Edición Impresa

Lee Ranaldo: “El huracán Sandy me inspiró”

El guitarrista de sonic youth habló con Escenario sobre su nuevo álbum “Last night on earth”. También recordó a Lennon y Cobain y comentó que está escuchando discos de bandas psicodélicas.

Viernes 25 de Octubre de 2013

Lee Ranaldo, guitarrista de Sonic Youth, acaba de lanzar su disco solista “Last Night On Earth”. En diálogo con Escenario, recordó a John Lennon y Kurt Cobain, habló sobre su visión del rock, la revolución en estos tiempos y cómo afectó el huracán Sandy en su forma de componer.
   Sonic Youth hizo escuela en la historia del rock y hoy está en medio de un período sabático con final incierto. Nacida en Nueva York durante los primeros 80, rápidamente fue protagonista del estilo que se llamó noise rock, y se transformó en una de esas bandas parámetro. Logró que alguien diga tal o cuál grupo “suena onda Sonic Youth”. Gran parte de responsabilidad la tuvo la forma de tocar de Lee Ranaldo. Un músico despojado de prejuicios musicales, que se deja llevar por lo que le piden sus canciones.
    “Las canciones iban saliendo, yo las seguía y trataba de ir entendiéndolas. Quería dejarlas vivir, no fui muy crítico, no quería eliminarlas antes de tener una chance de mostrase y dejar ver lo que podían hacer. Siento que con esta música tengo un poco de mi mundo”, dice Ranaldo, refiriéndose a las que pertenecen a “Last Night On Earth”, su última producción editada por Matador Records, que tiene edición argentina a través del sello Ultra Pop.
   Ranaldo es un tipo predispuesto, te hace sentir que disfruta de la charla, y es evidente que le encanta hablar de música. Su anterior disco solista fue lanzado en marzo del 2012. Pasó casi un año y medio para escuchar nuevas canciones, un tiempo demasiado corto en estas épocas de dilemas industriales, sin embargo para Ranaldo “eso es un buen tiempo cuando uno esta comenzando un proyecto como este”. Se califica como “un afortunado que tenía un montón de canciones guardadas, y aún sigue escribiendo” y en casi toda la charla aclara que para él fue emocionante hacer este disco con el aporte de la banda The Dust.
   —En los créditos, aparecen las nueve canciones divididas en cuatro lados, como si fuesen editadas en LPs, teniendo en cuenta esto, ¿encierra algún concepto el disco?
   —Bueno, no tiene una idea conceptual, pero yo vengo de la generación en la que los LPs era lo que importaba y a medida que iba haciendo estos discos por mi cuenta, los pensaba en formato de álbum. Me gusta la idea del álbum, que sea una experiencia escuchar. Es sólo la manera en la que pienso esta música. A mí todavía me gusta la idea del disco como un paquete, a diferencia de la descarga digital de una canción que compras en I-tunes o donde sea. De haber podido, hubiera hecho un CD con 4 lados (se ríe)
   —¿Cómo fue que grabó Sage, uno de tus hijos?
   —El tiene participación en las voces en la canción “Blackout”. La canción necesitaba un sentimiento de voces grupales, así que todos en la banda se metieron en la mezcla y también necesité voces extras, así que le pedí si me prestaba su voz.
   —También Cody (otro de sus hijos) trabaja con vos?
   —Cody participa como fotógrafo. El tomó la foto del interior del disco y participa en la banda. Vino conmigo a Sudamérica como mi técnico de guitarra.
   —En el material anterior hay dos hits bien radiables (“Lost” y “Off the Wall”), en este disco no está tan claro ese tipo de canción. ¿Te importa eso?
   —Bueno, no me importa de manera directa, esas canciones salieron de manera natural, no se puede forzar ese tipo de cosas, sólo suceden. Creo que la primera canción de este disco, “Lecce Leaving”, viene por ese lado, tiene una sección en el medio en que la música se toma el control por un rato, pero en general me parece algo muy pop y bastante accesible. En este disco trabajamos el sonido de la banda y quisimos meter mucha música, o sea que en muchos momentos todo depende de la interacción de las guitarras. No estuve pensando en canciones pop; el disco anterior fue más esquematizado, escribí las canciones, las grabé y luego traje a los participantes para que ayudaran en ellas.
   —En la canción “Home Chds” cantás “Every time I wait for the revolution to come” (Cada vez que espero a la revolución por venir). ¿Dónde creés que está la revolución hoy?
   —Sí, esa canción es sobre desear que suceda. Esperar que suceda y no que suceda. Muchos de nosotros, especialmente si creciste en los 60 y 70, imaginamos grandes olas de revolución que van a suceder. ¿Van a suceder? Tal vez no. Recientemente nosotros tuvimos un revival aquí con el movimiento de Ocupación en Wall Sreet, que estuvo muy cerca de donde vivo. Pasé mucho tiempo ahí. Esa gente hablaba de una revolución a gran escala, no de una solución rápida a los problemas del mundo. No sé dónde está la revolución ahora mismo, pero sí sé que hay un movimiento en pie que se está volviendo más y más global. Ya sabes, con lo que está pasando en Medio Oriente y con las cosas que se filtran aquí en Estados Unidos. Hay un interés en el activismo que trata de crear aspectos revolucionarios, no una cuestión violenta, si no algo no violento.
   —¿Tu manera de componer, de escribir, en fin, de mirar el mundo, cambió luego del huracán Sandy?
   —No sé si cambió mi manera de componer, pero sí me dio mucha inspiración toda esa semana. No tuvimos ni luz ni electricidad por una semana. A nosotros no se nos inundó la casa, aquí en Manhattan, ni nada de eso, a pesar de que mucha gente las sufrió aquí muy cerca. No había mucho por hacer. No teníamos electricidad, ni celulares, ni computadoras. A la noche eran velas y guitarras acústicas. Un par de canciones como “Black out” o la que le da título al disco, fueron bosquejadas esa semana. Creo que “Late Descent no 2” también. Además escribí una pieza para un ensamble de cuerdas de Berlín, un grupo con cellos, violas y violines, todo basado en el sonido del viento durante el huracán Sandy. Me fui a la calle con un grabador de cinta y luego lo transcribí para ellos. O sea que me inspiré mucho durante esa época.
   —¿Quiénes son tus ídolos o referentes?
   —No sé. Estoy inmerso en canciones tan variadas y compositores diferentes. Todos los clásicos como Bob Dylan, Leonard Cohen, Joni Mitchell. No sé, Bill Callahan, Chan Marsall (Cat Power), gente así. Pero para este disco estuve más preocupado por la interacción instrumental de la banda, o sea, que estuve escuchando bandas psicodélicas, sobre todo los primeros discos de los Grateful Dead que no había escuchado en muchos años. Intenté escuchar discos de bandas como Television, que son como ataques a dos guitarras; muy interesante musicalmente. Este tipo de bandas fueron muy influyentes.
   —¿Te pasó alguna vez terminar una canción y decir “esta la podría haber compuesto tal músico”?
   —Generalmente cuando la canción está terminada, uno está tan íntimamente involucrado que no se puede ver eso. Pero a veces, en las primeras etapas de una canción, algo te recuerda a la canción de otra persona. En Sonic Youth por años canciones nos recordaban a Iggy Pop & The Stooges, Dinosaur Jr. y cuando todavía no tenían título le poníamos “Dino song” o cosas así. En este disco hay un tema llamado “Ambulancer” que cuando comencé a escribirlo en guitarra acústica me hizo acordar a “Ambulance Blues”, una canción de Neil Young y ahora que está terminada no me recuerda a nada. Pero fue una idea inicial.
   —En tu show como solista en Argentina (agosto 2013) se pudo ver a tu bajista con la remera de Pescado Rabioso, ¿cuál es la data de rock argentino que manejan?
  —Es curioso, esa remera causó mucha reacción. El la usó ese día y no sabía nada sobre eso. Cada vez que vamos conocemos más músicos y escuchamos más música. Y nuestro conocimiento local va creciendo, pero no sabemos mucho sobre lo que está sucediendo en Argentina.
   —¿Cómo describirías a los músicos que te acompañaron en el disco, John Medeski y Steve Shelley (baterista de Sonic Youth?
   —Steve es alguien con quien trabajé ya por un tiempo muy largo. Eso es muy lindo, que esa relación continúe. Medeski también había tocado en algunas cosas que produje, como la música para ese filme de Bob Dylan llamado “I’m not There” y él fue el tecladista ahí. Realmente quiero a John, es un instrumentista increíble. Cuando hice el disco anterior me dije que tenía que tener un sonido de teclados, así que le pedí   que lo hiciera y ahora volvió también a tocar en este.
   —De los músicos que ya no están, ¿a quién extrañas?
   —¡Ohhh!, no sé man, es una pregunta muy cargada. Uno se pregunta que estaría haciendo John Lennon hoy en día, tendría 70 años o algo así. ¿Qué hubiera hecho desde 1980? En estos treinta o treinta cinco años? ¿Qué estaría haciendo Kurt Cobain si hoy estuviera vivo? El primero que me viene a la mente es el guitarrista de los Minutemen, D. Boon, que murió de manera muy trágica y muy temprano en su carrera. Estos tres son los primeros en venir a mi mente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS