Edición Impresa

La zurda de Messi, el motor del sueño

Con una genialidad de Leo la selección Argentina sacó un triunfo de la galera ante irán y pasó de ronda

Domingo 22 de Junio de 2014

Los grandes aparecen en las más difíciles y sacan del agua a sus compañeros y al propio técnico. Argentina estaba empantanada, ya sin respuestas físicas ni futbolísticas, y parecía que nada iba a mover la chapa del cero a cero ante Irán. Pero en el minuto 90, tal como cuando está por sonar la chicharra en los partidos de la inigualable NBA de básquet, irrumpió en toda su dimensión Lionel Messi para clavar una estocada impresionante y asegurar el pasaje a octavos.

Las críticas iban a llover sobre el seleccionado de Alejandro Sabella de manera justificada por no haber podido superar a un adversario inferior desde todo punto de vista.

Todas las individualidades habían rendido por debajo de su nivel, incluso el propio Messi, a quien se lo notaba errático y hasta cabizbajo en el final del partido. Ni Leo había podido romper la ordenada maraña de piernas iraníes que hicieron méritos para al menos obtener un punto.

En este contexto desfavorable, con Argentina ya sin patrón de juego y entregado al destino es cuando el crack rosarino sacó un conejo de la galera y rompió las redes del Mineirao. Controló la pelota afuera del área, sobre la derecha, enganchó hacia adentro y de zurda metió el chanfle inmaculado que venció la estirada del arquero y sentenció el triunfazo albiceleste.

El grito brotó en Belo Horizonte y se propagó como un trueno de Ushuaia a La Quiaca. Como ante Bosnia, Leo salvó la ropa de un equipo que juega poco, pero ya está en octavos de final.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario