Edición Impresa

Las historias secretas detrás del Mundial de Brasil que la Argentina no jugó

La AFA justificó la ausencia de la Copa del Mundo de 1950 por su mala relación con la Confederación Brasileña de Deportes. "No le puedo asegurar la copa", le habría dicho Valentín Suárez a Perón.  

Miércoles 11 de Junio de 2014

El "otro Mundial de Brasil", el del Maracanazo, el de la herida abierta para siempre en el pueblo brasileño, el de la garra uruguaya hecha leyenda, no tuvo la participación de la selección argentina. El mundo vuelve a pisar suelo brasileño luego de 64 años y aún no existen certezas de los motivos de aquella ausencia. En su momento, el argumento oficial de la AFA fue un conflicto con la Confederación Brasileña de Deportes (CBD). ¿Fue ese el único motivo? ¿Cuánto incidió que Argentina no podía contar con varias de sus principales figuras, que se encontraban jugando en Colombia? ¿Es cierto que fue determinante que al presidente Juan Domingo Perón no se le pudo garantizar que la Argentina sería campeona del mundo?

Para situarse en ese tiempo, el fútbol argentino vivía su época dorada. El entrenador del seleccionado argentino Guillermo Stábile llegó a decir que no sabía a quién ponía y a quién sacaba ante la abundancia de estrellas. Tal poderío lo demostró en la década del 40 con la conquista de los campeonatos Sudamericanos (hoy Copa América) de 1941, 1945, 1946 y 1947, y el segundo puesto en 1942. No extrañó entonces que Argentina fuese considerada en todo el mundo como uno de los candidatos para ganar el Mundial.

A la Argentina le tocaba enfrentar a Chile y Bolivia por las eliminatorias, que otorgaban dos plazas, por lo que se descontaba la clasificación. Pero esos enfrentamientos nunca se llegaron a jugar.

El libro de la Memoria y Balance de la AFA de 1950 describe que "en el momento que las autoridades de la AFA se encontraban intercambiando opiniones con los dirigentes de las Federación de Football de Chile y de la Federación Boliviana de Fútbol para determinar la forma en que podían disputarse los partidos de la clasificación, la Confederación Brasileña de Deportes adoptó una insólita resolución: prohibió a uno de sus clubes, que se trasladaba a Santiago de Chile, disputar partidos con equipos argentinos....", dice el documento. El club brasileño en cuestión era el Bangú.

Ese hecho generó gran malestar en la AFA y fue utilizado como una de las razones para no asistir al Mundial. Pero no el único, como se expone en la resolución de la AFA fechada el 11 de enero y que su presidente, Valentín Suárez, anunció el 16 del mismo mes.

La copia de esa resolución, que publicó el diario La Capital el 17 de enero, dice: "Teniendo presente en particular las manifestaciones efectuadas (por la CBF) a raíz de la ausencia de la representación argentina en el último campeonato Sudamericano de fútbol realizado en Río de Janeiro, a pesar de ser de pública notoriedad los motivos de fuerza mayor que hicieron imposible la participación argentina, los antecedentes reseñados revelan una posición inamistosa con respecto a la AFA. En resguardo de indeclinables principios de dignidad y respeto....la Asociación del Fútbol no concurrirá al campeonato del mundo".

¿Cómo fue que se llegó a esta situación? Por empezar, la prohibición al club Bangú no se debía a que Brasil todavía estaba molesta por la decisión de la Argentina de no participar en el Sudamericano que organizó, y ganó, en 1949.

Argentina argumentó en esa ocasión una cuestión de "fuerza mayor", a raíz de la huelga de 1948 que derivó en un éxodo sin precedentes al año siguiente. La Dimayor (División Mayor) del fútbol de Colombia, una liga pirata no reconocida por la Fifa, se llevó a casi 60 jugadores argentinos sin adquirir los pases a sus respectivos clubes, entre otros a José Manuel Moreno, Alfredo Di Stéfano, René Pontoni, Oscar Sastre, Adolfo Pedernera, Néstor Rossi y Julio Cozzi. La selección perdió así a muchas estrellas, aunque era tal la cantidad que había en el país que no hubiese sido imposible armar un equipo competitivo.

Después de tantas idas y vueltas, declaraciones y medidas, las relaciones entre la AFA y la CBD quedaron rotas. Argentinos y brasileños recién volverían a enfrentarse en 1956. El interrogante es si los motivos mencionados no fueron una excusa.

Se señala que una de las posibles razones para no ir a Brasil se debe a que en 1950 varios de los futbolistas que se habían ido seguían en Colombia y no se podía contar con ellos para integrar el seleccionado. Si fue así, se trató de una decisión equivocada porque el país contaba con jugadores de gran jerarquía, como Angel Labruna, Félix Loustau, Tucho Méndez, Ernesto Grillo y Amadeo Carrizo. Otra versión sostiene que el gobierno nacional decidió no jugar el Mundial porque no existían garantías del triunfo.

"No le puedo asegurar que vayamos a ganar", le habría dicho Valentín Suárez a Perón en ese momento, recordó la agencia Télam en febrero pasado. A más de 6 décadas de aquello, Argentina jugará su primer Mundial de Brasil.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario