Edición Impresa

Le pegaron dos tiros mortales a un joven en una esquina de barrio Tablada

Fue el mediodía de ayer en Colón y Biedma. La policía apunta a una ejecución por diferencias personales y tiene bajo la mira a un sospechoso.

Jueves 16 de Octubre de 2014

Pasado el mediodía de ayer cinco golpes secos de un arma de mediano calibre rompieron la siesta en Colón al 3700, en el barrio de Tablada. Al asomarse a las ventanas, los vecinos temerosos vieron a un joven tirado a centímetros de una zanja. Llevaba un casco puesto y tenía dificultades para respirar. Lo identificaron como Hugo Lastra, de 22 años, quien segundos antes había sido baleado en Colón y Biedma. El muchacho fue llevado al hospital Provincial por sus familiares, pero según dijeron en el centro asistencial "llegó muerto". Eso generó escenas de violencia en la guardia del lugar, donde entre gritos y forcejeos acusaron a los médicos de no haber atendido al chico. Respecto del crimen, un hermano del muchacho aseguró: "Sabemos quién fue y vamos a hacer justicia nosotros". La muerte de Lastra elevó a 14 los crímenes cometidos en el año en las calles de Tablada.

Según se pudo reconstruir, el muchacho iba en una moto Honda CB110 por Colón y Biedma cuando otra moto, en la que circulaban dos muchachos, lo interceptó y le dispararon. Lastra, a duras penas, pudo llegar hasta 24 de Septiembre y allí se desplomó malherido.

"Nosotros estábamos terminando de almorzar cuando escuchamos el ruido de la moto y cuando nos asomamos ya la vimos tirada ahí. El pibe estaba al lado y no se movía", contó una vecina. El lugar al que hacía referencia era la vereda de Colon 3709, junto a una columna. El cuerpo apenas sangró y en segundos estuvieron allí los familiares del muchacho, que lo cargaron en un Fiat Uno azul y a toda velocidad enfilaron hacia el hospital Provincial. "Su tía Ruperta, que vive por calle Guerrico, se llevó la moto y el casco", contó una vecina.

Testigo ocasional. El familiar de un paciente que está en la guardia del centro asistencial comentó que al llegar "el chico estaba desvanecido y pálido. Mi hermano ayudó a bajarlo del auto, no esperaron camilla ni nada, y al ratito no más le dijeron a la familia que había muerto. Acá estaban la madre, el padre, una hermana y un chiquito. En un momento la madre dijo que iban a hacer justicia, que era un problema con un familiar, y después todos se fueron gritando", agregó la involuntaria testigo.

En el nosocomio, el padre y el tío del muchacho contaron que "él fue a cobrar la Asignación Universal con la novia y en la moto. Después vino a mi casa, la dejó a ella y se fue para ahí, para calle Colón. Como a las dos de la tarde me vinieron a avisar que le habían dado un tiro", recordó el padre de Hugo. Y acotó: "Para que voy a hablar, si después la gente inventa y ponen cualquier cosa en las noticias". Tras ello se quedó en el silencio y el enojo.

Por su parte Ramón, un tío del muchacho, aseguró: "No sabemos qué pudo haber pasado. El no tiene antecedentes, se lo veía bien y tranquilo en estos días".

Dicen que dicen.En tanto, en el barrio corrían varias versiones. "El pibe por ahí no tenía antecedentes pero es por que a veces zafan, porque nunca los agarran. Lo que si, amigo, el pibe no estaba armado ni se defendió. Lo mataron mal", comentó otro vecino al cronista.

En Tablada los hombres, las mujeres y hasta los chicos nunca ven nada. Pero las paredes hablan. "Se sabe quien fue. La familia lo sabe. Parece que este pibe Huguito, que no es de esta cuadra, tenía un problema con otro. Le fue a plantear algo, por eso lo siguieron y le dieron. Dicen que el que lo mató vive en Esmeralda y Doctor Riva". En la zona sobrevuela el apodo de "Pipo", pero nadie asegura nada, son solo "cosas de los pibes del barrio".

Según el fiscal de Homicidios Miguel Moreno, Lastra "habría recibido entre dos y tres tiros" en el tórax y en la espalda. El fiscal sostuvo que "la familia se manejó en un total hermetismo y nos dijeron que preferían hacer el duelo para después declarar en Fiscalía y aportar algunos datos que pudieran apuntar a esclarecer el hecho".

En tanto, fuentes policiales sostuvieron: "No nos suenan algunos nombres o apodos que nos dieron, y si bien esto puede enmarcarse en las peleas entre jóvenes, como las bandas de Centeno y Ameghino, hay nombres nuevos en los últimos días". Ayer, a última hora, el cuerpo del joven aún estaba en la morgue del Provincial y la Fiscalía seguía trabajando junto a la policía de la seccional 16ª.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario