Edición Impresa

León Gieco, rock y folclore en Cosquín

El cantante y compositor protagonizó la cuarta luna de la 53ª edición del festival. Además actuaron Baglietto-Vitale, Parodi-Prada y Liliana Herrero.

Jueves 24 de Enero de 2013

León Gieco ratificó con obras clásicas y otras de su último disco, "El desembarco" su pericia para transitar, sin cuestionamientos de los ortodoxos, por espacios rockeros y folclóricos al mismo tiempo. El compositor estuvo a cargo de la clausura de la cuarta luna de la 53º edición del Festival de Folclore de Cosquín.

Más temprano, dos sociedades diferentes, las integradas por Juan Carlos Baglietto y Lito Vitale -que tomó impulso en 1991- y Teresa Parodi y Ana Prada -gestada en 2012-,conmovieron con herramientas propias al público de Cosquín. Parodi y Prada apostaron con audacia a un repertorio que, casi con exclusividad, incluyó obras inéditas y que formarán parte del disco que proyectan editar este año, "Cosido a mano y a medida". Por su parte, Baglietto-Vitale, que ya en 2012 habían ofrecido en Cosquín una actuación sin grietas, convencieron con la estrategia opuesta: un manojo de clásicos y citas a la tradición folclórica.

Un lugar especial en la cuarta noche del Festival se ganó el charanguista Rolando Goldman, que cautivó con una interpretación del Himno Nacional, coreada masivamente bajo la penumbra de la plaza en una postal de alta intensidad.

Por su parte, la entrerriana Liliana Herrero, voz fundamental de la música popular, volvió anteanoche al Festival de Cosquín como parte de la delegación de la provincia de Entre Ríos y, consultada sobre la falta de un espacio propio, afirmó que está "condenada" a asistir como invitada de otros artistas. "Estoy condenada a ser invitada. No es algo que me incomode. Tal vez ese sea mi lugar en Cosquín", dijo la artista.

A pesar de la centralidad que ocupa en la música folclórica, Herrero apenas estuvo presente en cuatro ocasiones en el Festival de Cosquín y muchas veces a partir de la cesión de espacios por parte de otros artistas (en lugar de la contratación directa por parte de la Comisión Municipal).

Anteanoche, Herrero puso su voz y su particular estilo a dos reconocidas obras: "Creciente de nueve lunas" (Chacho Muller) y "Garza viajera" (Aníbal Sampayo). En su presentación en el escenario Atahualpa Yupanqui, Herrero, además, demandó un gesto de respaldo para la comunidad originaria qom que, afirmó, se encuentra bajo "la amenaza, la represión y la muerte".

Interpelada sobre la distancia que Cosquín establece con ella, la cantante reflexionó que tal vez el que ocupa sea su lugar y razonó que se trata, en cualquier caso, de "un motivo de debate". "Cosquín es también un debate sobre la patria. Bien podemos tener ese debate", concluyó Herrero.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS