Edición Impresa

Las empresas de base cultural se organizan como una cadena comercial

La participación en esta iniciativa tanto de la cartera productiva como del área cultural es producto de la necesidad de profesionalizarse, de adquirir gestión empresaria.

Domingo 29 de Junio de 2014

El tratamiento del manejo financiero y comercial de los negocios son, por lo general, las temas más difíciles de abordar en las empresas de base cultural, es decir en los proyectos vinculados a los sectores audiovisual, editorial, fonográfico, diseño, videojuego y web. Es por eso que la profesionalización de la empresa y la gestión empresaria surge como una de las necesidades más fuertes entre los santafesinos que se desempeñan en estas áreas.

Ante este escenario, en la provincia se creó el consejo económico de la cadena de valor de empresas de base cultural y creativa, un espacio público-privado de intercambio, construcción y consenso conformado por el Ministerio de la Producción y el Ministerio de Innovación y Cultura junto con los actores institucionales santafesinos del sector empresario, del trabajo, del sistema educativo y de otras instituciones de la sociedad, vinculadas a las empresas de base cultural y creativa.

La participación en esta iniciativa tanto de la cartera productiva como del área cultural es producto de la necesidad de profesionalizarse, de adquirir gestión empresaria. Un producto cultural para que sea sustentable tiene que tener una visión empresarial, destacaron los impulsores de la propuesta.

El consejo fue creado a principios de este año y propone una ronda de encuentros con representantes de los sectores audiovisual, editorial, fonográfico, diseño, videojuegos y web que actualmente desarrollan proyectos de creación, producción y circulación de contenidos, obras y productos de valor cultural en la provincia de Santa Fe.

Con esta iniciativa se busca identificar las exigencias de los mercados existentes y promover nuevos; realizar estudios sobre problemáticas que atañen a la cadena; elaborar un cronograma anual de ferias y mercados nacionales e internacionales; generar incentivos y estímulos; proponer y evaluar apoyos financieros destinados a equipamiento, logística, capacitación, producción y circulación. Asimismo, se propone la designación de representantes de cada sector que conformarán un consejo asesor.

Tras los primeros encuentros —realizados tanto en la ciudad de Santa Fe como en Rosario con cada uno de los sectores— Juan José Sarasola, secretario del Sistema de Empresas de Base Tecnológica de Santa Fe, y Pedro Cantini, secretario de Producciones, Industrias y Servicios Culturales, explicaron las inquietudes que tienen las empresas de base cultural y cuáles serán las primeras líneas de acción.

Sarasola contó que la idea de armar el consejo surgió durante una reunión con empresarios del videojuego donde se detectó la necesidad de trabajar en forma conjunta con el área de cultura. "Videojuegos tiene un camino recorrido, aunque queda mucho por hacer, pero vimos la necesidad de incorporar el área de diseño web para darle más impulso y promocionarlo. En videojuego veníamos trabajando desde el sector del software pero no es sólo programación, tiene que ver con establecer un diseño, una gráfica, musicalización y diferentes cuestiones", relató.

Tras un primer encuentro los desarrolladores plantearon que será beneficioso tener una interrelación con los referentes del diseño ya que "les permitirá nutrirse de otros actores que necesitan para el desarrollo del videojuego" y dijeron que "a ellos les costaba vincularse con esa otra parte".

Cantini señaló que "hay acciones que puede hacer más eficazmente el área de Cultura, con recursos propios, vinculados a cuestiones promocionales, programas para nuevos estímulos, al surgimiento de nuevos emprendimientos o capacitación y hay acciones que puede hacer más eficazmente la Secretaría de Producción con sus propios recursos, orientado más a la profesionalización y a lo específicamente industrial".

"En Santa Fe como en la Argentina siempre hubo una tensión entre industria y cultura con relación a este campo, nosotros tuvimos la intuición de sortear esa disputa territorial si se quiere y en lugar de discutir dónde están mejor ubicadas las incumbencias confluimos en una acción muy concreta", destacó el titular de Producciones, Industrias y Servicios Culturales.

En particular se trabajará sobre herramientas pensadas para otros sectores productivos, tal vez de actividades más tradicionales de la economía, y el Consejo tratará de adaptar esas herramientas a la realidad de las empresas de base cultural, puntualizó Sarasola. "Se viene trabajando muy bien la promoción y queremos aportar a la profesionalización, a la capacitación empresarial que es una de las demandas más fuertes que hemos detectado", indicó.

Cantini explicó que todos los productores/empresarios culturales "están preocupados por la sustentabilidad" de sus proyectos. "A este espacio viene gente que está empezando y quienes la están remando desde hace años. Esas disímiles experiencias generan disímiles posiciones frente a la oferta que se está generando pero esto es para aquellos que definitivamente quieren profesionalizarse. Para los productores culturales que están preocupados por la sustentabilidad de sus proyectos, eso implica un tipo de gestión empresarial diferente a la de otros proyectos que siguen siendo de base cultural", detalló.

En ese sentido, precisó que no haber elegido la fórmula industrias culturales para este consejo tiene que ver con que ese es "un marco demasiado amplio, complejo en la diversidad de problemáticas que encierra y para avanzar en cuestiones concretas se necesitan categorías más asibles".

"Arrancamos con las categorías que veníamos trabajando, conocemos a los actores y las problemáticas surgen rápidamente. Surgió la necesidad de formación en capacitación empresaria. Hay algunas actividades que están más organizadas que otras, otras están en crisis estructurales que tienen que ver con el estado de la cultura contemporánea. Es todo un paquete. Reflexionar acerca del hacer es una de las necesidades que surgió, pensemos qué problemas estamos enfrentando, cuáles tienen que ver con nuestra propia gestión y cuáles con lo que pasa en el planeta", subrayó Cantini.

Sarasola, en tanto, apuntó que uno de los temas que más preocupa a los empresarios de base cultura tiene que ver con la retribución por lo que cada uno produce.

En rigor, Cantini señaló que "el circuito de circulación es más complejo ya que no es algo que se sube a un camión, llega a un punto de venta y alguien lo va a comprar porque lo necesita hoy". Ese es el nudo del problema que enfrentan todos los productores, dijo.

"Editorial, que junto con audiovisual son los sectores más profesionalizados en la provincia, están atravesados por cuestiones de circulación y de los hábitos de consumo. En uno de los encuentros se cruzaron los editores tradicionales, llamémosles los que fabrican libros, y gente que desarrolla aplicaciones y plataformas muy novedosas, y fue muy interesante. Tienen que ir a su encuentro", contó sobre una de las reuniones del consejo donde se debatió sobre "si una herramienta de crédito se dirige a fabricar un elemento nuevo más o a financiar un desarrollo que apunte a experimentar nuevas estrategias de circulación, inclusión o producción".

A modo de ejemplo, Sarasola mencionó que una empresa de software dedicada a la industria del videojuego puede estar integrada por dos genios programadores pero advirtió que "tienen que saber vender el producto".

"En videojuego hay un cambio en los aspectos de condiciones macroeconómicas. Antes el país vendía servicios más que productos porque eramos baratos por el tipo de cambio. Ahora con el tema inflacionario ese esquema se modificó y no somos más competitivos y la cosa muda a producir y tener un producto que lo puedas vender, con todas las dificultades que eso conlleva", resumió el funcionario.

Asimismo, dijo que el tema movilidad fue una explosión y muchos emprendedores se pusieron a desarrollar juegos para móviles, teléfonos y tabletas pero "ahora el mercado está saturado".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario