Edición Impresa

Le donó un riñón a su hija y evitó que tuviera que someterse a diálisis

Una joven de 19 años y su mamá, Giuliana y Sandra, fueron las protagonistas del primer trasplante renal preventivo que se realiza en un hospital público de Santa Fe.

Sábado 15 de Marzo de 2014

Una joven de 19 años y su mamá, Giuliana y Sandra, fueron las protagonistas del primer trasplante renal preventivo realizado en un hospital público de la provincia. Tan inédito como exitoso, el hecho quirúrgico evitó que la paciente ingresara en el largo camino de la diálisis a la espera de un donante. En una semana ambas volvieron a la vida cotidiana y a recuperar la calidad de vida, sitiada por el temido descenso en la actividad de los riñones (ver aparte).

A cargo de dar la buena noticia estuvo el equipo en pleno de trasplante renal del hospital Centenario. "La ley de trasplante, por vía de excepción, permite que los pacientes con insuficiencia renal crónica terminal, en lugar de ingresar a diálisis, puedan trasplantarse si tienen un donante vivo", explicó su titular, Fabio Acosta.

Es justamente en este marco que el equipo encabezado por Acosta y que integran cirujanos y urólogos recibió a una joven de 19 años. "Vino muy bien derivada por el servicio de Nefrología del Hospital Clemente Alvarez, la estudiamos y hace una semana se pudo realizar con todo éxito el trasplante", comentó el profesional a LaCapital en el área de Nefrología del Centenario, en Urquiza 3100.

¿Por qué preventivo? Entre las patologías en las que el tiempo juega fuerte como un fantasma está sin duda la insuficiencia renal terminal, que liga en forma irremediable al paciente al aparato de diálisis a la espera de un órgano. Pero si antes de llegar a este escenario se logra un diagnóstico oportuno y un donante vivo, la vida le volverá a sonreír al enfermo.

"En líneas generales los pacientes ingresan en un estado bastante terminal, son habituales las derivaciones tardías y hay que comenzar a dializar, en este punto del proceso el paciente ya se coloca en lista de espera de un donante vivo o cadavérico", explicó Acosta para dimensionar el papel que juega una decisión oportuna en el tema.

Lo excepcional del hecho quirúrgico anunciado ayer fue la derivación temprana que permitió al equipo del Centenario realizar el trasplante antes de la descompensación y el ingreso a diálisis como número puesto del proceso.

La noticia del trasplante renal preventivo no podría haber caído mejor en el almanaque. "El jueves 13 fue el día mundial del riñón y teniendo en cuenta que la insuficiencia renal crónica es una patología de altísima prevalencia, muchas veces subdiagnosticada, lo emblemático de este caso es que con un diagnóstico precoz, la paciente que es joven, pudo evitar la diálisis", destacó la nefróloga María Laura Benítez, haciendo foco en la prevención.

"Es bueno difundir a la comunidad y a los nefrólogos de la provincia que deriven a los pacientes a los centros de trasplante renal, en aquellos casos donde se constate la insuficiencia renal crónica y tengan un donante vivo", advirtieron los profesionales.

En este punto, el nefrólogo Juan Andrés Oddino destacó la derivación oportuna de la doctora Mara Fernández del hospital Clemente Alvarez, con expectativa de donante vivo. "Esto fue lo determinante y lo que permite hacer el trasplante por vía de la excepción", explicó.

El acto quirúrgico. Según el urólogo Germán Pedemonte, entre las prácticas realizadas hay una cuidada preparación del órgano de la donante para lograr "muy buena vascularidad y mantenimiento del tracto urinario, esto se extrae en block durante la cirugía y se lleva al quirófano donde aguarda la receptora".

¿Quiénes pueden donar? Por ejemplo, los llamados "donantes relacionados (consanguíneos), o no, como esposos, concubinos, o amigos que quieran donar pero en este caso justificando el motivo a fin de evitar actitudes especulativas", explicó la doctora Silvina Lema. Y dijo que ante casos que toman estado público, la gente se acerca al hospital para informarse sobre el tema; también contribuyó al aumento de dadores vivos la cirugía por videolaparoscopía y hasta la obtención del riñón por vía vaginal, lo que significa un acto invasivo mínimo.

Los profesionales destacaron el trabajo del Centro Unico de Donación, Ablación e Implante de Organos (Cudaio) y del hospital (dirección, enfermeros y mucamos, entre otros) por el apoyo constante que les provee la logística necesaria para la compleja actividad que realizan. Además, destacaron la necesidad de realizar un control anual de sangre y orina a fin de anticipar una disfunción renal.

A esta patología, de síntomas inespecíficos y hasta inadvertidos, conducen factores de riesgo como tabaquismo, obesidad, hipertensión y diabetes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS