Edición Impresa

Ladrones: El Laguito se quedó sin show de aguas danzantes

Por segunda vez en 20 días se robaron media docena de parlantes del equipo de audio. Comenzaron a instalar una cámara de seguridad.

Miércoles 28 de Mayo de 2014

En sólo 20 días, y con una metodología idéntica, saquearon dos veces el equipo de audio de las Aguas Danzantes del parque Independencia y Rosario se quedó, al menos por un tiempo, sin ese espectáculo.

Como la otra vez, los autores del nuevo robo también se valieron de un bote para llegar a la isla central del Laguito, donde accedieron a los parlantes que habían quedado en pie. Y como no pudieron violentar el candado de la reja que protege ese sector y llegar hasta el muelle, sencillamente "desembarcaron" unos metros antes, con el agua a la cintura, y con la tranquilidad del mundo se cargaron los seis bafles.

Este último episodio fue apenas la frutilla del postre de una larguísima saga de hechos vandálicos que vienen agravándose día tras día desde que, luego de una "larga agonía", finalmente quedó desmantelado el destacamento policial que custodiaba el parque.

"La única diferencia con el robo anterior es que esta vez fueron quizás todavía más osados", contó ayer el presidente de la Asociación Amigos del Parque Independencia, Adrián D'Alessandro.

La presunción es que entre la noche del domingo y la madrugada del lunes los ladrones rompieron el candado, cortaron la cadena que inmovilizaba uno de los botes del Laguito y "zarparon" rumbo a la isla central donde funcionaba el equipo de las Aguas Danzantes.

Pero como esta vez los frenó una reja que protegía el sector, directamente se tiraron al agua, caminaron por la playita que lleva a la isla y desde allí se cargaron al hombro los seis parlantes que habían quedado —de doce originales— tras el robo perpetrado el 6 de mayo. "Hasta dejaron tiradas las zapatillas y algo de ropa mojada", contó D'Alessandro.

Así fue cómo todo el sistema de audio quedó desmantelado. "Podríamos decir que terminaron el trabajo: durante el primer episodio se llevaron los parlantes de la torre de sonido que miraba hacia el Jardín de los Niños; en el segundo, los de la otra torre, paralela a bulevar Oroño", detalló.

Lo que no lograron saquear fueron los componentes electrónicos del equipo que estaban guardados en la sala de máquinas, "aun cuando lo intentaron, porque se ven marcas de golpes". Algo que el dirigente calificó como de "suerte", porque se trata de piezas "no estandarizadas", fabricadas ad hoc.

Pero para prevenir nuevos ataques de lo que quedaba en pie de las Aguas Danzantes también se guardó, al menos hasta que el municipio cumpla con lo que prometió y para lo que ya empezó a trabajar: instalar una cámara de videovigilancia con alarma monitoreada en el sector y disponer un "cerramiento metálico robusto".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario