Edición Impresa

La UCR le puso reparos al gobernador Bonfatti por la reforma constitucional

Diferencias en el Frente Progresista. Los radicales plantearon dudas sobre la necesidad de modificar la Carta Magna provincial. Hoy el gobernador recibe al peronismo y al PRO.  

Jueves 13 de Febrero de 2014

Entre el optimismo externo del gobernador Antonio Bonfatti y las dudas en la Unión Cívica Radical, la reforma de la Constitución provincial correría riesgo de volver a quedar en agua de borrajas. Hoy al mediodía, en Rosario, las autoridades del peronismo santafesino le dirán al mandatario más o menos lo mismo que sus socios radicales le expusieron ayer en Santa Fe: que es necesaria una enmienda a la Carta Magna pero que ahora resulta inoportuna en medio de una crisis económica que amenaza los bolsillos argentinos y una ola violencia que inquieta a los santafesinos.

Poco después de las 10 de ayer, Bonfatti, con el ministro de Gobierno, Rubén Galassi, y director provincial de Reforma Política y Constitucional, Oscar Blando, inició la ronda de consulta partidaria en busca de consenso para llamar a una convención constituyente en este año. Recibieron en la Casa Gris a las autoridades de los partidos que integran la coalición de gobierno, el Frente Progresista Cívico y Social.

Presentes. Estuvieron por el Partido Socialista Eduardo Di Pollina y Miguel Lifschitz; por la Unión Cívica Radical, Eduardo Galaretto y Jacinto Esperanza; por el Partido Demócrata Progresista, Gabriel Real; por Pares, Verónica Benas; por el ARI, Ariel Bermúdez y Gabriela Sosa del Movimiento Libres del Sur.

"Dentro del Frente Progresista hay consenso para avanzar en una reforma de la Constitución provincial", fue la síntesis que Bonfatti hizo a la prensa tras el cónclave en notoria disonancia con las voces radicales que para entonces ya se habían hecho oír en la capital provincial. El diputado nacional radical, Mario Barletta, había exhortado desde su cuenta de Twitter: "Señor gobernador Antonio Bonfatti, a no distraerse con la reforma constitucional".

Barletta es hasta ahora el único postulante (y con chances) para suceder a Galaretto en la conducción del comité provincial de la UCR en la renovación del mes que viene, por lo que conduciría al principal partido del FPCyS en las conversaciones que se seguirán. "Hay que esperar a ver que dice el PJ mañana ( por hoy), ese partido tiene la llave de la Legislatura. Si dicen que no, esta discusión pasa al olvido", le dijo ayer Barletta a LaCapital, consultado a raíz de su llamativo twit.

El radicalismo viene reclamando la institucionalización del FPCyS y su reticencia frente a la enmienda constitucional podría ser una forma de presión para lograr que los socialistas depongan su indiferencia ante ese reclamo que importaría definir alternancia en candidaturas, algo de lo que en el partido de la rosa no quieren ni escuchar habiendo lanzado ya la postulación Lifschitz a la sucesión. "Si no aceptan institucionalizar el Frente Progresista, en el 2015 no habrá Frente Progresista", amenazó ayer sin medias tintas el intendente de Santo Tomé, Fabián Palo Oliver, quien de encarnizado adversario interno de Barletta en la UCR devino hace algunas semanas en su principal aliado.

Barletta negó la versión circulante que habla de una negativa de su partido a votar una reelección para no darle la posibilidad de gobernar ocho años a un posible sucesor socialista de Bonfatti, para el caso en que el PS se salga con la suya de imponer a un postulante de sus filas para 2015.

"Es un tema no debatido en el radicalismo. Esto de la reforma lo dijo Bonfatti el año pasado y ahora llamó a consulta de un día para otro, pero nosotros recién lo debatiremos la semana próxima. A título personal yo veo que tanto en Santa Fe como en Mendoza, el período gubernamental de cuatro años no ha dado malos resultados", sostuvo Barletta.

¿Podría la UCR votar en contra de una reelección para el gobernador?, le preguntó este diario. "Podría, pero es un debate que aún no está dado", respondió el diputado radical.

Sin embargo, Galaretto le dijo a LaCapital que "en el gobierno saben que probablemente la reelección no pase en nuestro partido".

Lejos del contrariado ánimo radical, el gobernador había asegurado a la prensa que "estas reuniones con los partidos políticos están pensadas para que expresen su voluntad o no por la reforma de la Constitución en la provincia; si hay consenso en todos los partidos nos sentaremos para establecer los acuerdos mínimos y veremos los mecanismos para seguir avanzando".

¿Aludieron estas palabras suyas a un supuesto proyecto de su gobierno de lograr un consenso tal que permitiese un único proyecto de reforma y una única lista de convencionales constituyentes integrada por todos los partidos políticos? Tan inconmensurable idea circulo ayer a modo de rumor entre políticos y periodistas. "Una cosa de esa sería convertir a Del Sel en un obispo Pigna (por el ex prelado misionero que se opuso a la reelección de Gildo Insfran) y quedarse con la política de la provincia", dijeron desde el PRO. "Si logran eso sería la mejor carta de campaña electoral para (Hermes) Binner en la Nación el año que viene", opinó un justicialista al descartar la hipótesis por improbable.

Fue el mismo que dijo a este diario que hoy el presidente del PJ, José Luis Freyre, le dirá a Bonfatti que no están de acuerdo con la reforma, principalmente por considerarla inoportuna en la actual coyuntura socioeconómica del país y la provincia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS