Edición Impresa

Le piden perpetua por golpear a su mujer y enterrarla viva

El fiscal de juicio de La Plata Rubén Sarlo pidió la pena de prisión perpetua para Juan Agustín Segovia, un hombre de 53 años que el 18 de agosto de 2009 golpeó a su ex mujer, Mónica Bauzá, de 43 años, y la enterró aún viva en el fondo de su casa.

Miércoles 09 de Abril de 2014

El fiscal de juicio de La Plata Rubén Sarlo pidió la pena de prisión perpetua para Juan Agustín Segovia, un hombre de 53 años que el 18 de agosto de 2009 golpeó a su ex mujer, Mónica Bauzá, de 43 años, y la enterró aún viva en el fondo de su casa de la capital bonaerense.

Sarlo dio por probado que ese día, "previo golpearla en la cabeza, el hombre enterró el cuerpo en el mismo predio con el evidente propósito de ocultar la evidencia, cuando aún estaba con vida, causándole la muerte por asfixia". Por ese motivo pidió la pena máxima por homicidio calificado por el vínculo, ya que Bauzá, al ser asesinada, aún estaba casada legalmente con el hombre.

También pidió que se investigue si el hijo mayor de la pareja participó en el crimen ya que varios testigos declararon que el joven era violento y junto a su padre golpeaban a la mujer.

Bauzá estaba separada de Segovia, aunque le permitía vivir en los fondos de su casa. El 18 de agosto de 2009 la mujer supuestamente salió de su casa para ir a su trabajo en la localidad de Gonnet y nunca se volvió a saber de ella. Sus familiares, al no encontrarla, radicaron la denuncia por averiguación de paradero y en diciembre de ese año aportaron a la Justicia documentación que acreditaba que la mujer había denunciado a Segovia por malos tratos.

Mendigando. El 10 de diciembre de ese año se realizaron excavaciones en los fondos de la casa, pero durante el procedimiento Segovia escapó. El hombre le dijo a los efectivos que iba hasta el dormitorio donde dormían sus hijos pero nunca más regresó y huyó con la ropa que vestía en ese momento, sin llevarse dinero, ni su teléfono celular ni sus medicamentos para la diabetes.

En abril de 2010 fue detenido tras ser hallado desalineado, mendigando en Constitución, y al ser trasladado a una comisaría se quebró y confesó el crimen, revelando dónde estaba el cuerpo. La autopsia reveló después que la mujer estaba aún con vida cuando fue enterrada detrás de una pared de ladrillos huecos.

Por su parte, el defensor oficial Manuel Bouchoux pidió la absolución de Segovia por el beneficio de la duda y denunció que se violó la garantía constitucional por la cual nadie está obligado a declarar contra sí mismo, ya que al ser detenido el hombre confesó el crimen ante la policía, pero no así en el juicio.

Al hacer uso de la palabra, Segovia pidió disculpas a "la gente por los malos momentos" y dijo: "Creo en Dios y que no los desampare".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario