Edición Impresa

La violencia en México abre fisuras en el plan de seguridad del gobierno

Seis violentas emboscadas a policías y bloqueos armados de vías en distintos puntos de Michoacán, con un saldo de 22 muertos, avivaron la ola de violencia que padece ese Estado del oeste...

Jueves 25 de Julio de 2013

Seis violentas emboscadas a policías y bloqueos armados de vías en distintos puntos de Michoacán, con un saldo de 22 muertos, avivaron la ola de violencia que padece ese Estado del oeste mexicano, donde el gobierno despliega un operativo especial de seguridad con miles de militares y policías. Mensajes en redes sociales que prevenían no circular sobre la carretera Siglo XXI fueron los primeros en alertar en la tarde del martes la violenta jornada que se vivió en la región.

Dos efectivos de la División de Fuerzas Federales y 20 delincuentes muertos, además de 15 efectivos y una cantidad no contabilizada de delincuentes lesionados fue el saldo que dejó el más reciente desafío del crimen a la estrategia de seguridad que ejecuta el gobierno en esa región. La secretaría de Gobernación informó que "se trató de ataques planeados con anticipación, en los que participaron individuos con armas largas ocultos en los cerros, además del bloqueo de carreteras con autobuses y otras unidades".

Refuerzo militar. Por la crisis de seguridad que vive esta región, el gobierno ha enviado en los últimos meses unos 6.000 militares y cientos de policías a reforzar la seguridad. La "estrategia integral de seguridad", que consiste en un mando único de las fuerzas militares y acciones sociales, es el primer ensayo del plan contra el crimen organizado del presidente Enrique Peña Nieto, quien asumió su mandato en diciembre de 2012.

Michoacán es el Estado donde nació el ex presidente Felipe Calderón (2006-2012), quien tuvo como programa bandera una estrategia de seguridad que consistió en el despliegue de miles de militares y policías federales en todo el país para combatir al crimen organizado, a la que organizaciones civiles atribuyen los más de 70.000 muertos en hechos violentos que se reportaron durante su administración. La estrategia de seguridad de Calderón, al igual que la de Peña Nieto, fueron lanzadas en Michoacán.

En Michoacán operan cárteles como La Familia Michoacana y Los Caballeros Templarios, que además de al narcotráfico se dedican a realizar otras actividades delictivas como secuestro y extorsión, entre otras. La salida al Pacífico que tienen las costas de este Estado también lo han convertido en un punto estratégico para las operaciones de tráfico de drogas y armas de delincuentes. El accionar de los grupos del crimen organizado en Michoacán, que también ha generado el desplazamiento de población, fue el detonante para la creación de varios grupos de autodefensa de la población civil en los últimos meses, que han hecho justicia por su propia mano y agudizado los problemas de seguridad.

Otro de los sucesos violentos que pone en cuestión los resultados del despliegue militar ocurrió este lunes en el municipio de Los Reyes. Previo a los ataques contra los policías, las autodefensas fueron protagonistas en Michoacán de la masacre de cinco de sus integrantes durante una manifestación el lunes en la plaza principal del municipio de Los Reyes, en la que reclamaban mayor seguridad y rechazaban la presencia de grupos del crimen organizado. En esta oportunidad, hombres armados que se movilizaban en varios camiones llegó al lugar y disparó con armas contra los manifestantes. Otras ocho personas resultaron heridas en el ataque.

Represalias. El secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong, insistió en que los episodios de violencia de las últimas semanas son una respuesta a las acciones del gobierno y de su administración contra el crimen organizado, y agregó que "no habrá retroceso y se seguirá adelante para no permitir que se vulnere la seguridad, el patrimonio y la vida de los ciudadanos". A los problemas de la violencia descontrolada en Michoacán se suman los inconvenientes institucionales que ha tenido en los últimos meses por la ausencia en el poder de su gobernador, Fausto Vallejo, por problemas de salud que llevaron a nombrar como gobernador interino a Jesús Reyna García.

La violencia en Michoacán ha empañado el golpe que dio la Marina mexicana hace una semana al crimen organizado con la captura del máximo líder del cártel de Los Zetas, Miguel Angel Treviño Morales, conocido como el "Z-40", cerca del Estado de Nuevo Laredo, en la frontera con Estados Unidos, y se están convirtiendo en el principal reto de seguridad para el gobierno de Peña Nieto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS