Edición Impresa

Le cuesta sobreponerse si se queda con uno menos

La estructura del equipo no oficia de sostén ante la inferioridad numérica

Lunes 13 de Octubre de 2014

Saberse y sentirse un equipo capaz e inteligente requiere de unos cuantos aditamentos que deben ser cumplidos. Precisamente Central está en camino de fortalecer algunos de ellos y de por sí le está costando más de la cuenta. La sabiduría para moverse en inferioridad numérica es parte de ese aprendizaje que debe darse. La relevancia que adquiere una expulsión está fuera de discusión, pero la cuestión pasa por aprovechar cuando se es beneficiado y sobreponerse ante la adversidad.

Lo de ayer fue una muestra fehaciente de las dificultades que encuentra Central ante este tipo de circunstancias. Y no es la primera vez que le pasa. Lo mismo le ocurrió en esta misma cancha, por la Sudamericana. Claro que aquella vez la roja (también para Acevedo) fue en el primer tiempo, por eso el cachetazo fue aún mayor.

Lo que no está en discusión es que a Central eso le cuesta. Y si es así es porque la estructura que debe aparecer para apuntalar, para modificar cuestiones estratégicas sin que la diferencia quede expuesta no cuenta con las bases sólidas.

Saber jugar con uno menos puede tomarse como una cuestión de inteligencia. Y de eso careció el Canalla. Bastó que el ex Tiro Federal dejara la cancha para esperar el primer gol de Boca. El olfato futbolero daba indicios que sostener al menos el empate sería complicado. Y lo fue. El progreso en el campo de juego encontró un grado de dificultad altísimo. Y las chances de ir por algo más quedaron reducidas a la mínima expresión.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario