Edición Impresa

La vuelta del hijo pródigo

Once años después, Julián Weich vuelve con una propuesta de juegos a El Trece. "Mientras los nenes juegan, los padres compiten por importantes premios", dijo Weich sobre "Si lo chicos...

Viernes 01 de Noviembre de 2013

Once años después, Julián Weich vuelve con una propuesta de juegos a El Trece. "Mientras los nenes juegan, los padres compiten por importantes premios", dijo Weich sobre "Si lo chicos quieren", que irá al aire desde hoy, a las 22.30, por Canal 3.

Cinco matrimonios, con chicos de dos a cuatro años, se enfrentan para demostrar quién conoce más a su hijo y si es capaz de predecir la conducta que adoptará el nene ante distintas situaciones. En un amplio salón de juegos, los chicos escucharán consignas como "volcar todas las torres rojas" de una ciudad en miniatura. Aunque las acciones que determinan quién gana o quién pierde serán llevadas a cabo por los niños, "la competencia la abordan los padres y no de los chicos" advierte Weich en una rueda de prensa, con la presencia de Escenario, ofrecida en el propio edificio de El Trece, en el barrio de Constitución en Buenos Aires.

Los premios llegarán a un máximo de 50 mil pesos en esta nueva oferta televisiva, que desplazará el lugar de la grilla horaria que actualmente ocupa "CQC", que ahora se transmitirá los sábados en lugar de los viernes.

El ex conductor de "El agujerito sin fin", que se emitió al principio de los años 90 también por este canal y lo llevó a la popularidad, anticipó que el nuevo envío "no es parecido a nada conocido".

Respecto del formato, el también actor y titular de la productora Win TV (autora de la propuesta que aceptó emitir El Trece) dijo que el esquema fue adaptado de un programa de la televisión estadounidense. "Con los chicos estoy menos de 10 minutos, todo el resto de la hora y media estoy con los padres. Y los chicos están con los padres", anticipó Weich sobre la propuesta, que irá grabada pero se emitirá como un "falso vivo", según la jerga televisiva. "Lo aclaro porque no sería razonable tener chicos de dos años en actividad a esa hora de la noche", agregó.

Julián Weich contó que los tiempos en que está fuera de la pantalla los vive inquieto: "Cuando un actor y productor no tiene trabajo, no está de vacaciones, está buscando trabajo. Te vas de viaje, querés descansar, pero a la vez esperás que pase algo, que llegue una propuesta, y buscás generar algo nuevo".

En "Si los chicos quieren", otra vez Julián Weich pone en juego uno de sus puntos fuertes: el ida y vuelta con los participantes, el humor, la velocidad y la repentización. "¿Sale espontáneamente ese tipo de vínculo con los participantes o hay una reflexión previa sobre cómo abordarlo?", consultó Escenario. "El principio rector es que el padre que está en mi programa la pase bien. Si el papá la pasa mal, aunque eso «dé bien al aire» no me interesa. Busco que la gente esté cómoda, y eso no lo cambio por el rating, ni por nada. De todos modos, yo me relaciono con un diálogo televisivo de cercanía, de complicidades, con algunas chicanas y humor. Así lo entienden todos, nadie se va a ofender", contestó Weich, padre de cuatro hijos, la mayor de 22 años.

El conductor y actor, que participó en el ya mítico programa televisivo "La banda del Golden Rocket" en los primeros 90, también ha mostrado permanente vocación por participar en propuestas solidarias. Así se convirtió por años en la cara de "Un sol para los chicos", una campaña anual de El Trece en apoyo a Unicef Argentina, destinada a juntar donaciones para niños desfavorecidos. En ese sentido, Weich cree que "lo solidario no es sólo vaciar el placard de cosas en desuso, también implica ponerse en contacto con quien está recibiendo esa ayuda, mirarlo a la cara, darle un beso", explicó Julián.

Respecto de sus aspiraciones de permanencia en el canal, Weich aclaró: "Nunca sabemos cuánto dura un ciclo en televisión, desde ya esperamos permanecer al aire el mayor tiempo posible".

La entrevista a Julián Weich se concretó en la sede de El Trece, casi simultáneamente con el anuncio de la Corte Suprema de Justicia sobre la constitucionalidad de la Ley de Medios, luego de cuatro años de sancionada en el Congreso de la Nación. El tema impacta de manera determinante el canal de aire del grupo Clarín, que seguramente deberá ser transferido si, como se presupone, el Grupo Clarín opta por conservar la titularidad sobre el tendido de televisión por cable en el área metropolitana.

Fue inevitable consultarle a Weich sobre qué impresión tenía respecto de la noticia que se estaba dando a conocer en esas horas. Así contestó: "No me preocupa la aplicación de la ley de medios, pero sí me interesa que todos tengamos trabajo, los conductores de televisión, los técnicos, los periodistas, todos".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS