Edición Impresa

Las motos fueron protagonistas de 18 accidentes viales, sobre un total de 23

Igual fue una noche tranquila, con apenas un 5 por ciento de alcoholemias positivas y 20 heridos leves por manipulación de pirotecnia.

Miércoles 02 de Enero de 2013

El saldo fue tranquilizador: pese a que durante la medianoche del cambio de año la ciudad atronó con miles de detonaciones de petardos, hubo sólo 20 heridos leves por manipulación de pirotecnia y ninguno de ellos requirió internación. Y en materia de tránsito, dos fenómenos llamaron la atención de las autoridades: que sobre un total de 23 accidentes las motos fueran protagonistas de 18, el 78 por ciento, y que los controles de alcoholemia arrojaran sólo un 5 por ciento de positivos. "Es que con 13 grados, el clima ayudó", aseguró ayer la titular de la Agencia de Seguridad Vial, Clara García.

La noche antes (del 30 al 31) siete casos habían arrojado resultados positivos, por lo que se resolvió adelantar los controles. Y así fue como los operativos arrancaron durante la tarde sobre avenida Pellegrini.

Sin embargo, a esa hora los conductores de Rosario hicieron gala de un manejo responsable, ya que sobre 30 pruebas de alcoholemia ninguna evidenció que al volante hubiera un conductor bebido.

Por la noche se dispusieron tres puestos móviles, dos en zona norte, sobre la costanera, y otro en proximidades de la Estación Fluvial.

En esos puntos se concretaron 160 controles durante la madrugada. De ellos, sólo 8 —el 5 por ciento— mostró conductores en off side.

"Se nos terminaron rápido los budines con que decidimos premiar a los casos negativos", celebró García, convencida de que las campañas de prevención y concientización vienen mostrando efectividad, a lo que ayer se sumó la benevolencia del clima.

"Es que una madrugada con 13 grados resulta muy benigna: invita a tomar menos e incluso a estar menos andando por la calle", afirmó.

De los controles en la vía pública dispuestos por la Municipalidad participaron "más de 60 inspectores", a los que se sumaron también efectivos policiales. "Hubo mucho patrullaje en la ciudad", señaló la funcionaria.

Lo que, a pesar de todo, los operativos de prevención no pudieron evitar fue que durante la madrugada del festejo de Año Nuevo —por definición, menos familieros y más de puertas afuera— se registraran algunos accidentes viales, ninguno de ellos de extrema gravedad, por lo que no hubo que lamentar muertes.

Lo llamativo fue que, sobre un total de 23 hechos en los intervino el Sistema Integral de Emergencias Sanitarias (Síes), en 18 habían participado motos. Y en cinco de esos 18 accidentes ni siquiera hubo colisión, sino caídas por malas maniobras. "Por eso no nos cansamos de recordar que es indispensable el uso del casco", recordó García.

La secretaria de Salud Pública del municipio, Adela Armando, precisó que en los accidentes atendidos por el Síes (22 de ellos en Rosario y uno en Villa Gobernador Gálvez) "afortunadamente no hubo fallecidos".

El único caso de gravedad se registró en el barrio Toba de Rouillón al 4500, donde una nena de 7 años fue atropellada por una moto.

Con un severo traumatismo de cráneo, la chiquita quedó internada en la unidad de terapia intensiva del Hospital de Niños Víctor J. Vilela, aunque al cierre de esta edición evolucionaba favorablemente.

Heridas leves. En materia de lesionados por manipulación de pirotecnia, Armando detalló que entre las 20 de el 31 y las 8 de ayer 20 personas fueron atendidas con lesiones, "ninguna de gravedad".

El caso más complejo fue el de un nene que llegó al policlínico San Martín con una lesión ocular y fue derivado al Hospital Centenario para recibir "atención ambulatoria". La funcionaria señaló que el número de lesiones es similar al del año pasado (21), pero los casos revistieron menor gravedad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS