Oposición

Lifschitz se enfoca en Santa Fe y busca la pole position para 2023

El presidente de la Cámara de Diputados de la provincia sigue de lejos los movimientos de Lavagna y se concentra en la política provincial

Jueves 08 de Abril de 2021

Mientras su nombre aparece en el punteo de armados que intentan —por ahora, con escasas perspectivas de éxito— levantar una tercera alternativa que rompa la polarización entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio, Miguel Lifschitz sigue de lejos esas roscas y concentra toda su atención en la provincia.

Este lunes, Roberto Lavagna recibió en su quinta de la localidad bonaerense de Cañuelas a Florencio Randazzo. Después de la reunión hubo foto, tuits y un listado de dirigentes a quienes convocar. Son figuras conocidas: Juan Manuel Urtubey, Graciela Camaño, el propio Lifschitz. También sondean a la pata peronista de JxC: Miguel Pichetto, Emilio Monzó y Joaquín De La Torre.

Cerca de Lifschitz reconocen que hubo charlas telefónicas con el ex ministro del Interior pero niegan que hayan almorzado juntos. “Miguel habla con un montón de dirigentes políticos de los distintos campos, incluso del peronismo”, destacan.

Sin embargo, aseguran que hace casi un mes que no viaja a Buenos Aires a tener reuniones políticas. Si el antecesor de Omar Perotti figura en alguna lista de potenciales socios de una nueva alianza es más por conveniencia de los que filtran ese rumor —sobre todo desde el Amba— que por interés suyo.

Desde su entorno juran que “está enfocado cien por cien en la provincia”. Incluso, que ni siquiera se dedica a la interna del PS, que renovará sus autoridades partidarias el 18 de abril.   

Justamente, la corriente Bases hizo en 2019 su presentación en sociedad con una crítica a la definición, impulsada con fuerza por el sector de Lifschitz, de participar del armado encabezado por Lavagna y Urtubey. En ese momento, el espacio liderado por Eduardo Di Pollina y Claudia Balagué llamó abiertamente a votar la fórmula Fernández-Fernández.

Foco local

Lo cierto es que en este turno electoral el ex intendente de Rosario entre 2003 y 2015 no tiene mucho para ganar con meterse de lleno en un escenario nacional polarizado: pese a que las legislativas marcarán el balance de poder entre oficialismo y oposición en el Congreso y que marcarán el clima político del segundo tiempo del mandato de Alberto Fernández, se tratará en los hechos de 24 elecciones provinciales, con ganadores y perdedores específicos en cada distrito.

De esta forma, lo racional es concentrarse en el pago chico. En el círculo íntimo del presidente de la Cámara baja piensan un regreso a la Casa Gris en dos etapas. Un hombre de extrema confianza del gobernador usa una metáfora del automovilismo: “Este año queremos quedar en la pole position para 2023”.

Lifschitz puede correr este año la carrera, o no. Las chances de competir por la banca de senador nacional se mantienen 60 por ciento por sí, 40 por ciento por no. Los riesgos son altos: en 2015 la grieta se devoró a Hermes Binner y lo dejó en el cuarto lugar. Es cierto: ese año se trató de una elección presidencial y el efecto arrastre de la categoría presidente hacia las legislativas en lugar de beneficiar perjudicó al líder socialista fallecido en junio del año pasado.

Por eso, la apuesta del PS es combatir la nacionalización de la elección y tratar de provincializar la agenda.

Conversaciones

Cerca del principal referente opositor en la provincia observan algunas señales alentadoras. Por ejemplo, que el gobierno de Omar Perotti pretenda subirlo todo el tiempo al ring y que hayan vuelto al Frente Progresista las tribus radicales que lo consideraban “parte del pasado”. Además, no ven en el PRO y el sector cambiemita de la UCR candidatos con volumen político para pelearle mano a mano a Lifschitz.

En este sentido, buscan ampliar la base electoral del FPCyS, captando desencantados y a dirigentes de la sociedad civil y la política que puedan encontrar en el Frente una expresión de oposición al gobierno de Perotti.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario