Edición Impresa

Libera a acusados de vender estupefacientes

Según las fuentes policiales, en este última casa no se secuestró droga pero fueron apresados José Ramón Sandoval, de 48 años, y Brian Ezequiel Sandoval, de 20.

Sábado 21 de Diciembre de 2013

Los dos familiares del muchacho que está preso y acusado de haber atacado a tiros la casa del gobernador Antonio Bonfatti el pasado 11 de octubre, quienes fueron apresados por agentes antinarcóticos el jueves en la zona norte de la ciudad por sus presuntos vínculos con una banda de vendedores de drogas, fueron liberados por la Justicia tras comprobarse que "nada tenían que ver con lo que la policía investigaba", dijo el abogado Marcos Cella.

Anteayer, fuentes de la Dirección de Control y Prevención de Adicciones dieron a conocer los resultados de una serie de allanamientos simultáneos realizados para desbaratar una banda dedicada a la comercialización de estupefacientes. En ese marco llegaron a un búnker de Casiano Casas al 1300 donde apresaron a dos hombres y secuestraron una pequeña cantidad de drogas; a una casa de pasaje Müller al 1200 donde detuvieron a otro hombre y secuestraron una moto; y a una vivienda de Cavia al 1300 donde reside el acusado del ataque a Bonfatti y su familia.

Según las fuentes policiales, en este última casa no se secuestró droga pero fueron apresados José Ramón Sandoval, de 48 años, y Brian Ezequiel Sandoval, de 20. El primero, dijeron los pesquisas, tenía un pedido de captura del juzgado de Sentencia 4 por amenazas coactivas y abuso de armas; y el otro fue sindicado como "recaudador del búnker de drogas" que fue allanado en Casiano Casas al 1300.

Los detenidos son el padre y el hermano de Emanuel "Ema Pimpi" Sandoval, el muchacho que está tras las rejas imputado de ser uno de los autores del ataque a tiros contra la casa del gobernador santafesino. Al respecto, los investigadores sostienen la hipótesis de que esa balacera contra Bonfatti "vincula a gente del mundo del narcotráfico que quiere dominar una jurisdicción con la colaboración o participación de algunos policías que pujan para que esos negocios existan", según lo dicho por el subjefe de la TOE, el comisario Adrián Forni. En ese orden, la vinculación de los Sandoval a una banda de comercio de drogas le daba apoyo a la teoría.

Absurdo. Sin embargo, a las pocas horas de ser detenidos los dos Sandoval quedaron libres y ayer su abogado, Marcos Cella, volvió a criticar con dureza la investigación policial y judicial. "El padre de Ema Pimpi tenía un pedido de captura por no haberse notificado de un decreto en el juzgado de Sentencia 4. Lo hizo y volvió a su casa sin ninguna imputación. Y el hijo no pudo declarar porque es inimputable ya que es demente, y por lo tanto también volvió a su casa sin ser acusado", relató el profesional.

Además, Cella remarcó que "hay un ensañamiento manifiesto de la policía contra la familia Sandoval para sostener la hipótesis absurda de que el ataque a la casa del gobernador fue hecho por gente ligada al narcotráfico con la connivencia de la policía. En la casa de mis clientes no se secuestró absolutamente nada que pueda apuntalar esa teoría que carece de todo tipo de fundamentos y se cae a pedazos".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS