Edición Impresa

Las subas de tarifas y servicios llegan al bolsillo del consumidor

Empezó marzo y se retomó la actividad a full. Las clases y el trabajo entran en ritmo, así como la distribución de las facturas que muestran a pleno el resultado de los aumentos tarifarios y de pagos por servicios públicos decididos en los últimos meses. Luz, agua, tasa municipal, patente, telefonía móvil y, muy probablemente, la cuota de las prepagas meterán presión al bolsillo.  

Domingo 04 de Marzo de 2012

Empezó marzo y se retomó la actividad a full. Las clases y el trabajo entran en ritmo, así como la distribución de las facturas que muestran a pleno el resultado de los aumentos tarifarios y de pagos por servicios públicos decididos en los últimos meses. Luz, agua, tasa municipal, patente, telefonía móvil y, muy probablemente, la cuota de las prepagas meterán presión al bolsillo.

  La suma de todos los aumentos, cuando apenas arranca la discusión sobre incrementos salariales, tendrá seguramente un impacto en el poder de compra de los usuarios. La inquietud no es menor en una economía que tiene al consumo como uno de sus pilares. El nivel de actividad económica de 2011 creció 8,8% alentado principalmente por el consumo, aunque también por el comercio internacional y la industria, según detalla el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Los números son categóricos a la hora de hablar de la importancia de este eje. El consumo interno mostró un alza del 27,7% en las ventas de los supermercados, mientras que durante el año pasado las ventas en los grandes centros de compra aumentaron un 31,2%.

  Ahora se abre una etapa en la que los santafesinos tendrán que enfrentar varios incrementos tarifarios, que ponen presión sobre el ritmo de consumo interno. Habrá que ver si las subas salariales que se vienen este año alcanzarán para cubrir los nuevos gastos.

  El analista Salvador Di Stefano consideró que durante 2010 y 2011 el subsidio a los precios de los servicios públicos permitió que el consumidor volcara el dinero que se ahorraba en tarifas hacia otros gatos. En cambio ahora se encontrará con otra realidad, que lo obligará a redefinir prioridades.

  “Los mercados funcionan a velocidad de internet y los gobiernos a velocidad política, se atrasaron los impuestos municipales, provinciales y las tarifas de servicios de las empresas públicas y ahora aumentan todas juntas, esa suba va a requerir que el contribuyente pongan más plata y esa plata le va a quitar poder de consumo”, puntualizó.

  El economista señaló que durante los años anteriores el consumido vivió una fantasía porque no aumentaron las tarifas. “Nos hicieron creer que teníamos un poder de compra mayor que el que realmente teníamos, ahora va a disminuir el consumo porque los aumentos salariales no van compensar” el mayor gasto.

  De todas formas, Di Stefano aseguró que el 2012 será un año de buen consumo. “No va aumentar al 10%, pero tenemos previsto un crecimiento del 3%, se venderá los mismo este año que en el segundo semestre de 2011”, dijo. De modo que en bienes y servicios privados se abre un mercado “más competitivo”.

  “Hoy el consumidor busca calidad, más servicios, es más selectivo. Es el año de la gestión y va a ver que pensar mucho, acomodar costos, gastos y ser mas intuitivo en la venta, una empresa va a crecer al 3% si gana mercado; en economía hay años en donde ganás dinero y otros donde ganás mercado, 2012 es para ganar mercado”, subrayó el analista.

  Si bien el proceso de incremento de tarifas de servicios y tasas municipales se inició a fines del año pasado, el impacto masivo de los mismos, a partir de las estrategias de incremento gradual y por las diferentes fechas de efectivización, se empieza a sentir más fuerte en marzo. Mes, por otra parte, de fuerte presión inflacionaria por los costos asociados a la educación. Y en la ronda de aumentos todavía no ingresaron los que se avecinan, discusión política mediante, en impuestos provinciales.

Se hizo la luz. En el caso de la electricidad, el promedio de aumentos dispuesto por la Empresa Provincial de la Energía (EPE) es del 13,4% desde diciembre, pero en marzo habrá que enfrentar otra suba. En esta oportunidad será del 9,8%. Aunque tras la crítica situación energética que vivieron los santafesinos durante el verano podrían frenarse los aumentos, todavía no hay notificación oficial sobre si los reiterados cortes del servicio durante los calurosos meses de enero y febrero servirían para dilatar los incrementos. Por lo pronto las facturas con los nuevos aumentos ya están en los hogares.

  Pero, además, algunos sectores de altos ingresos recibirán sus facturas con una suba mayor ya que el Estado nacional retiró los subsidios para los usuarios con mayor poder adquisitivo, y si bien el impacto más grande se registrará en Buenos Aires en Santa Fe los habitantes de countrys sentirán los efectos de esta decisión política. No obstante, el gobierno nacional decidió que a través de un formularios se puede expresar la necesidad de subsidios los barrios cerrados de todos el país.

Claro como el agua. Por otra parte, la tarifa por el servicio que brinda Aguas Santafesinas SA (Assa) registrará subas que van del 63 al 117%. Los incrementos serán graduales, fraccionados en tres bimestres y de acuerdo con las franjas de consumo. El incremento rige desde el 1º de enero pero en Rosario se abonará recién en marzo.

  A fines de 2011, Assa había propuesto un aumento del 138% para todos sus clientes pero el porcentaje despertó la ira de las entidades de defensa del consumidor. Tras dos audiencias públicas realizadas en Rosario y Santa Fe, el Enress recomendó subas menores y segmentadas según la dimensión de las construcciones y el consumo estimado. Durante las audiencias surgió con mucha fuerza el planteo de avanzar en un nuevo marco regulatorio para que se pague según el consumo y los usos de cada inmueble.

Gas. El tercero de los servicios públicos hogareños es el gas y acá aparece uno de los pocos rubros que no sufrirá demasiadas modificaciones. Por ahora no se pusieron en marcha aumentos en la tarifa para los usuarios residenciales, aunque sí a partir del 1º de diciembre se modificaron los cargos para ciertas actividades comerciales e industriales como refinamiento de combustibles, procesamiento de gas natural, biocombustibles y aceites, entre otras. Aunque sí el gobierno nacional estableció una suba del cargo fijo para la importación de gas.

  El aumento que el gobierno autorizó es sobre el cargo específico, creado en 2008, para atender las importaciones de gas, y representa entre el 50% y 80% del segmento variable de la tarifa. A mediados de noviembre, el Enargas, a través de la resolución 1982/2011, introdujo dos modificaciones. Por un lado, extendió su aplicación a todos los hogares de bajos y medianos consumos que estaban excluidos del pago. Por otro lado, elevó hasta un 248% el cargo para los clientes de medianos y altos consumos que ya lo venían pagando.

  De todas formas los usuarios pueden rechazar este cargo extra. Ante la llegada de facturas con montos muy superiores a la media a usuarios de gas natural, la Defensoría del Pueblo de Santa Fe pidió a los usuarios que deben pedir pagar el gas natural sin el cargo de importación, para lo cual cuando reciban la próxima boleta aconseja no abonarla en el banco, sino en la propia sede de Litoral Gas.

  Si el titular va a la empresa, con su DNI y expresa su decisión pidiendo que la factura se la emitan con dos códigos de barra —uno para el consumo y otro para el cargo de importación— el usuario del servicio puede acogerse al beneficio del amparo interpuesto oportunamente por el Defensor del Pueblo de la Nación en 2008 al que la Cámara de Apelaciones de lo Contencioso Administrativo diera curso favorable.

Una tasa en ascenso. Los rosarinos también tendrán que afinar el lápiz porque la Tasa General de Inmuebles (TGI) aumento un 60% a nivel general, mientras que las torres de Puerto Norte tendrán un cargo extra y deberán sumarle una alícuota del 20%. El rechazo que despertó la suba de la tasa llevó a la Municipalidad a intentar suavizar el aumento con una novedosa propuesta: un descuento del 10% por pago anticipado de todo el gravamen correspondiente al 2012.

Suba patente. Aquellos que sean propietarios de un vehículo también deberán sumar más gastos. Si bien desde el gobierno provincial se esfuerzan por destacar que este año no habrá aumento, durante 2012 vuelve la sexta cuota. Esta opción está prevista en la ley impositiva provincial. El Ejecutivo tiene potestad para incrementar 10% la alícuota en 2010, 2011 y 2012. En 2010 se emitió sexta cuota, en el 2011 ese 10% se prorrateó con las cinco cuotas del año y este año se vuelve a la sexta cuota.

Rutas argentinas. Los automovilistas también tendrán que tener en cuenta que viajar por las rutas argentinas será más oneroso. Los peajes de la autopista a Buenos Aires no zafaron de los aumentos. En la estación de peaje de Zárate en la ruta nacional Nº 9 pasó de 2,20 a 3 pesos en categoría 1 (vehículos de hasta 2 ejes y hasta 2,10 metros de altura y sin rueda doble) y de 4 a 5,50 para la categoría 2 (rodados de hasta 2 ejes y más de 2,10 metros de altura o con rueda doble). En el caso de la estación ubicada en General Lagos, el peaje pasó de 2,10 a 3 pesos en la categoría más económica, y de 4,20 a 5,50 en la categoría 2.

  Además, comenzó a regir nueva tarifa de peaje para los corredores viales de las rutas 18, 14 y 70. Según lo dispuesto por un decreto del gobierno provincial el incremento es del 66%. Así un automovilista que pagaba 3 pesos ahora abona cinco, los camiones que pagaban 12 pesos ya desembolsan 20 y los ómnibus de 6 pasaron a pagar 10 pesos.

La medida del medido. Si incremento en los peajes lo inclina a desistir de viajar y preferir la vida urbana, la suba en el estacionamiento medido en rosario puede hacer que se vuelva a cambiar la opinión. La tarifa del estacionamiento medido de Rosario subió un 40%. El municipio autorizó el incremento solicitado por la concesionaria basado en el aumento registrado en sus costos, y ahora estacionar el auto en las zonas A y B (Urquiza, 3 de Febrero, Juan Manuel de Rosas y Dorrego) cuesta 3,80 pesos por hora, mientras que en el área C (Tucumán, Balcarce y el río; y 9 de Julio, Montevideo, Balcarce y Juan Manuel de Rosas) el precio por hora es de 2,40 pesos.

La salud tiene precio. En breve, el bolsillo estará aún más flaco si se tiene en cuenta que pronto se efectivizará una suba del 5,5% en el costo de las prepagas. Estaba previsto que se pondría en marcha en febrero, cuando entraba la tercera parte de los aumentos salariales del gremio de la sanidad, pero el gobierno nacional lo frenó. Es que la nueva ley de prepagas señala que los aumentos de las cuotas deben ser autorizadas por el Ministerio de Salud, y elevados por la Superintendencia previo dictamen vinculante de la Secretaria de Comercio Interior.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario