Edición Impresa

Las condenas que la Justicia les impuso a Los Monos generan profundos rechazos

Cinco rosarinos ajenos a la órbita de la política, la Justicia y el periodismo brindaron sus opiniones acerca del juicio abreviado a 14 de los integrantes de la banda surgida en el barrio La Granada. 

Domingo 19 de Abril de 2015

Cinco rosarinos ajenos a la órbita de la política, la Justicia y el periodismo brindaron sus opiniones sobre la sentencia que, en un juicio abreviado, recibieron esta semana 14 de los integrantes de la banda surgida en el barrio La Granada. Todos coinciden en que fueron penas muy bajas para los delitos que les imputaban.

Joaquín Núñez (sacerdote): "Es una verdadera vergüenza"

"Es una verdadera vergüenza lo que se hizo con esta megacausa de la banda de Los Monos. Esto huele a muerte por todos lados. Es el olor que llevan en sí estos sucesos de violencia, el aroma a muerte. Y que se aplique una condena que no se si merece llamarse condena, que es en realidad un absurdo que se muestra a la sociedad, no hace más que aumentar esa realidad de muerte en las calles de Rosario. Me sentí muy mal y desamparado al enterarme de ésto, de cómo se diagramó y se dictaminó. Quienes trabajamos contra el narcotráfico día a día vivimos en un entorno de lucha y de muerte. Para hablar de la existencia de una confabulación entre jueces, fiscales, políticos y el tortuoso ámbito de las drogas, seríamos demasiado piadosos si decimos connivencia. Es claro que hay más. Hay una relación directa, indignante. Creo que desde la política no necesitaron meterse en este tema, y si lo hicieron es que esto ya está todo patas para arriba. Cuando sucedió el triple crimen de villa Moreno, y esto está a las claras, hubo otros intereses y se tuvo en cuenta el dolor, las muertes de los chicos y el sufrimiento de los familiares, y se dimensionó la gravedad del hecho. Esta sentencia, en cambio, es muy peligrosa para toda la sociedad: ahora cualquiera puede salir a matar, juntar unos pesos y saber que tiene la salida de la cárcel asegurada. Este fallo demuestra el poder que tiene la narcocriminalidad y los sujetos que transitan ese costado oscuro de la vida y que desde allí, lamentablemente, dominan hasta a la Justicia, que debería haber hecho otra cosa".

Mario Vidoletti (actor): "Percibo un descontento en la gente"

"El tema de las muertes y la inseguridad en Rosario preocupa a toda la ciudadanía y a todos los que vivimos en estas calles nos molesta a diario. Pero éste es un problema más entre muchos otros conflictos que se afrontan socialmente. En lo que hace puntualmente a la sentencia a la banda de delincuentes de la zona sur que se conoce como Los Monos, no estoy técnicamente al tanto de los pormenores. Me informé a través de la prensa escrita y las radios. Y por lo que vi en los medios de comunicación, por lo que escuché y leí al respecto, que aclaro que no es la opinión de un experto judicial, hubo otras condenas en caso de narcocriminalidad y muertes en las que las condenas fueron mucho más severas que los fallos que se dictaminaron en esta causa y por delitos similares y muertes lamentables, puntualmente en el triple crimen de la sentamiento de Villa Moreno y en tantos otros que fui leyendo a lo largo de este tiempo. Y eso me llama la atención. Percibo un gran descontento en algunos sectores de la gente y si comparo esta condena de un juicio abreviado con otros hechos, con cualquier caso en los que se juzgan asesinatos comprobados, está muy claro que no se usaron los mismos criterios ni se midieron los hechos con la misma vara en la Justicia. Por otro lado, me parece que cuando hay situaciones en las que la Justicia no juega el rol que tendría que jugar, la política adquiere un lugar importante sembrando más sospechas".

Eduardo Trasante (pastor): "Es una sentencia irrisoria"

"Creo que la sentencia a la que se llegó en la megacausa a la banda de Los Monos es, desde todo punto de vista, irrisoria en relación a los crímenes y las acciones que se juzgaron. Es una burla que cae sobre tanta gente que sufrió y fue perjudicada por este grupo de hombres ligados de lleno a todo tipo de delitos. Es bastante compleja la articulación en este caso en concreto entre la Justicia y la política. Tan complejo como lo que hace a los hechos por los que cayó la banda. No soy un experto ni un gran entendido en análisis político, ni en lo que hace a seguridad ni en cuanto a la Justicia, pero desde la perspectiva de un padre que ha caminado mucho los Tribunales y que tuvo la mala suerte de perder dos hijos, creo que todo lo que se define dentro de esas oficinas y no llega a ser de estado público, es algo que no vemos, que no podemos analizar. Estas son cosas que se concilian entre la Justicia y la política. Esta condena del proceso penal abreviado a Los Monos es un juego piedra libre y devela los respaldos políticos y jurídicos a la banda. Además del poder de los abogados, que parecen tener una gran cobertura de negociación y decisión. Con este tipo de acciones y condenas es claro que estos hechos delictivos y las bandas ligadas a la narcocriminalidad van a seguir y a crecer. Con esto quedó demostrado que hay opiniones que se pueden comprar y condenas que se consiguen teniendo dinero y poder".

Gustavo Postiglione (Director de cine y TV): “Personajes delictivos para el cine”

“¿Por qué debo opinar? ¿Todos los que tenemos cierta visibilidad pública estamos en condiciones de hablar de cualquier cosa en los medios? A veces creo que hay que pensar dos o tres veces antes de decir algo, más aún cuando se trata de cuestiones que por un lado llevan una carga que impacta de manera sensible en la sociedad pero que por otro lado cualquier análisis está cargado de tecnicismos jurídicos legales que están tan cerca de mi entendimiento como de jugar bien al fútbol. Lo primero que tengo para decir es que parece que hay un abogado que hizo muy bien su trabajo. Pero si hoy a muchos de nosotros nos piden una opinión es porque hay algo que excede todo ésto, y es que por una cosa u otra tanto jueces como fiscales y unos cuantos abogados han ocupado el protagonismo mediático casi cotidiano con causas nacionales o locales de gran impacto pero que se diluyen en el más vulgar de los debates y otras con hechos cotidianos que se transforman en extraordinarios casos de resonancia nacional a pesar de su poca relevancia. Así, de repente no sabemos si el fiscal Moldes luego de organizar el 18 F comenzó a ensayar los pasos de baile para mostrárselos a Tinelli, si la jueza Arroyo Salgado pasará a ser panelista o penalista de Intratables o si el hijo de Gisela Bernal era del fiscal Nisman y esa fue la causa de su muerte. Sumemos a esto que hace tiempo que las condenas mediáticas quieren poner en cuestionamiento y condicionar la actividad de los jueces y fiscales apostando a generar sombras de dudas en cada fallo o decisión de la Justicia. Y desde esta perspectiva lo que puedo decir acerca del juicio abreviado es que esta bendita ciudad nos ha dado los personajes más cinematográficamente delictivos, desde Agata Galiffi y Chicho Grande hasta Los Monos de la fecha. Y que en esta línea podríamos pensar en filmar nuestro “Padrino” o nuestros “Sopranos” en donde la frontera entre hacer lo correcto o pasarse del otro bando, es cada vez más difusa”.

Gustavo Marini (docente de la UNR): “Un final mediocre y no ejemplar”

“El juicio a los integrantes de la banda de Los Monos es sin duda el caso más importante de la década, tanto para el sistema judicial como para el poder político provincial. Su importancia tiene que ver con el tema de qué se trata (narcotráfico), la cantidad de enjuiciados, la densidad de los delitos (asociación ilícita y asesinatos) y la significación social (es el drama más importante y la clave de la delincuencia en la provincia de Santa Fe y la ciudad de Rosario). En esta oportunidad, más que en cualquier otra, la credibilidad política y judicial dependían de la ejemplaridad. Sin embargo, este acuerdo judicial huele a claudicación e impunidad. Con una pena de 9 años, el principal condenado saldrá en libertad en menos de la mitad del tiempo y no será condenado por los delitos más importantes. Considerando el significado de todo esto, el final parece un chiste impresentable. La justificación del resultado, basada en los argumentos de haber obtenido la condena y admisión de culpa de los procesados suena a resignación y complicidad encubierta. Es un final mediocre para el juicio que debió haber sido ejemplar, y con la aprobación del gobierno y la Justicia, terminó como cualquier otro caso. Y definitivamente este no lo es”.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario