Edición Impresa

Las alarmas del crack

Las mismas alarmas que suenan en Barcelona se escuchan en la Capital Federal. Desde la avenida Arístides Maillol sin número hasta Viamonte 1366. Sin escalas. Las lesiones a repetición...

Viernes 23 de Agosto de 2013

Las mismas alarmas que suenan en Barcelona se escuchan en la Capital Federal. Desde la avenida Arístides Maillol sin número hasta Viamonte 1366. Sin escalas. Las lesiones a repetición de Lionel Messi o la recidiva de un mismo malestar (no se informa muy bien al respecto) generan preocupación en las huestes de Gerardo Martino y también en el búnker de Alejandro Sabella. A menos de un año del Mundial de Brasil y con Argentina casi clasificada, el cuerpo técnico albiceleste sigue con atención y ocupación lo que sucede con la megaestrella del fútbol mundial. Dicen que por ahora no hay de qué preocuparse. Pero todos se ocupan. La salida de Lionel ante Levante a 20' del final y su reemplazo en la final de la Supercopa en el entretiempo, el miércoles, son incidencias casi inéditas en la historia futbolística de Messi que, cuanto menos, llaman la atención. Sobre todo la última, con el equipo perdiendo. Esa es la muestra irrefutable de que no es un inconveniente pasajero.

"Las pruebas realizadas pusieron de manifiesto un hematoma intramuscular poscontusional en el bíceps femoral del muslo izquierdo. La evolución clínica de este hematoma marcará la disponibilidad para el próximo partido, según los servicios médicos del club". Así reza el escueto parte del club catalán un día después del partido con Atlético de Madrid por la final de la Supercopa española.

"La verdad es que no sabemos aún bien qué le sucede. Espero que sea muy poco lo que le molesta. Lo esperamos para los próximos partidos", dijo casi desconcertado el capitán Xavi Hernández apenas finalizado el partido en el Vicente Calderón.

Martino también se vio obligado a hablar de la salida de Messi. Es que en Barcelona, como en Argentina, el estado físico del crack trasciende el resultado de los partidos del Barsa. "Tuvo una contusión, a partir de eso la molestia. Le seguirán haciendo estudios para ver la gravedad. Cuando hay una lesión y al jugador le impide maniobrar con comodidad, no tiene sentido dejarlo en la cancha", argumentó el Tata con la claridad que lo caracteriza.

Hay un dato estadístico escalofriante. De los últimos 27 partidos (sumados los de Barcelona y la selección), Leo sólo completó los 90' en uno de ellos. Desde el 2 de abril, cuando se lesionó en la ida de los cuartos de la Champions ante Paris Saint Germain en Francia (2-2), Messi apenas jugó un partido entero frente a Bayern Munich en la ida de las semis del mismo torneo (0-4). De los últimos 180 minutos de la selección jugó 63. Pese a la última lesión, Sabella igual lo convocó para jugar ante Paraguay, el 10 de septiembre en el Defensores del Chaco y que podría asegurar el pasaje a Brasil.

La visión, lógicamente egoísta de este lado del mundo, sugiere que lo mejor que podría pasar de aquí a junio del año que viene es que Messi juegue lo justo y necesario. Es que recorriendo las fechas y haciendo proyecciones lógicas, Leo no tendrá nada de descanso antes del Mundial. La Liga termina el 18 de mayo y la Champions el 24 de ese mes. No hay motivo para suponer que Barcelona no será protagonista del torneo español hasta el final. Tampoco que no llegará a las instancias decisivas del mayor torneo europeo de clubes. Y el Mundial empieza el 12 de junio.

El recuerdo de Corea-Japón 2002 aprieta y profundiza la incertidumbre. La preocupación se acrecienta cuando se repasa que aquella vez Argentina llegó como candidato casi excluyente y terminó eliminado en la 1ª ronda porque sus jugadores más importantes, con Juan Sebastián Verón a la cabeza, no llegaron, ni cerca, en su plenitud física. Es cierto que cuando se vuelven a ver los videos de los partidos frente a Inglaterra y fundamentalmente con Suecia, la conclusión más cercana a la realidad es que el equipo de Marcelo Bielsa no siguió adelante porque no ligó, pero la referencia debe ser un antecedente a tener muy en cuenta para programar lo que vendrá.

Por encima del Barsa, y de la selección, la última decisión la tiene Leo. El sabe que el que viene es su Mundial. Y en él está, o no, el convencimiento y la fortaleza para establecer prioridades.

Por encima de Barcelona y la selección, todo parece indicar que Messi es el que debe optar. ¿Cuál es el objetivo más importante? ¿La Liga y la Champions o el Mundial? Aunque parezca antipático y hasta un apriete para que él decida, las estrellas suelen estar obligados a tomar decisiones polémicas fuera del campo de juego, que es donde más les cuesta. Aun fuera de su hábitat, Leo tiene la palabra.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS