Edición Impresa

Las telefónicas quieren instalar 60 antenas más para mejorar el servicio

Los representantes de las distintas compañías de telefonía celular aseguraron que para que los teléfonos funcionen en Rosario como corresponde se deben instalar como mínimo 60 antenas...

Jueves 03 de Octubre de 2013

Los representantes de las distintas compañías de telefonía celular aseguraron que para que los teléfonos funcionen en Rosario como corresponde se deben instalar como mínimo 60 antenas más. Y anunciaron que enviarán al Palacio Vasallo un proyecto en el que piden volver a discutir la ordenanza que regula la cantidad de antenas en la ciudad.

En Rosario hay más de 200 antenas de telefonía. El número se redujo drásticamente desde el 2000, año en que cayó una torre en el club Banco Nación, en Alberdi.

La necesidad de ampliar la base técnica para mejorar el pésimo servicio de comunicaciones quedó en evidencia en el marco de un encuentro que se realizó ayer en el Concejo y del que participaron representantes de las empresas, organismos oficiales y de defensa del consumidor. El 13 de noviembre habrá un nuevo cónclave para el que se esperan respuestas por parte de los invitados, que aseguran poseer un caudal inédito de clientes en el país: 58 millones de líneas.

Ampliar la cobertura y mejorar la calidad del servicio implica una inversión que ronda los 100 millones de pesos, según explicaron ayer las firmas comerciales. Claro que la inversión en infraestructura tiene sus correlatos en los carriles legales que norman estas instalaciones en la ciudad.

En las próximas semanas, las empresas anunciaron que enviarán al Palacio Vasallo los proyectos para discutir las modificaciones necesarias a las normativas vigentes, tal como lo requiere la instalación de las llamadas bases (antenas), para potenciar el servicio en la ciudad.

Por lo pronto, en el último mes comenzaron la ronda de conversaciones con la Municipalidad y pronto harán llegar los listados de los sitios donde, por baja señal, están estudiando la ubicación de las nuevas antenas. "El mapa actual está atrasado y no permite garantizar la tecnología que utilizan los teléfonos de última generación", explicaron los representantes de los consumidores.

La reunión fue la segunda de una convocatoria realizada por el presidente del Concejo, Miguel Zamarini, y discurrió por dos carriles, la necesidad de las empresas de ubicar 60 nuevas antenas y su contracara, un bisturí a fondo en la calidad del servicio que brinda.

En este contexto, quedaron sellados nueve puntos que los portavoces de las empresas se comprometieron a responder para el próximo encuentro: cancelación de los mensajes de publicidad que se reciben y se pagan sin haberlos pedidos, información al usuario sobre el costo del roaming internacional a fin de evitar sorpresas en la facturación y eliminar la publicidad que puede resultar engañosa sobre venta de equipos y planes.

Pero por conocida, la lista no se agota. También pidieron mejorar la atención que se le brinda en los centros de atención al cliente, capacitar a los operadores de los call center a fin de unificar la información que brindan, recargas virtuales con adicionales en los kioscos y cobro de excedentes en las facturaciones

Instantánea. Entre las principales movidas del tablero, también se pidió que en noviembre las empresas lleguen con un mapa actual del servicio que prestan en Rosario. "Queremos ver la cobertura, la calidad y la radiación", explicó el portavoz del Centro de Estudios Social y Acción Comunitaria, Nicolás del Mastro. Y dijo que este recurso también serviría para analizar el pedido de instalar 60 nuevas antenas, tal como impulsan las cuatro firmas comerciales.

El análisis de los reclamos tuvo ayer un marco especial. Se trata del proyecto del nuevo reglamento para usuarios de comunicaciones móviles que, según estimó el delegado en Rosario de la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNN), Iván Durigón, podría entrar en vigencia sobre fines de este año.

Esta nueva herramienta no sólo contempla la mayor parte de los reclamos expuestos enfáticamente, sino que deja sentada la cuestión de fondo, cualquier dilema se resolverá siempre según los criterios del flamante reglamento. Atrás quedará el pague primero y proteste después, entre otros detalles difíciles de asumir por parte de los usuarios. "Estamos en una situación intermedia", describieron ayer los defensores de usuarios y reclamaron que, a pesar de la espera, debe haber medidas concretas a favor de los reclamos.

"Lograr que las empresas de telefonía celular vayan dos veces al mismo ámbito a discutir sobre el servicio que brindan es un gran avance. Ha sido costumbre para ellos esquivar estas reuniones, donde quedan cara a cara con los organismos que recepcionan los reclamos de los usuarios", explicó el secretario de Comercio Interior de Santa Fe, Leonardo Gianzone, quien llevó al debate el ineludible tema de convertir a la telefonía celular en un servicio público.

De la reunión, que se extendió por tres horas, dividida en dos mesas de trabajo, participaron representantes de las empresas Claro, Movistar, Personal y Nextel y de la Cámara de Informática y Comunicaciones de la República Argentina, (Cicomra). Además de Mario Dalmasso y Rodrigo Gutiérrez (Subsecretaría de Gobierno de la Municipalidad) y las defensorías del Pueblo de la provincia de Santa Fe y de la Nación. La concejala Laura Weskamp fue la encargada de moderar el encuentro.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS