Edición Impresa

La UIA le pidió a la Justicia que investigue un intento de golpe contra Cristina

El círculo rojo. De Mendiguren, actual candidato a diputado y ex titular de la Unión Industrial Argentina, presentó un escrito tras las gravísimas denuncias de Elisa Carrió.

Sábado 14 de Septiembre de 2013

El ex titular de la UIA y actual candidato a diputado por el Frente Renovador, José Ignacio De Mendiguren, presentó un escrito ante la Fiscalía Federal porteña para que investigue si el Partido Justicialista y un grupo de empresarios preparan un golpe de Estado contra la presidente Cristina Kirchner.

El pedido de De Mendiguren se produjo a raíz de las recientes declaraciones de Elisa Carrió. La diputada nacional y candidata de Unen repitió en varias entrevistas que la mandataria "es una persona abandonada por los distintos sectores del PJ y el sindicalismo".

En ese sentido, Lilita comparó la situación actual de Cristina Kirchner con la vivida por Isabel Perón en la etapa previa a su derrocamiento.

Al respecto, el escrito afirma que Carrió "en una apretada síntesis histórica aporta como prueba de su versión lo que le ocurrió a María Estela Martínez de Perón y otros supuestos".

Agrega que lo que señala Carrió "tiene en principio dos posibilidades: una, que sea cierto; dos, que sea mentira".

La denuncia, auspiciada por los abogados Roberto José Porcel y Roberto Ribas, considera que la posibilidad de que se concrete un golpe de Estado no es un tema que pueda tener "zonas grises", aunque puedan existir "fantasiosos o agoreros".

De Mendiguren asegura que Carrió "debería haber concurrido a la Justicia y no limitarse a declaraciones periodísticas", y recuerda que la diputada también mencionó el "círculo rojo", un supuesto grupo de poder y cuya denominación fue acuñada por Mauricio Macri.

Calumnia. El ex titular de la UIA sostiene que Lilita lo menciona como perteneciente a ese grupo que "trabaja en ese golpe institucional", algo que es "una mentira y una grave calumnia".

Finalmente, el candidato por el massismo sostiene que la denuncia se da en el marco "de un proceso electoral manifiestamente transparente" y aclara que cuando sea citado llevará "numerosas publicaciones periodísticas y televisivas que se ocupan del tema".

"Yo no creo en lo que dice Carrió. La democracia está consolidada; ya son 30 años. Pero es gravísimo lo que denuncia, tanto ella como (Luis) D'Elía, que dicen lo mismo", indicó el industrial.

"Además, ella parece saber quién integra el supuesto golpe, ya que dice quién está adentro y quién afuera", añadió.

Según destaca el pedido, presentado ante la Fiscalía Federal porteña, hay dos posibilidades con respecto a los dichos de Carrió: "De ser cierto, es grave; y de ser mentira, también es grave. En plena campaña, es indispensable que se aleje toda sospecha con respecto a un tema así".

El ex titular de la UIA rechazó "categóricamente" que su espacio pretenda un "golpe institucional" y aseguró que, por el contrario, el massismo tiene el "compromiso de aportar todo lo que esté a su alcance para garantizar la gobernabilidad no sólo política sino económica de la Argentina" hasta el año 2015, cuando vence el actual período presidencial.

"Hay dos vías en la Argentina: un camino es el de la República, que quiere que Cristina Kirchner cumpla su mandato. Otros quieren la repetición del 2001. Sectores devaluacionistas con ansiedad, sumados a sectores políticos que quieren elegir al nuevo presidente, todos ligados al PJ, sectores que hicieron muchos negocios con el kirchnerismo y que ahora quieren impunidad. Ministros que necesitan impunidad, como Julio De Vido, y el del Interior, Florencio Randazzo, que está jugando otra partida, están pactando las dos cosas. Nosotros no estamos ahí", había señalado Carrió.

Explicaciones. Tras la explosión mediática de la expresión "círculo rojo", Macri salió a dar explicaciones: "Se trata del microclima de la política; pienso que deben ser unos 300 mil los que están altamente politizados".

La propia presidenta había aprovechado aquella referencia para tratar de instalar que quieren desestabilizar al gobierno y pidió que diera los nombres. Macri se lo tomó con ironía. "Es muy loco, porque este es un país en el que anda todo tan bien que discutimos qué es el círculo rojo. No le veo ninguna connotación para llevarlo a alguna especie de Ku Klux Klan", minimizó el líder del PRO.

Macri también señaló que "no" tiene "todos los nombres" de las personas que lo conforman porque "son decenas de miles los que consumen activamente la política".

La espinosa cuestión ahora llegó a los ámbitos de la Justicia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS