Edición Impresa

Las Rosas: los municipales buscan menguar la tensión del conflicto

Los empleados encaran un plan de asistencia a la comunidad en un intento de demostrar el espíritu de la protesta, que rige desde hace dos meses.

Viernes 01 de Abril de 2016

Los trabajadores municipales de Las Rosas desarrollan desde ayer un plan de asistencia a la comunidad en un intento de demostrar que el espíritu que los rige en la protesta, iniciada en diciembre, es reclamar por sus derechos sin ocasionar perjuicios mayores a la población. A la mañana decidieron dejar limpio y en orden el parque Malvinas Argentinas y luego se plegaron a la Asociación de Bomberos Voluntarios para apagar el incendio en un basural, que en los últimos días generó densas nubes de humo tóxico que afectaban a la ciudad.
  “Todo sigue en la misma situación. El intendente no acató la conciliación obligatoria dictada desde el Ministerio de Trabajo y el miércoles participamos de un plenario y conferencia de prensa en Rosario, donde la Festram, junto a otras agrupaciones gremiales repudiaron lo que están haciendo con los trabajadores municipales en Las Rosas”, contó Víctor Quintana, empleado municipal y secretario de prensa del Sindicato de Trabajadores Municipales (Sitram), con sede en esa ciudad. El representante gremial explicó que “se tomó la decisión de trabajar para arreglar el parque Malvinas Argentinas —en el que hay un monumento a los soldados caídos en el conflicto del Atlántico Sur en 1982— porque aquí se harán los actos oficiales para conmemorar el Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas. Pensamos que era una forma de simbolizar la gratitud hacia ellos y a los pobladores de esta ciudad que se ven afectados por la falta de servicios municipales”.
  Mientras Quintana conceptualizaba la decisión unos 30 municipales se distribuyeron tareas para limpiar el parque. Colectaron la basura, limpiaron canteros, cortaron el césped con máquinas particulares y el aporte hecho por Festram para comprar combustible. En dos horas cambiaron la fisonomía del lugar mientras otro grupo preparaban el almuerzo en la carpa de protesta.
  Tras almorzar, una veintena de empleados, de los 207 que participan de la protesta, salieron al basural municipal. Otros fueron a dialogar con sus pares que resolvieron no realizar el paro y que cumplen horario en la maestranza. Allí les solicitaron retirar una retroexcavadora y dos camiones tanque. La idea consistió en remover grandes montículos de basura que estaban quemándose en el basural y que desde hace días afecta a los pobladores. Incluso algunos debieron recurrir al hospital por problemas respiratorios.
  La tarea de atacar el incendio la realizaron los bomberos mientras que los municipales removían con la excavadora las pilas de basura y aportaban agua desde sus camiones al autobomba del cuerpo de rescatistas. Tras largas cinco horas de trabajo lograron menguar los numerosos focos de fuego. “Es una tarea muy difícil. El fuego se reaviva por los gases de la basura y el viento. Pero estamos dispuestos a resolver este problema y todas las emergencias que puedan surgir para demostrar que no pretendemos involucrar a la población en nuestro problema. Queremos dialogar para llegar a un acuerdo y poder volver a trabajar”, resumió Nicolás, un obrero de la cuadrilla.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario