Edición Impresa

Le confirman pena de 11 años de prisión por matar a tiros al cuñado

La Cámara Penal ratificó un fallo contra Oscar Salvador Escalada por el crimen de Fernando Gastón Silva, ocurrido en marzo de 2013.

Miércoles 06 de Abril de 2016

La Cámara Penal confirmó la condena a 11 años de prisión a un hombre de 30 años por el crimen de su cuñado ocurrido en 2013 tras una discusión frente a la casa de la víctima. Los jueces evaluaron que los testimonios de sus propios familiares comprometieron a Oscar Salvador Escalada quien, según un testigo, escondió el arma homicida.

Tras escuchar a las partes en audiencia de apelación, los camaristas Carlos Carbone, Guillermo Llaudet y Carina Lurati confirmaron el fallo dictado en agosto pasado por el juez de Sentencia Ismael Manfrín. El magistrado condenó a Escalada a 11 años como autor del crimen de Fernando Gastón Silva, de 32. Los jueces de segunda instancia sólo plantearon una salvedad técnica: que se debe responsabilizar a Escalada como autor de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y no por la portación del arma, ya que el primer delito engloba al segundo.

Amenaza y tiro. El crimen ocurrió tras una áspera discusión entre los parientes por la propiedad de una moto. Fue la noche del 1º de marzo de 2013 en Estudiante Aguilar al 7500. Hasta allí llegó Escalada en una moto, golpeó las manos frente al pasillo donde vivía Silva y lo llamó. El dueño de casa salió a la vereda y Escalada lo increpó: "Te voy a matar, puto", gritó antes de disparar con un revólver calibre 32. Silva intentó escapar pero el agresor lo persiguió sin dejar de tirar y finalmente lo mató en la vivienda.

"Yo estaba en la cocina. En ese momento una vecina le dijo a Gastón que lo buscaba «El Enano». Mi marido salió y me puse intranquila porque las relaciones entre ellos estaban tensas por una Yamaha Crypton que mi papá le había regalado a mi hermana y le dije a Gastón que se la pidiera. Un rato antes habían discutido", contó la mujer de Silva.

Luego explicó: "Cuando mi marido llegó a la puerta mi cuñado sacó un arma. Gastón empezó a meterse adentro y él le disparó varios tiros. Mi marido cayó y quedó desvanecido. Entonces entró el padre de Escalada y dijo que nosotros teníamos la culpa de lo que pasó. Le dijo a mi marido «dale Gastón, levantate que no pasó nada». Pero apareció mi cuñado (Escalada) corriendo por la cocina y disparando", agregó la mujer.

Al finalizar el juicio escrito por el caso, el fallo fue apelado y se discutió en una audiencia oral. El defensor Marcelo Piercecchi planteó que no hay certeza sobre la autoría, cuestionó algunos testimonios y pidió la absolución de su cliente por el beneficio de la duda. El fiscal Enrique Paz, en cambio, señaló que "no hay dudas sobre la autoría". Resaltó las declaraciones de familiares y de la concubina de la víctima, que presenció el crimen. Y mencionó el hallazgo de un revólver calibre 32 que, según un testigo, fue arrojado por Escalada. Además, las pericias determinaron que fue usado para disparar el proyectil que se le extrajo a la víctima en la autopsia.

"Estaba en mi casa, eran las 22 y cuando salgo al portón veo a un muchacho al que conozco como Enano. Se acerca a una columna de madera que sostiene cables, veo que se agacha como tratando de arrojar o levantar algo, me mira y se va", contó el vecino, que luego entró en su casa porque "venía una fuerte tormenta". A la mañana siguiente, cerca de las 9, se acercó a la columna y encontró el arma. "Es donde estuvo anoche El Enano", acotó.

Los jueces respaldaron el planteo de la fiscalía y remarcaron que no se trató de un caso de legítima defensa ni de un disparo accidental porque a esta hipótesis la desmerecen "los informes médicos y periciales", que "no revelan signos objetivos de contacto corporal entre víctima e imputado".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario