Edición Impresa

Leo Masliah, el polifacético de la otra orilla

El escritor y cantautor uruguayo regresa a rosario para ofrecer un recital de piano y voz en el aserradero. de esto habla, entre otras tantas cuestiones.

Sábado 05 de Abril de 2014

En un autorreportaje de hace ya algunos años, Leo Maslíah se preguntaba “¿qué es lo que más odiás?”, y se respondía: “La costumbre que tienen los inspectores de los ómnibus de Montevideo, de golpear con una monedita en los vidrios para que la gente se corra”.

   El músico, dramaturgo, director de teatro, escritor y humorista uruguayo suele responder también a los periodistas en ese mismo tono (¿es o se hace?), entendiendo siempre la pregunta de manera estrictamente literal.

   Por eso mismo ahora, frente a la pregunta sobre si el presidente José Mujica no sería un buen personaje de alguna nueva canción suya o de algún cuento futuro, Masliah contesta: “No, porque yo escribo ficción y él es parte de la triste realidad”.

   Lo cierto es que Maslíah vuelve a Rosario. El autor de “Superman”, “El concierto” y “La moto”, entre tantas otras delirantes canciones, dará un recital de piano y voz esta noche en el reducto folclórico de Montevideo al 1500, El Aserradero. Y Rosario no es una ciudad cualquiera para el uruguayo: en los años 80 sus recitales en distintos escenarios de la ciudad (muchos de ellos demolidos o desaparecidos, como la sala Udecoop) fueron antológicos aunque su público no superara las doscientas personas. Literalmente, una pequeña tribu ochentosa. Exactamente diez años después de que se presentara por primera vez en público como solista de órgano, interpretando un concierto de Haendel, cuando aún no tenía entre sus planes grabar cerca de 40 discos solistas de música popular, ni publicar alrededor también de 40 libros, entre sus novelas, recopilaciones de cuentos y obras de teatro.

   —¿Podés decir algo del repertorio que vas a hacer en Rosario?

   —Sí, aparte de temas viejos y versiones de cosas de otros autores, como “Donna Lee” de Charlie Parker o el Allegro de la “Pequeña Música Nocturna” de Mozart, rearmonizado, voy a hacer algunas cosas más o menos nuevas como “Líneas” (una musicalización de las primeras páginas de la novela que se llama así) y “Luna sola”, una canción que sorprendentemente varios músicos, ni bien la escucharon, me pidieron para su repertorio, pero quiero esperar a sacarla en un disco este año antes de que salga alguna otra versión, aún cuando ni mi disco ni los de los que le hagan otras versiones vaya a ser encontrado jamás en una disquería, porque esas cosas no existen más.

   —¿Qué canción de tu amplia obra ya no podrías interpretar?

   —Hay muchísimas que no podría cantar hoy, y en todos los casos por la misma razón: porque ya no las sé. Yo hago muchas cosas distintas en la música, toco canciones acompañado en trío o con banda, toco música instrumental con distintos grupos de pocos músicos o con La Orquestita, una orquesta de más de 20 músicos que se fundó en el 2010, y también hago presentaciones solo como en este caso, pero son todos repertorios mayoritariamente distintos y no me da para saberme al mismo tiempo todo lo que haya tocado alguna vez, necesitaría un disco duro externo para la cabeza. Sé que tu pregunta no apuntaba a esto, pero qué le vamos a hacer, es la respuesta más acorde a los hechos.

   —En contraposición, ¿qué canción no puede quedar afuera del repertorio actual y por qué?

   —Bueno, por las razones que te decía, en cada momento hay muchas cosas que no pueden quedar fuera del repertorio porque son las únicas que estoy en condiciones de tocar y si quedaran afuera los conciertos serían demasiado cortos y el público reclamaría la devolución del importe de la entrada.

   —Hay un DVD tuyo editado recientemente en Uruguay, ¿de qué se trata?

   —Es la grabación del concierto que tuve en Montevideo en el ciclo “Autores en vivo” que organiza la Sociedad Uruguaya de Autores (Agadu). Toqué algunas cosas solo, otras a dúo con la chelista y cantante Lucía Gatti, con quien estuvimos algunas veces en Rosario, y otras con el violinista Jorge Risi. Es ciclo de Agadu también se trasladó a Buenos Aires y dentro de poco sale otro DVD del concierto que hice ahí en la sala Siranush con banda (Lucía Gatti en chelo y voz, Nicolás Mora en guitarra y voz, Marco Messina en bajo y Miguel Romano en batería). Pero, como te decía antes, lo de salir el DVD es muy relativo. Sale pero no va a estar en ningún lado, igual que cuando sale, por ejemplo, del vientre materno una persona en Tailandia... Nace pero no aparecen automáticamente copias de esa persona en todas partes del mundo, ni salen avisos en televisión y radio anunciando el nacimiento. Si la querés conocer tenés que ir a Tailandia y empezar a preguntar a uno o a otro, averiguar en qué ciudad fue, y después en qué barrio, en qué calle, y empezar a tocar timbre en las casas y estar dispuesto a soportar que nadie entienda tu idioma ni de qué estás hablando. Puede haber algún atajo por ejemplo en Facebook, si los padres empiezan a colgar fotos del bebito, y capaz que te ahorrás el viaje, pero igual por Facebook no le podés agarrar el cachete...

   —¿Qué música estás escuchando y qué libros estás leyendo últimamente?

   — Estuve escuchando mucho últimamente a Hugo Fattoruso porque me estoy aprendiendo cosas que voy a tocar con él en mayo, pero es un músico al que más allá de eso siempre escucho y es increíble la cantidad de nuevos discos que saca todos los años con músicas maravillosas. El disco “Acorde on” es sublime. Otros músicos que estuve escuchando son Carlos Aguirre y Agostina Elzegbe. En cuanto a libros, algunos de la uruguaya Ana Grynbaum y la novela “Si al despertar no me encontraras”, de Esperanza Casco. Y “El desarrollo cultural en la liberación de América Latina”, de Sergio Bagú y Humberto Gussoni, e “Introducción a la filosofía matemática”, de Bertrand Russell, aunque que lo lea no quiere decir que lo entienda, claro.

   — Lo próximo de Masliah, ¿será un disco o un libro?

   —Bueno, aparte del DVD del que te contaba, pienso sacar este año un disco de canciones nuevas... con las salvedades ya dichas en cuanto al significado de “sacar”, y dentro de muy poco sale un libro con dos obras de teatro, “El último dictador y la primera dama” y “El ratón”, ambas ya representadas en distintas puestas en Montevideo y Buenos Aires. Lo saca la editorial uruguaya Criatura Editora, que de a poco empieza a distribuir en algunas partes de Argentina.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS