Edición Impresa

Las protestas siguen en Río a 49 días del Mundial

El asesinato de un popular bailarín, presuntamente a manos de la policía, desató la indignación popular en pleno Copacabana.

Viernes 25 de Abril de 2014

Policías y manifestantes volvieron a protagonizar fuertes enfrentamientos en el famoso barrio de Copacabana de Río de Janeiro, que vive un clima tenso a apenas 49 días de que comience el Mundial de Fútbol. El asesinato de un bailarín provocó el estallido de protestas contra la policía, dado que parecer está detrás del crimen. Las protestas populares contra crímenes imputados a la policía se repiten últimamente en Brasil, mientras se acerca el Mundial.

Los habitantes de la favela carioca Pavao-Pavaozinho volvieron ayer a cortar la avenida principal de Copacabana para demandar castigo a los responsables del asesinato del bailarín, asesinado durante un confuso operativo policial la noche del lunes. Durante la marcha, realizada tras el entierro del bailarín de 26 años Douglas da Silva Pereira, se produjo un enfrentamiento entre manifestantes y policías, que aseguraron haber sido blanco de piedras lanzadas por participantes de la protesta y reaccionaron con bombas de gas lacrimógeno y gas pimienta.

El hallazgo el martes del cuerpo sin vida de Silva Pereira, quien trabajaba en un popular programa de la red televisiva Globo, la mayor de Brasil, generó indignación entre la gente de la favela. Durante las protestas otro hombre murió el martes a raíz de un disparo en la cabeza.

Los vecinos y la madre sostienen que Silva Ribeiro fue asesinado por agentes policiales. El secretario de Seguridad Pública de Río, José Mariano Beltrame, dijo que esta versión todavía "no pudo ser confirmada". Ocho de los policías que participaron en el operativo del lunes declararon ayer ante el jefe de la comisaría que investiga el caso. Las circunstancias de la muerte del artista de TV Globo, así como los violentos incidentes ocurridos durante la protesta, castigan aún más la imagen del país que recibirá el Mundial a partir del próximo 12 de junio, y especialmente la de Río, que organizará siete partidos, entre ellos la gran final el 13 de julio en el mítico estadio Maracaná. La Fifa debió declarar oficialmente que los incidentes no afectarán el Mundial. "He recibido mensajes de varias personas que preguntaban si había una guerra civil en Brasil, a raíz de estos problemas en Río. Les respondí que no", afirmó el secretario general de la Fifa, Jerome Valcke, durante una visita a la ciudad brasileña de Fortaleza.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario