Edición Impresa

Leo Messi y Di María volaron a casa para aprovechar los útlimos días previos al Mundial de Brasil

Luego de un instante, dos de las máximas figuras del universo futbolístico que brillan en España asomaron sus figuras, con Ovación como único testigo.

Domingo 01 de Junio de 2014

El reloj marcaba las 13.33 cuando un pequeño avión blanco pisó ayer la pista del Aeropuerto Internacional Islas Malvinas. Luego de un instante, dos de las máximas figuras del universo futbolístico que brillan en España asomaron sus figuras, con Ovación como único testigo. El primero en bajar de la nave fue Angel Di María. Ahí un grupo de hinchas que estaban en la zona de espera lanzaron los primeros suspiros e inmediatamente desenfundaron sus celulares y cámaras para tomarse una postal con Fideo. Pero cuando apareció en escena el mejor del mundo, Leo Messi, todo el recinto se convulsionó y fue tras sus pasos en pos de obtener una instantánea histórica. Ambos jugadores no pusieron barreras a las constantes peticiones y dejaron a cada uno de los fans por demás de satisfechos. Luego de un flash de furia, cada uno tomó por caminos diferentes y se fueron en sus vehículos particulares para reunirse con los suyos en el último fin de semana libre que tendrán antes de ir al Mundial de Brasil.

   “Está todo bien, todo tranqui”, relató un sonriente Messi ni bien se cruzó con Ovación en el hall del aeropuerto. “Hola. Sí, cómo no”, fue la respuesta que brindó una y otra vez el mejor jugador del planeta a cada hincha que le clamaba por una foto, mientras intentaba llegar hasta su vehículo donde lo esperaban dos de las personas más importantes de su vida: su esposa Antonella y su pequeño hijo Thiago, quienes aguardaron a lo lejos en todo momento arriba de una camioneta clarita, hasta que emprendieron la partida todos juntos y muy felices con destino incierto.

   En tanto, también le costó bastante llegar hasta su camioneta negra a Di María. “Sí, dónde miro. Dale, no hay drama. Sí, te firmo y la dedico, no tengo problemas”, fueron algunas de las frases que más pronunció en el lento peregrinar el Hueso a cada fans que le pedía una foto o un autógrafo luego de haber pisado suelo rosarino tras haber practicado por la mañana en Ezeiza con la selección nacional. “Ahora sólo pienso en descansar un rato y disfrutar de la familia hoy (ayer) y mañana (hoy)”, le confió Fideo a este diario antes de dejar el aeropuerto en medio de aplausos.

M.B.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario