Edición Impresa

Las juventudes políticas, a favor de bajar la edad de votación a los 16

Dirigentes del PJ, UCR, PS y PRO coincidieron en que se trata de "ampliar los derechos". Los jóvenes radicales y macristas fueron más allá y pidieron que el voto sea obligatorio.

Lunes 17 de Septiembre de 2012

El proyecto para que voten los jóvenes de entre 16 y 18 años volvió a descolocar a la oposición demostrando que el gobierno nacional le sigue marcando la agenda y haciéndola correr detrás de una pelota que pocas veces alcanza. Desorientados, los partidos opositores entraron en contradicciones sobre apoyar o no la iniciativa e incluso hubo dirigentes que primero dijeron una cosa y a la semana tuvieron que desdecirse. En cambio los integrantes de las juventudes políticas, de izquierda a derecha, con claridad meridiana entendieron que se trataba de "ampliar los derechos" y salieron a apoyar la medida.

Los dirigentes de las juventudes peronista, radical, socialista y del PRO consultados por LaCapital se manifestaron a favor del proyecto presentado por los senadores del Frente para la Victoria Aníbal Fernández y Elena Corregido e impulsado por el gobierno de Cristina Fernández. Es más, desde la Juventud Radical y la Juventud del PRO fueron más allá y plantearon que el voto a partir de los 16 debe ser obligatorio y no optativo, como señala en su texto el expediente ingresado en la Cámara alta nacional.

"Toda la discusión surgida en torno a la temática puso en evidencia que en Argentina existen prejuicios y estereotipos sobre la condición de ser joven", señaló Joaquín Blanco (h), quien hasta hace pocos meses fue el secretario general a nivel nacional de la Juventud del Partido Socialista.

"Estamos a favor, no sólo del voto, queremos debatir cuál es nuestro rol en todos los aspectos de la vida social", puntualizó el dirigente juvenil del PRO Francisco Orell.

El presidente de la Juventud Radical de Santa Fe, Juan Cruz Cacu Cándido, no sólo habló a título personal sino que lo hizo luego del plenario realizado en el comité provincial, donde los jóvenes radicales remarcaron que "resulta coherente con nuestra historia y con nuestra razón de ser propugnar la ampliación de los derechos políticos, en este caso el derecho al sufragio desde los 16 años", poniendo evidentemente en un aprieto al titular del comité nacional, Mario Barletta, quien luego de algunos titubeos dijo que la UCR votaría en contra.

Pero Cándido fue más allá y reclamó: "El voto debe ser en todos los casos obligatorio, como lo dice la Constitución, entendiendo al voto obligatorio no como una carga pública sino como una garantía de que puedan votar todos en igualdad de condiciones".

Como era de esperar, desde la Juventud Peronista salieron a acompañar la iniciativa oficialista. "El derecho al voto de los jóvenes de 16 y 17 años aporta mucho valor y permite la ampliación de la base de sustentación popular a las instituciones de la democracia", le dijo a este diario Juan Juano González Utges, secretario general de la JP Santa Fe.

La mirada de los jóvenes evidentemente es menos sesgada que la de muchos dirigentes que salieron rápidamente a oponerse sin pensar ni consultar la opinión de los afiliados juveniles de sus partidos. Tal fue el caso de la diputada socialista Alicia Ciciliani, quien dijo que bajar la edad de votación era "un oportunismo político y demagógico" y cuando su jefe Hermes Binner salió a apoyar la iniciativa tuvo que modificar su discurso y avalar el proyecto.

JR nacional. En el radicalismo, no sólo la JR santafesina acompaña la iniciativa, sino que la Juventud Radical a nivel nacional y las agrupaciones Franja Morada y La Cantera Popular criticaron a sus dirigentes mayores por su posición y señalaron: "Nunca puede resultar raro que los mismos que hace 30 años están al frente de un partido se opongan a la participación de los jóvenes".

"Siempre que se ha intentado ensanchar la participación popular algunos sectores se posicionan en un falso proteccionismo paternalista", fustigó a la oposición Juano González Utges.

Si bien el joven del PRO recordó que en nuestro país "hay más de un millón de jóvenes que no estudian ni trabajan", sostuvo a título personal que "hay que ampliar hasta los 16 años la franja incluida en el sufragio de forma obligatoria, para evitar la manipulación de sólo un sector de la juventud".

Blanco remarcó que la juventud socialista "está a favor de la iniciativa", pero reclamó que sean "procesos participativos" que surjan "desde los propios jóvenes, a quienes es fundamental escuchar y darles la posibilidad de opinar y mejorar sus realidades" y reiteró la necesidad de generar espacios "de debate desde y con la sociedad juvenil".

"No podemos estar en contra porque la UCR siempre estuvo a favor de la ampliación de los derechos políticos y eso hace que no podamos oponernos", explicó Cacu Cándido.

Orell planteó que desde el PRO están "esperando después de 8 años de gobierno kirchnerista políticas públicas para los jóvenes" y reclamó un "debate integral sobre el rol de la juventud" para "no seguir siendo rehenes de las lógicas electorales de la política".

Para la Juventud Radical el temor explicitado por muchos dirigentes opositores respecto de que el grueso de los jóvenes volcarán su voto a los candidatos del kirchnerismo es una mentira.

"Como jóvenes vivimos las contradicciones del modelo kirchnerista; esta realidad que nos atraviesa es la que nos motiva a pensar que, convocados a votar, no hay motivos de peso para que los mayores de 16 años adhieran al oficialismo", indicó Cándido.

Blanco también aprovechó para criticar al kirchnerismo cuando dijo que "una vez más el gobierno nacional habla por los jóvenes pero no los escucha, lo que revela que éstos no forman parte de su agenda" y reclamó "una ley nacional de juventud con derechos y garantías" y adherir a la Convención Iberoamericana de Derechos de los Jóvenes.

González Utges, recordó la oposición que tuvieron en su momento la ley Sáenz Peña y el voto femenino, y destacó que "siempre que se buscó ampliar derechos surgieron los mismos argumentos en oposición a un nuevo sujeto político".

Mayor participación. En ese sentido, el jefe de la JP agregó que "a lo que realmente se opone la mayoría de los detractores de esta iniciativa es a una mayor participación popular en las instituciones de la democracia, porque lo que en definitiva buscan son democracias con niveles bajos de sustentación y movilización, basadas en poderes corporativos ".

Tal vez, los dirigentes juveniles —que han sido vapuleados con declaraciones menoscabando su inteligencia y capacidadr— sin renunciar a sus principios partidarios tengan la amplitud de criterio para acordar cuestiones puntuales sin tantos devaneos, vedetismo y oportunismo político.

Por sus propias características de la edad como la pasión, la rebeldía y el optimismo es que deben ser escuchados con más respeto por los mayores, quienes deberían recordar más a menudo la brillante frase de Arturo Jauretche: "Nada grande se puede hacer con la tristeza. Nos quieren tristes para que nos sintamos vencidos y los pueblos deprimidos no vencen ni en la cancha de fútbol, ni en el laboratorio, ni en el ejemplo moral, ni en las disputas económicas. Por eso, venimos a combatir alegremente. Seguros de nuestro destino y sabiéndonos vencedores, a corto o a largo plazo".


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario