Edición Impresa

Leones indomables sobre la cinta rosarina

Néstor Girolami (408) terminó mostrando la chapa de campeón al imponerse en la final frente ante un ascendente Facundo Ardusso (Linea) y poleman Agustín Canapino.

Lunes 27 de Abril de 2015

Uno expuso la chapa de campeón. El otro exhibió temple y tenacidad para correr afiebrado. Y el restante defendió con garra su puesto de vanguardia ante la constante arremetida de un rival. Así es como debería definirse el paso contundente del Súper TC 2000 por nuestra ciudad, que tuvo a Néstor Girolami (408) como el flamante dominador dominguero. El actual monarca se lució en la segunda batería y en la final a la que se aferró sin fisuras. El primer escolta fue el parejense Facundo Ardusso (Linea), quien dio cierta ventaja desde lo físico. Mientras que completó el podio Agustín Canapino (408), que además de haber sido el poleman en el Juan Manuel Fangio, es el nuevo puntero de la categoría más tecnológica del país. Si bien el team Peugeot hizo el 1-3, la realidad es que fueron tres leones en pista.
  Apareció Bebu. En Junín rompió una goma y se despidió del estreno sin lucir el uno como deseaba: en pista. Ayer la historia fue distinta. Girolami aceleró más fuerte que el resto y se quedó con su serie. De yapa fue más rápida que la que ganó Ardusso a primera hora de la mañana. Eso posicionó al de Isla verde de otra manera a la hora de encarar la estrategia para la segunda final del calendario.
  El cordobés primereó al embajador parejense ni bien el semáforo se puso verde. Y fue así que comenzó a tejer su monólogo sobre la ondeada cinta asfáltica, más allá de que la carrera tuvo dos relanzamientos. El León rugió como lo hizo la pasada temporada, donde fue prácticamente el rey de las  carreras, y no hubo manera de frenarlo. El Fiat Linea del Flaco hizo lo que pudo. Aunque estaba claro que no le alcanzó para destronarlo.
  El segundo lugar no estuvo nada mal. Sobre todo si tiene en cuenta que en la primera cita el motor mostró algunos problemas. Ni hablar de que el miércoles último se rompió el impulsor mientras lo estaban testeando. La categoría le entregó otro a la escuadra italiana rápidamente, pero no había buen augurio. Sin embargo, en la clasificación, serie y final ni se notó que era uno motor suplente. Como tampoco que el piloto zonal estuvo varios días con un cuadro febril.
  Mientras que la tercera posición fue de Canapino. El poleman se dedicó sólo a cuidar su quinta. Sobre todo porque los Toyota de Guerrieri y Rossi lo acechaban, pese a que Esteban fue quien más cerca estuvo de despojarlo del podio. Con respecto al resto hay que mencionar que brindaron otra carrera. Con Chapur (Linea), Pernía (Fluence), Fontana (Cruze), Yannantuoni (408) y Colombo Russell (Cruze) como exponentes. No obstante, lo del Patito podría haber sido diferente. El piloto zonal clavó la 4ª plaza en la 1ª batería. Aunque en la final fue tocado en la horquilla en el primer giro y cedió varios puestos. El bermudense no se mancó y fue con todo por la recuperación. Y avanzó hasta terminar entre los top, en una jornada donde los Peugeot se destacaron del resto. Como también lo hicieron Girolami, Ardusso y Canapino. Sin dudas, tres leones en Rosario.

Aparecieron unos y desaparecieron otros

El Juan Manuel Fangio marcó el reencuentro en el primer plano del equipo Peugeot, tras un desteñido estreno de título en Junín. En general, el circuito rosarino propicia eso, como cuando Matías Rossi venció en 2013 y puso de nuevo en órbita al Corolla tras un flojo comienzo en el callejero de Buenos Aires, o cuando Franco Vivian ubicó arriba a Chevrolet el año pasado. Precisamente, el del vencedor 2014 fue uno de los casos en que así como unos aparecieron, otros desaparecieron. Como el triunfador de la 1ª fecha, Damián Fineschi.
En estos casos, los Chevrolet siguen sin pisar fuerte y apenas Norberto Fontana pudo hacer una final decorosa tras un mal fin de semana. El de su compañero Vivian fue peor y terminó en abandono. Y al arrecifeño lo superó al final Leonel Pernía, el representante de Renault que también tuvo un sábado y domingo para el olvido. Excepto por el Tanito, el Rombo nunca estuvo a la altura de las circunstancias.
La sorpresa de Junín, Fineschi, con el team particular de Rubén Salerno, se acercó a lo que se espera de ellos. Nunca estuvo competitivo y terminó con el 408 estacionado en la calle auxiliar al final de la recta. Mientras, en Toyota parece que a Rossi le salió un duro competidor. Esteban Guerrieri lo resistió duro en la 1ª serie y en la final terminó adelante acosando a Canapino.

“Siento que ahora estamos vivos”

Bajó del auto y respiraba profundo mirando prácticamente la nada. Sin embargo, resistió los saludos, abrazos y entrevistas como pudo. Como que deseaba internamente que todo sucediera lo más rápido posible. Facundo Ardusso sobresalió en la 2ª fecha del Súper TC2000. No obstante, el Flaco estaba exhausto. Y no por la carrera. “Corrí con pocas energías porque vengo con varios días de fiebre, mal comido y durmiendo mal”, afirmó ni bien bajó del auto. “Puse todo pero no me alcanzó para ganar. Aunque ahora siento que estamos vivos porque hicimos podio y sumamos muchos puntos”, acotó el escolta del líder Canapino.
  “Terminé bien, pero no me sobró nada. Ahora me está bajando la adrenalina y el cansancio. Creo que caigo en cama ni bien llegue a mi casa”, remarcó Ardusso, que fue de menor a mayor a lo largo del fin de semana. “La verdad es que después de Junín estuvimos muy preocupados”, tiró el piloto oficial del equipo Fiat Petronas. Y no es para menos. Se le rompió el motor titular antes de hacer base en el Juan Manuel Fangio. La categoría le dio otro y anduvo bárbaro. Salió segundo con un impulsor que estaba de repuesto. “Con estos resultados nos reposicionamos y miramos el futuro de otra manera”, sostuvo con alegría.
  El Flaco además destacó con humildad que “soñaba con la victoria, lo intenté pero no pude”. También hizo referencia a que “aprovechamos esta carrera que no penalizamos para sumar puntos. Ahora hay que seguir trabajando para lo que viene”. Y no es poco porque el team deberá mantener la línea del protagonismo. Sobre todo con su piloto estrella, independientemente de que además están Facundo Chapur, José Manuel Urcera y Bruno Etman.
  “Terminó todo bien. Es la segunda vez que salgo segundo en Rosario. Una con Top Race y hoy (ayer). Quería ganar igual. Ojalá la próxima se me dé”, concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario