Edición Impresa

Las lluvias afectaron las obras del puente sobre el arroyo San Lorenzo

Aunque aseguran que se está dentro de los plazos estipulados, ya se sabe que los trabajos sufrirán postergaciones. La crecida del curso de agua arrasó con las alcantarillas.

Viernes 16 de Enero de 2015

Las fuertes lluvias caídas durante los últimos días generaron un incremento notable del caudal del arroyo San Lorenzo, y pusieron en jaque las obras del puente que se construye sobre ese curso de agua para conectar San Lorenzo con Puerto San Martín. Tan así es que el agua se llevó las alcantarillas y la plataforma sobre la que se trabajaba en el lecho del arroyo. Si bien las autoridades aseguran que los plazos para terminar la obra están dentro de los estipulados, ya se sabe que el ansiado puente no estará para febrero, como la provincia lo había estimado en septiembre pasado.

El flamante titular de la Dirección Provincial de Vialidad, Omar Saab, calculó que la construcción del nuevo puente se terminaría dentro de este semestre. El funcionario no precisó a LaCapital un mes, dado que la fecha depende en gran medida —dijo— del comportamiento climático en cuanto a lluvias en la zona y a la altura del arroyo, que actualmente está crecido.

En la construcción tanto de la cabecera sur —la del lado de San Lorenzo—, como la del sector de Puerto San Martín, según pudo verificar ayer LaCapital, se está trabajando a buen ritmo e incluso una máquina retroescavadora estaba acumulando tierra para cimentar las futuras alcantarillas que se volverán a colocar en el lecho del arroyo, ya que las anteriores fueron arrastradas por las agua.

Saab detalló a este diario que "la crecida del arroyo demoró los trabajos y además arrastró caños ya colocados de las alcantarillas y se llevó la tierra, por lo que hay que seleccionar nueva tierra seca y esperar que el cauce del arroyo baje". Ayer, en una recorrida por la zona, este medio pudo constatar que las aguas sólo habían descendido unos 10 centímetros y que la fuerza del caudal era muy intenso.

Cabe recordar que la vieja estructura se había derrumbado el 30 de octubre de 2012, tras días de resistir el embate de una inusual crecida del arroyo San Lorenzo. La caída del puente dejó incomunicadas a las dos ciudades y en diciembre de 2012, para paliar provisoriamente la situación, se instaló un puente móvil Bailey que es alquilado al Ejército.

La construcción del enlace, según se precisó hace unos meses, demanda a la provincia una inversión de unos 15 millones de pesos. Si bien se trata de una conexión vial ubicada en la traza de un camino perteneciente a jurisdicciones municipales ?la avenida San Martín?, la provincia financia y ejecuta el proyecto.

Los vecinos opinan. Yoli está al frente de una verdulería, del lado de Puerto San Martín y a metros de la construcción del puente. "Calculo que por fin para mayo o junio se terminará la obra", dijo, y tras reírse, acotó: "Bah, para las elecciones en la provincia".

Luego, y más afligida y preocupada por lo que pasaron estos dos años, reflexionó: "Fue bravo para todos los vecinos que tienen negocios acá. Desde que se cayó el anterior puente disminuyó el paso de vehículos y de gente por el lugar. Cerraron varios negocios, la carnicería de la esquina, una tienda, un comercio de vehículos, en fin no fue lo mismo sin el puente", dijo.

Federico es un vecino sanlorencino, y dijo entender del tipo de trabajos que se encara en el puente. "La verdad es que esta es época de crecida, y lo que pasó con el arrastre de la tierra y los caños de paso de agua del arroyo les ha hecho perder tiempo, dicen que van a reemplazar los caños de hormigón por unos de acero, quizás sea mejor. Ojalá terminen de una vez. Yo antes me cruzaba a Puerto todos los días a hacer compras a los negocios de allí, y ahora tengo que dar toda una vuelta a seis cuadras de acá para llegar del otro lado. Creo que antes de junio no se puede finalizar la obra, las vigas es lo de menos, con las grandes máquinas que alquilaron para moverlas. El problema es que baje el arroyo para poner las nuevas alcantarillas y después falta el tema del camino y el hormigón que fragüe, las terminaciones de barandas y columnas, en fin falta menos, pero falta".

Héctor trabaja en el puerto y opinó que lo "más arduo de la obra está por venir y no sólo tiene que ver con el laburo que se hace, sino con la lucha con el clima y las lluvias".

Cómo será la nueva estructura que se construye

El nuevo puente tendrá 40 metros de luz y un ancho de calzada de 10 metros, será iluminado y señalizado. Los extremos estarán asentados sobre dos estribos fundados cada uno sobre ocho pilotes de un metro de diámetro y 22,8 metros de profundidad.
  Los pilotes se vinculan a una viga cabezal en «U» de un metro de altura, desde donde emerge un muro vertical de 4,50 metros por 1,20 metro de ancho, con un coronamiento superior sobre el cual se apoyarán ocho vigas, una de las cuales ya está colocada. Cuando estén las ocho podrán soportar un peso de 66 toneladas.
  Según el plan de obras ahora se colocarán las siete vigas restantes que sostendrán la calzada de pavimento, que tendrá una longitud de 41,5 metros y 80 toneladas de peso.
  El proyecto se complementa con la construcción de bocas de tormentas, sumideros con descargas pluviales y protección de estribos.

Desde aquel fatídico  octubre de 2012

El 30 de octubre de 2012, tras resistir el embate de una inusual crecida del arroyo San Lorenzo, la estructura del viejo puente cedió y dejó incomunicadas a las ciudades.
  Días antes, la Agencia Provincial de Seguridad Vial había prohibido el tránsito porque “presentaba una importante erosión y daños en loza y cimientos”.
  En marzo de 2013, los municipios de San Lorenzo y Puerto San Martín firmaron con Vialidad un convenio para demoler el puente de avenida San Martín. Y se conformó una comisión tripartita. La demolición finalizó en mayo de ese año y fue ejecutada por la empresa Intervial. La provincia aportó 980 mil pesos.
  La recomendación de construir un nuevo puente fue porque esa cabecera ya había sido reparada en 2002. Desde diciembre de 2012 se instaló un puente Bailey sobre el arroyo como en 2002 cuando otra crecida socavó pilotes.
  El año pasado el intendente de Puerto, Carlos De Grandis, comentó a este diario que “junto con el municipio de San Lorenzo abonaban 65 mil pesos todos los meses por el alquiler de ese puente”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario