Edición Impresa

Las huertas urbanas buscan consumidores comprometidos

El Centro de Convenciones del Patio de la Madera albergará una jornada con feria y conferencias dirigida a la producción de alimentos con técnicas ecológicas.

Lunes 29 de Septiembre de 2014

¿Cómo involucrar a los consumidores para planificar la producción de las huertas urbanas? La pregunta rondó gran parte de los encuentros del Mes de la Agricultura Urbana que, por décima vez consecutiva, se desarrolla en Rosario. Los encuentros culminarán el miércoles y jueves próximos en el Patio de la Madera, con ferias de verduras y de intercambio de semillas, conferencias y clases de cocina saludable.

Ambas jornadas serán el epílogo de una serie de actividades que, desde principios de septiembre, tuvo a las huertas del Programa de Agricultura Urbana del municipio como protagonistas. Durante todo el mes hubo talleres, conferencias, muestras de semillas criollas, cine, clases de cocina, ferias y conferencias. Además, en los centros municipales de distrito (CMD) se desarrollaron talleres para interesados en montar una huerta doméstica.

La Calle Recreativa fue uno de los espacios utilizados ayer para difundir la actividad. Desde temprano hubo exposición de verduras e intercambio de semillas, microscopios donde espiar células de distintas verduras y una exhibición de huertas verticales de especies aromáticas. A media mañana, Martiniano Molina enseñó a preparar un rizotto de cebada, delicioso y saludable. Pero por sobre todas las cosas —advirtió— magnífico para servir a muchos comensales ya que, a diferencia del arroz, la cebada no se pasa.

El jueves y el viernes, los chefs Nacho Olegaga y Pablo Kunzet, de Rosario Cocina Ideas, se pondrán al frente de las clases de cocina saludable.

Además, técnicos del Inta enseñarán a construir herramientas para la producción de alimentos mediante técnicas ecológicas y habrá dos conferencias: Rubén Piacentini, especialista en cambio climático, se referirá a los aportes de la agricultura urbana para mitigar el fenómeno, y Soledad Barruti, autora del libro Mal Comidos, hablará de su investigación sobre la industria alimentaria.

La producción y elaboración de alimentos con técnicas ecológicas surgió como respuesta a la crisis de 2001, impulsada por el municipio como una iniciativa para fomentar redes solidarias de producción, circulación y consumo de alimentos sanos.

Actualmente, unos 280 huerteros producen en forma comercial y otros 400 lo hacen para el autoconsumo.

Según destacó el director del programa, Antonio Lattuca, uno de los desafíos de la iniciativa es "involucrar a los consumidores para planificar la producción junto a los huerteros, de manera que exista un compromiso recíproco, por un lado de garantizar comida sana y, por el otro, de que todos los productos sean vendidos y que se compartan los riesgos de inclemencias climáticas u otras situaciones".

La experiencia se puso en marcha con el Bono Mano Verde, implementado después del granizo de 2006 o de las lluvias del verano de 2010, por citar dos ejemplos.

"Fue una muestra de solidaridad y de planificación en común. Por eso queremos avanzar en la formación de una red de consumidores, incorporando cuestiones relacionadas a la producción de alimentos en la educación primaria y secundaria y en la universidad", apuntó Lattuca.

Las verduras y hortalizas del programa se venden en ferias, en los mismos parques huerta, en Compañía Natural (sólo los sábados) y a través de algunos sindicatos y mutuales. Y hay restaurantes que también están incorporando estos productos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario