Germán Tarnavassa, José Agüero, Carlos Torres; Juan Vieyra, Hernán Altolaguirre y Eugenio Isnaldo. El tanto rojinegro lo anotó Castro, en contra, y empató Regueiro para los de Avellaneda. En el equipo del Parque ingresaron Leandro Figueroa, Gabriel Hachen y Diego Díaz por Vieyra, Isnaldo y Tarnavassa.

   El equipo de Lunari cortó una racha de tres triunfos consecutivos, ya que había derrotado siempre en condición de local a Gimnasia de La Plata 1 a 0, Estudiantes 1 a 0 y Olimpo 3 a 0. Con este empate de ayer ante Racing, la reserva rojinegra suma once unidades, producto de los tres triunfos mencionados, dos empates (Boca 1-1 y Racing ayer) y dos derrotas, Belgrano 1-2 y Rafaela 0-2. Recordando que debe un partido ante Vélez.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS