Escenario

"Laburo de locos", una comedia rosarina con fin solidario

Los actores Héctor Bellomo y Jorge Marcote estrenan una obra construida a partir de la necesidad de ayudar y mantener activo el teatro. Se verá hoy por YouTube, Facebook e Instagram

Sábado 12 de Septiembre de 2020

Los actores Héctor Bellomo y Jorge Marcote estrenan la obra “Laburo de locos”, una comedia rosarina que, según contó Bellomo, tiene el triple objetivo de acercar humor y entretenimiento en el momento actual de aislamiento, mantener el teatro activo y aportar a una causa solidaria. Se trata de una obra escrita por Marcote sobre una idea de Bellomo que transcurre durante una entrevista laboral. La propuesta podrá verse a las 21 por YouTube y en las cuentas de Facebook e Instagram de los artistas. Quienes deseen colaborar lo podrán hacerlo a través del CBU 0720237988000001260690.

“La idea de hacer esta obra surge de la asfixiante quietud actoral y la imperiosa necesidad de reinventarnos en esta época de crisis. Así comenzamos a elaborar un proyecto con Jorge Marcote, con el cual venía trabajando en una obra de su autoría, «Socio con la muerte», la cual no llegamos a presentar por el cese de actividades”, contó Bellomo sobre el origen de esta pieza. “Para este trabajo -subrayó- la idea era clara, el género debía ser comedia, divertida, actual, y para ser disfrutada por toda la familia. Ante la inexistencia de público y al estar los teatros cerrados, la obra debía ser filmada y adaptarla a un estilo televisivo, quedando la tarea de elaboración del texto a cargo de Jorge, la dirección teatral a mi cargo y ser a la vez nosotros los intérpretes de la obra”.

“Laburo de locos”, explicó el actor, “es una comedia creada desde lo absurdo, con la intención de hacer reír desde lo bizarro y loco de sus diálogos, una comedia ágil donde predomina lo hilarante, con permanentes cambios de ritmos y roles. Los personajes son Carlos Fernández (Marcote), empresario, licenciado en Recursos Humanos, y Conrado Alvini (Bellomo), aspirante a un empleo. Todo ocurre en una alocada entrevista de trabajo con estos personajes cargados de fuerte histrionismo, muy extravagantes y sumamente queribles”, adelantó.

La obra, añadió, “surge de la necesidad de cumplir tres objetivos: actuar, porque es vital para nosotros; entretener, porque sólo basta mirar a los costados para observar personas muy angustiadas por el temor a enfermarse o con serios problemas laborales, y ayudar porque la crisis actual ha golpeado mucho a la población por lo que nos propusimos colaborar donando lo recaudado a la gorra por medio del CBU, con alimentos a merenderos y comedores”.

“Hay una profunda crisis y el teatro no escapa de esto”, afirmó Bellomo, y añadió: “Probablemente esta actividad sea la más perjudicada; se extraña horrores el escenario, las luces, el contacto con el público, las grandes producciones con elencos numerosos y algo tan necesario para nosotros como el aplauso. Todo eso seguramente en algún momento volverá, pero ahora es tiempo de reinventarse y adaptarse a esta realidad”.

El trabajo técnico estuvo a cargo de un equipo integrado por Víctor Banegas y Laura Aranda (Producciones Banegas Digital); la fotografía es de Silvia Amarilla; la asistencia de sonido de Franco Mascotti, y la asistencia en audio y técnica estuvo a cago de Estefanía Bellomo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario