Edición Impresa

Le dictaron preventiva por un crimen en Tío Rolo y tiene otras dos imputaciones

Brian Leonardo S. está acusado de matar a Cristian Hernán Ledesma, el pasado 18 de febrero, en Ovidio Lagos y Copacabana.

Jueves 26 de Marzo de 2015

Un mes después del crimen de un joven de 25 años que recibió un escopetazo en el pecho en medio de una discusión, un muchacho fue detenido y quedó en prisión preventiva por un estrecho plazo de 23 días y acusado de cometer ese homicidio. Pero no sólo ese caso lo aferra a prisión. Su detención reactivó cuentas pendientes que tenía con la Justicia: está implicado en un asesinato ocurrido en enero de 2014 en el barrio Tío Rolo, donde dos tiradores le dispararon a dos albañiles por la espalda y, sin una imputación directa, en un tercer tiroteo en el que murió un adolescente de 16 años.
  Todas esas muertes rondan sobre el nombre de Brian Leonardo S., de 20 años y apodado “Larva”. Lo apresaron el martes de la semana pasada en su casa de Puente Gallego, en la zona sudoeste de la ciudad, por el crimen de Cristian Hernán Ledesma. Este joven de 25 años recibió un tiro de escopeta en el costado derecho del tórax el 18 de febrero pasado cuando estaba con su hermano en un Volkswagen Pointer en la esquina de Copacabana y Ovidio Lagos.
  Según pudo reconstruir la investigación, a cargo del fiscal Florentino Malaponte, cerca del mediodía los Ledesma se cruzaron con cinco personas a las que el hermano de la víctima les exigió la devolución de una moto que le habían robado. En ese grupo, al parecer, varios iban armados y la discusión dio paso a los tiros. El único herido fue Cristian,  a quien el taco de un cartucho de escopeta le dejó una perforación de cuatro centímetros de diámetro. Su hermano lo llevó hasta el Hospital Roque Sáenz Peña y se retiró sin más palabras cuando el personal del destacamento policial quiso saber más sobre lo ocurrido.
  Pero dejó ahí el auto, donde se encontraron 21 cartuchos calibre 16 y 19 vainas calibre 22 con punta hueca. Más tarde, cuando fue a declarar por el crimen de su hermano, el joven quedó detenido porque pesaba sobre él un viejo pedido de captura.

“El larva”. La investigación fue asignada a la comisaría 33ª y a la Policía de Investigaciones. El mismo día del hecho el fiscal fue al lugar del ataque, donde no se hallaron vainas servidas pero un manchón de sangre delataba el escenario y la corrida de la víctima hacia el auto. Allí mismo, testigos del incidente sindicaron a Brian “Larva” S. como el homicida.
  En una audiencia imputativa el joven fue acusado de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y la portación ilegítima de un arma. Al declarar dijo que integraba el grupo que discutió con los hermanos Ledesma, pero que fue otro quien tiró al intentar quitarle un arma al hermano de la víctima.
  Pese a que el fiscal reclamó su detención sin plazos alegando que reviste peligrosidad procesal (señaló que estuvo prófugo y que tenía captura por otro homicidio) el juez Hernán Postma le otorgó la prisión preventiva por un plazo de 23 días, transcurrido el cual deberá revisarse la medida. No obstante, el fiscal Malaponte adelantó que apelará esa decisión porque considera que el plazo es exiguo para recopilar la prueba pendiente y citar testigos.
  De todos modos, Brian S. seguirá preso por otro crimen que se investiga en el viejo sistema penal escrito y por el cual tenía pedido de captura desde hace un año. Ocurrió el 24 de enero de 2014 cerca de las 17, en el barrio Tío Rolo. Allí Domingo Enrique Flores, un albañil de 35 años, volvía de trabajar en una moto con Carlos Ariel V., de 31, cuando en Viña del Mar y Playa Chica desde atrás dos hombres en otra moto les dispararon con un revólver calibre 22. Flores falleció y su compañero quedó herido.
  El dato que circuló entonces fue que las balas iban dirigidas a Carlos Ariel V., quien sería pariente de un menor imputado en el crimen de otro chico, Alejandro Darmiño, de 15 años, baleado cuando iba en moto por barrio Tablada el primer día de 2012. Ya entonces los vecinos dijeron que los agresores de los albañiles habían sido “Palo” y “Larva”.

Uno en tres. En su recorrido por Tribunales, Brian S. fue indagado por el crimen de Flores en el juzgado de Instrucción a cargo de Luis María Caterina. Allí se abstuvo de declarar y quedó imputado de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y otro en grado de tentativa.
  Las menciones judiciales de Brian S. en crímenes a tiros no se agotan ahí. Una tercera causa lo tiene como uno de los protagonistas de una balacera en la que resultó herido de muerte Brandon Bejarano, de 16 años. Fue 25 días antes del crimen de Flores, el 31 de diciembre de 2013. El adolescente estaba en la puerta de su casa de Puente Gallego (San Juan de Luz al 7800, tres cuadras al oeste de Ovidio Lagos), cuando se enfrentaron a tiros dos hombres. Según el parte preventivo, un muchacho enfrentó con una 9 milímetros a Brian S., que tiró con un 22. Un tiro hirió al menor en el pecho. Según una fuente judicial, en ese momento “Larva” prestó una declaración informativa en el juzgado de Instrucción 2, lo que supone sospecha pero no es una imputación directa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario