Edición Impresa

Libros redondos, una recorrida por textos deportivos y de fútbol en particular

Basta un simple vistazo para comprobar que textos de ídolos, equipos, tácticas e historias del deporte se despliegan en las vidrieras y mesas más visibles de las librerías.

Viernes 15 de Agosto de 2014

La presunción de que el fútbol no es para intelectuales hace tiempo se cayó a pedazos. Son apenas una prueba los relatos de autores clásicos como Horacio Quiroga ("Suicidio en la cancha", de 1918) o Borges y Bioy Casares ("Esse est Percipi", firmado por ambos como Bustos Domeq, en 1967). Y la certeza se reafirma con las obras de varios escritores contemporáneos que juegan en primera: Fontanarrosa, Galeano, Soriano, Benedetti, Sacheri, Villoro o Handke, por citar sólo a un puñado. Todos conformaron ya un jugoso patrimonio de cuentos, crónicas, biografías y novelas. Libros redondos. Lo curioso es que cada mes se editan sin respiro más y más títulos, pero, ¿quién los compra y quién los lee? Esas fueron las preguntas que Ovación formuló en sólo cuatro librerías de la ciudad: Buchín Libros, Homo Sapiens, Cúspide y Técnica. Allí hicieron una lectura del fenómeno bibliofutbolístico, comentaron qué es lo que más se vende y tiraron algunos precios.

Basta un simple vistazo para comprobar que textos de ídolos, equipos, tácticas e historias del deporte se despliegan en las vidrieras y mesas más visibles de las librerías.

Algunos como el "Puro Fútbol" de Fontanarrosa (145 pesos) se agota; otros aparecen tan absurdamente como pierden vigencia, tal el caso de "Ganar", de Daniel Lagares (80 pesos), que anunciaba en su tapa "cómo se gestó la selección argentina para ser campeones del mundo en Brasil". En cambio otros, como "Dirigentes, decencia y wines", del fallecido Dante Panzeri (200 pesos), se reeditó por valorar la marca en la memoria futbolera que dejó la obra de ese "prócer" del periodismo deportivo.

Los libreros consultados dicen que la oferta de textos sobre fútbol crece y está en alza pero no pueden delinear bien quién los consume. Son libros "raros" dicen, porque en general no los pide el futbolero que da la vida por patear una pelota o ir a la cancha. "Ellos prefieren comprarse una camiseta: este es un país futbolero pero no de lectores de fútbol", aseguró Marcos Buchín, de la librería homónima. Y su colega de Homo Sapiens, Gabriel Riestra, sumó un dato en la misma tónica: "Tampoco podría decir que son los textos que más consumen los periodistas deportivos o jugadores". ¿Quién los lee entonces?

Desde Cúspide, una vendedora arriesgó que los libros de fútbol, en general, los pide "alguien que quiere leer algo" no tan largo como una novela. "Algo breve y que entretenga". Como el fútbol mismo. Y sostuvo, además, que estos textos, más que ser comprados por el mismo lector se eligen preferiblemente como regalo para un hincha. Para muestra basta un botón.

"¿Tenés el nuevo de Independiente?", preguntó Brenda Cugnoflis en el mostrador de Cúspide, refiriéndose a "Será siempre Independiente", de José Bellas y Fernando Soriano, con prólogo de Javier Calamaro (149 pesos). "Es para mi novio que es del Rojo", aclaró la muchacha.

Sea cual fuere el motivo que acerque a leer sobre personajes, relatos o historias del balompié vale un recorrido por algunas librerías de la ciudad para saber qué hay en juego en la cancha. Desde librería Técnica, Alejandra Binetti, comentó que antes y durante el Mundial fue más contundente la promoción de títulos que la venta. Y de hecho eso se plasmó en la última Feria del Libro, en julio en Buenos Aires. Allí se vio como una invasión la presencia de títulos y charlas sobre goles y gambetas. La apuesta más novedosa fue "Las dueñas de la pelota. Cuentos de fútbol escritos por mujeres", una antología compilada por Claudia Piñero (110 pesos). También circularon las estadísticas y anécdotas de 19 ediciones de la Copa a lo largo de 84 años, en "Historias secretas de los Mundiales", de Alejandro Fabbri (150 pesos) o el anecdotario de mundiales titulado "Así jugamos", de Diego Borinsky y Pablo Vignone (unos 170 pesos).

Pero más allá de los temas coyunturales, Binetti remarcó que "lo que más sale" desde su librería "y para regalar" es literatura: "Todo lo de Fontanarrosa y Eduardo Saccheri", autor del libro de la película "El secreto de tus ojos" y del best seller "Esperándolo a Tito y otros cuentos de fútbol" (de unos 100 pesos).

La actitud lectora del futbolero tiene su particularidad en Rosario, según estos libreros.

"El hincha no es lector, pero si sale un libro de Central o de Newell's, los canallas y leprosos los compran más como coleccionistas", aseguró Buchín y entre esos textos citó a la biografía de Angel Tulio Zof, el técnico auriazul más ganador, bajo el título "Angel Canalla", de Guillermo Ferretti (130 pesos); "Escalón por escalón", de Ariel Díaz (100 pesos); "El Newell's de la gente", de María Esther Miernau (90 pesos) o "La vida en Rojo y Negro", de Rafael Bielsa y Eduardo van der Kooy (agotado desde 2006).

Entre los nuevos que "salen bien" y hasta los vendedores califican como "furor" está el del ex técnico de Barcelona y actual del Bayer Munich. "Pep Guardiola. Otra manera de ganar", de Guillem Balagué (de 199 pesos).

"Lo llevan futboleros, técnicos y estudiantes de educación física", comentó una vendedora. El mismo perfil comprador se repite con "Pirámide invertida. Historia de la táctica en el fútbol", de Wilson Jonathan (229 pesos). En cambio, y por lo que demuestran los montos de ventas, hay un tema que parece más atractivo para ser escrito que para ser leído. Se trata de Messi. Son una decena los títulos de la Pulga en danza, pero salen a cuentagotas.

"Ni Rey ni Dios. Lionel Messi", de Sebastián Fest y Alexander Juillard (159 pesos); Messi, de Leonardo Faccio (149, pesos) y "Elegí creer", de la Fundación Leo Messi (370 pesos), son apenas tres. ¿El motivo? Lo analiza Riestra. "No salen como los de Maradona ("El último Maradona. Cuando a Diego le cortaron las piernas", de Andrés Brugos (158 pesos)" porque la popularidad de Messi es distinta. Maradona, como personaje, con sus pro y sus contra, era más apasionante", sostuvo como librero y como hincha y parte de un viejo debate que sigue girando como la pelota en la cancha. Libros redondos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario