Edición Impresa

Lamberto admitió que Tognoli y Sola estaban siendo investigados

La jaqueca inicial producida por la caída de su jefe de policía se ha convertido en una migraña para la cual el gobierno provincial no encuentra analgésico eficaz. El ministro de Seguridad...

Viernes 26 de Octubre de 2012

La jaqueca inicial producida por la caída de su jefe de policía se ha convertido en una migraña para la cual el gobierno provincial no encuentra analgésico eficaz. El ministro de Seguridad, Raúl Lamberto, admitió ayer —conforme aseveraron a este diario varios legisladores— que en esa cartera no sólo sabían que el comisario Hugo Tognoli era investigado judicialmente por supuesta connivencia con narcotraficantes sino que a principios de este mes preguntaron acerca de la causa en la mesa de entrada de los Tribunales Federales de Rosario, aunque sin obtener datos. Una admisión que hizo virar el desconocimiento absoluto sostenido hasta ayer con unánime firmeza por todos en el Ejecutivo.

Un equívoco selló el dato. El ministro dijo que la consulta en la Justicia federal había sido en diciembre y su segundo, el flamante secretario de Seguridad, Matías Drivet, lo corrigió precisando que fue octubre, este mes en curso. Ayer, el ministro junto a sus colaboradores estuvo en la Legislatura convocado para explicar el escándalo ante diputados y senadores. En esa hermética reunión a la que vedó el ingreso a la prensa, Lamberto era esperado con otra pregunta incómoda. Los legisladores quisieron saber si el actual jefe de la policía de la provincia, ex segundo de Tognoli, está siendo investigado por enriquecimiento ilícito. El ministro dijo que sí, aunque aclaró que no es al único comisario al que Asuntos Internos les está hurgando finanzas y bienes.

"El ministro desdijo al gobernador Antonio Bonfatti al decir que el gobierno conocía las denuncias a Tognoli y que se está investigando a Sola", afirmó en un comunicado la diputada del FpV Aliza Damiani. También Eduardo Toniolli (PJ- Movimiento Evita) enfatizó sobre la contradicción: "Fue una imprudencia haber nombrado jefe de policía a un comisario que está siendo investigado para dilucidar si se enriqueció ilícitamente. Es verdad, como dijo el ministro, que esa investigación puede concluir en que su patrimonio no es objetable pero también en que sí lo es".

"Estamos en una situación en donde necesitamos retomar el mando, el control y la disciplina de las fuerzas. Sola es un comisario formado, capacitado y que reúne las condiciones. Esto no significa que se den cheques en blanco, pero desde el punto de vista operacional es la persona que está en condiciones de poner disciplina en la fuerza", fue la cruda descripción que el ministro hizo a la prensa antes de abandonar el Palacio de las Leyes.

Sobre esa idea de que la administración socialista perdió el manejo de la fuerza policial pivotearon las principales objeciones opositoras luego de las tres horas de reunión a la que faltó el recientemente renunciado viceministro de Seguridad, Marcos Escajadillo, quien había sido invitado también. El corolario fue que los oficialistas que hablaron al término consideraron esclarecedoras las respuestas dadas y los opositores renovaron sus quejas y críticas.

Ley de emergencia. No obstante, éstos parecen haberse decidido a aprobar el jueves venidero la ley de emergencia en seguridad. La iniciativa, con preferencia para ser tratada ese día, tiene media sanción del Senado y los diputados opositores la convertirían en ley si, como se especula, el kirchnerismo en esta materia votaría en contra de los deseos de la Casa Gris y sumaría dándole los votos necesarios al resto de las vertientes peronistas.

A Escajadillo, pese a que desde el martes dejó de ser funcionario del Ministerio de Seguridad, los diputados y senadores lo querían ayer en la reunión porque, dijeron, él estuvo de número dos desde que se inició esta gestión. Anunciaron que lo van a convocar a la comisión de Seguridad que preside Héctor Acuña.

El kirchnerista Darío Mascioli dijo que las explicaciones del ministro "aportaron más incertidumbre que certezas", y reclamó "mayor compromiso de los máximos referentes del socialismo para aportar las respuestas que la sociedad reclama sobre este grave hecho".

"Estamos decepcionados porque se ha perdido una oportunidad histórica de avanzar en la posibilidad de resolución de la principal preocupación de la sociedad santafesina: la inseguridad; de ir por la jerarquización y la profesionalización de la policía de Santa Fe y la formulación de un programa real de seguridad pública", destacaron los diputados Raúl Fernández, Alejandra Vucasovich, Norberto Nicotra, Federico Angelini, Germán Mastrocola y Demetrio Alvarez.

El diputado provincial Gerardo Rico sostuvo que "es inaceptable que el comisario Sola ejerza la jefatura luego de haber integrado el binomio que encabezaba Hugo Tognoli, procesado por presuntos vínculos con el narcotráfico. Para el presidente del bloque Movimiento Evita-FpV, "Sola no podía desconocer la actividad ni las sospechas que desde su nombramiento por parte del gobierno socialista y aliados ya recaían sobre Tognoli".

Al mediodía, los diputados María Eugenia Bielsa, Roberto Mirabella y Mario Lacava convocaron a una conferencia para fundamentar las razones de su "insatisfacción" con las respuestas de Lamberto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario