Edición Impresa

Las Farc liberaron a un general que habían secuestrado hace dos semanas

El gobierno colombiano había suspendido las negociaciones con la guerrilla en Cuba y exigido la liberación del general del ejército Rubén Darío Alzate para retomarlas.

Lunes 01 de Diciembre de 2014

El general del ejército colombiano Rubén Darío Alzate y sus dos acompañantes fueron liberados por la guerrilla de las Farc y entregados al Comité Internacional de la Cruz Roja. La puesta en libertad del general, el cabo del ejército Jorge Rodríguez y la abogada Gloria Urrego fue informada en un comunicado por el presidente Juan Manuel Santos.

Por su parte, los representantes de Cuba y Noruega, garantes del diálogo entre el gobierno colombiano y las Farc, informaron que Alzate y sus acompañantes fueron entregados a enviados de esos dos países y delegados del Comité, y que tras un primer examen médico "se encuentran en buenas condiciones físicas''. El gobierno de Santos decidió suspender los diálogos que lleva adelante desde fines de 2012 en La Habana con las comunistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) luego de que Alzate y las otras dos personas fueran secuestradas el 16 de noviembre. Ayer, el ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón fue el encargado de recibir y saludar a Alzate y los otros dos liberados en una base del ejército.

El jefe negociador de la guerrilla, Iván Márquez, dijo desde La Habana que Alzate —el militar de mayor rango en caer en manos de las Farc en más de 50 años de conflicto armado— y sus dos acompañantes fueron entregados por el jefe rebelde "Pastor Alape'', quien viajó desde Cuba hasta la zona.

Para el presidente Santos la liberación "es una decisión que contribuye a recuperar el clima propicio para continuar los diálogos', bajo los mismos seis puntos de la agenda pactada y sin un cese bilateral del fuego''. "(La entrega) demuestra la madurez del proceso. Tengo la convicción de que negociar en medio del conflicto ha sido la mejor manera de preservar los elementos esenciales del Estado y evitar que las conversaciones se conviertan en un ejercicio interminable", agregó Santos a través de Twitter. Este punto, el de un cese del fuego mientras se negocia, es un reclamo constante de las Farc. Estas han llegado muy debilitadas militarmente a la mesa de negociaciones, y por esto es que Santos decidió aceptar la apertura de los diálogos, pero sin ceder al reclamo de un alto del fuego, como se hizo en casos anteriores. Estos ceses del fuego terminaron beneficiando solo a las Farc, que aprovecharon el paréntesis bélico para rearmarse. Márquez señaló que tras la liberación "tendremos que rediseñar las reglas de juego porque no puede estar sometido a ningún tipo de acciones precipitadas e irreflexivas que aplacen el advenimiento de nuestra reconciliación''. El jefe guerrillero invitó a Santos a pensar que "no podemos darle más largas al absurdo de unos diálogos de paz en medio de la guerra''. Es evidente la interpretación opuesta a la hecha por Santos poco antes. Por su parte, el líder guerrillero Jesús Santrich dijo que el diálogo o proceso "no debió suspenderse''. En su opinión, "el puente de confianza se ha resquebrajado y hay que volverlo a tener''. Pero la desconfianza, para el Estado colombiano, la provocaron las Farc, al secuestrar a sabiendas a un general. Alzate, de 55 años, es un prestigioso estratega de contrainsurgencia que en enero fue nombrado por Santos comandante del recién creado grupo Titán para luchar contra la guerrilla.

violencia racista en eeuu

Ferguson: renunció el policía que mató al joven

Darren Wilson, el policía que mató de seis tiros al joven negro Michael Brown en agosto pasado y desató una ola de protestas antirracistas en la ciudad de Ferguson y en el resto de Estados Unidos, renunció a la policía. Dijo que "no estaba dispuesto a dejar que alguien más salga herido", según explicó en una entrevista publicada por la prensa.

Apenas cinco días después de que un jurado popular decidiera que no existían suficientes evidencias para imputarlo por el asesinato de Brown y que esta decisión desatara una nueva ola de protestas y represión en las calles de Ferguson, Wilson anunció su decisión y dijo que "fue lo más difícil" que tuvo que hacer en su vida.

En una entrevista con el diario local "St. Louis Post-Dispatch", Wilson contó que en los últimos días muchas personas lo amenazaron con aumentar la violencia callejera en la ciudad si no renunciaba. "No estoy dispuesto a dejar que alguien más salga herido por mí", sentenció el joven agente de 27 años. El sábado por la noche, el abogado de Wilson ya había anunciado la noticia de su renuncia inmediata y había difundido una carta en la que explicaba sus razones. "Esperaba continuar trabajando en la fuerza, pero la seguridad de otros policías y de la comunidad es más importante para mí. Mi esperanza es que mi renuncia permita que la comunidad comience a sanar", escribió el agente, que en agosto pasado baleó al menos seis veces a Brown, cuando éste caminaba con un amigo por el centro de Ferguson. En total Wilson disparó doce tiros de su pistola calibre 9 mm. Entre seis y siete impactaron en Brown, un corpulento muchacho negro de 18 años que poco antes había asaltado un negocio y robado una caja de cigarros. Wilson permanecía retirado del servicio desde la muerte de Brown, pero seguía cobrando su sueldo. Esta semana, tras conocerse la decisión del jurado la noche del pasado lunes, el joven policía blanco había afirmado en una entrevista con la televisión ABC que lamentaba lo ocurrido, pero que tenía "la conciencia tranquila" y volvería a actuar del mismo modo porque "temió por su vida". De acuerdo con el testimonio de Wilson, Brown lo agredió e intentó apoderarse de su arma. Sin embargo, algunos testigos, entre ellos el amigo de la víctima que estaba con él, sostienen que el joven estaba parado y con los brazos en alto cuando recibió los disparos.

Demanda federal. Mientras la vía penal más inmdiata quedó agotada en el Estado de Missouri, la familia de Brown aún espera la decisión del Departamento de Justicia federal, que conduce una segunda investigación para determinar si, por un lado, existió un caso de violación de los derechos civiles y, por otro lado, si la policía de Ferguson actúa discriminatoriamente hacia la población afroamericana.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario