Edición Impresa

Le usurparon una casa para poner un quiosco de drogas y ahora lo amenazan

El dueño de la casa contó que "al chico lo habían dejado encerrado en el quiosco". Tras el operativo, el denunciante recuperó la propiedad y la dejó al cuidado de Fabián T., un hombre de 42 años.  

Lunes 28 de Enero de 2013

Un hombre denunció en la Justicia que una casa que tiene en el barrio Triángulo, en la zona oeste de la ciudad, fue usurpada por personas que comercializan drogas. Y si bien, luego de ser allanada por agentes de la ex Drogas Peligrosas él pudo recuperar la propiedad, aseguró que desde entonces sufre amenazas por parte de los narcos para que la abandone. En tal sentido, en su presentación judicial, el denunciante sostuvo que un cuidador de la propiedad fue amenazado de muerte y herido de un balazo en una pierna para que la dejara.

   La presentación fue realizada por Víctor Acosta el 4 de enero pasado en la fiscalía de turno, a cargo de Carlos Covani. El denunciante sostuvo días antes un grupo de personas había ingresado a su propiedad de Campbell 2848 sin su consentimiento y que levantaron allí un bunker para la venta de drogas.

   “Por comentarios de los vecinos me enteré de que en la casa funcionaba un quiosco de drogas. Y no me pareció extraño porque se veían movimientos raros y durante las noches aparecían muchas personas. Me dijeron que son gente pesada y que no me metiera porque me iban a matar”, relató Acosta en la presentación judicial.

   Luego de esa denuncia la propiedad fue allanada el pasado 9 de enero por efectivos de la comisaría 32ª para desalojar a los intrusos. Según Acosta, los agentes que requisaron el lugar encontraron estupefacientes y detuvieron a un adolescente de 15 años, que estaba a cargo del bunker.

   “Al chico lo habían dejado encerrado en el quiosco”, contó el hombre. Tras el operativo, el denunciante recuperó la propiedad y la dejó al cuidado de Fabián T., un hombre de 42 años.

A los tiros. Sin embargo, según continuó el relato de Acosta, los narcos no se resignaron a perder la casa y el pasado 18 de enero dos hombres se presentaron en la casa de Campbell al 2800 y le ordenaron a Fabián T. que se fuera.

   “Fabián les dijo que yo era el dueño de la casa. Entonces le respondieron que yo iba a terminar en una zanja. Después le gritaron «váyanse que lo vamos a matar a todos». Uno de los tipos habló por teléfono con un tal Mono y le preguntó qué hacía. Entonces, el tipo le dijo a Fabián «esto es un mensaje» y le pegó un tiro en una pierna”, relató a La Capital.

   Acosta sostuvo que el Mono es un subordinado de un conocido traficante de la zona sur. También contó que estas personas manejaban el bunker de drogas de Campbell y Gálvez que fue demolido por el gobierno provincial.

Amenazas. Luego del ataque Fabián T. debió abandonar la casa para proteger su vida. La propiedad quedó desocupada pero Acosta aseguró estar sufriendo desde entonces intimidaciones de los presuntos narcos.

   “Me llaman por teléfono para decirme que me van a matar. Hace un par de noches caminaba por la calle y me amenazaron. No tengo miedo, estoy jugado porque tengo muchos problemas de salud. Los vecinos tienen miedo y los entiendo”, comentó.

   Acosta también acusó a un funcionario policial por su presunta complicidad con los narcotraficantes. “Quince minutos antes de que allanaran mi casa un policía fue al bunker y avisó que iban a ir. Por eso se fueron y dejaron encerrado al chico”, afirmó. Y refirió que los vecinos vieron al oficial cuando ingresaba al quiosco.

   El hombre señaló que denunció esta irregularidad en el juzgado de instrucción de feria.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS