Edición Impresa

La selección encendió luces de alarma

Insuficiente. Ese es el resultado, nás allá del 0-0, del balance que dejó la actuación del seleccionado argentino en el amistoso válido por la última fecha Fifa previo al Mundial de Brasil.

Jueves 06 de Marzo de 2014

Insuficiente. Ese es el resultado, nás allá del 0-0, del balance que dejó la actuación del seleccionado argentino en el amistoso válido por la última fecha Fifa previo al Mundial de Brasil. Es que mostró un flojo rendimiento en el empate sin goles como visitante de Rumania que encenció alarmas de preocupación.

El equipo dirigido por Alejandro Sabella no tuvo una buena noche en la fría Bucarest, o al menos se espera que sólo se trate de un mal día porque no funcionó en casi todas sus líneas.

El único punto positivo fue la buena actuación del arquero Sergio Romero, quien ante las exigencias del ataque rumano, que supo manejar y administrar los contraataques, respondió con solvencia.

En el primer tiempo los albicelestes se encontraron con un equipo rumano ordenado y aplicado, con algunos de los futbolistas que perdieron el repechaje ante Grecia, y que jugó con un 4-4-1-1, sistema que cortó el circuito creativo argentino entre Lionel Messi, Fernando Gago y Angel Di María.

A Messi, que vomitó en el campo de juego en los primeros minutos, se lo vio impreciso y con el correr del tiempo aumentó su fastidio, ese que aparece cuando las cosas no le salen bien. En tanto, Gago repitió las últimas actuaciones en Boca y a Di María le costó encontrarse con la pelota.

En ataque, Gonzalo Higuaín y Sergio Agüero tuvieron pocas oportunidades porque la pelota les llegó muy poco a los pies, pero cuando la recibieron crearon peligro: a los 9', un remate del Pipita, cara a cara, fue desviado por el arquero Tatarasanu; y a los 38', el Kun dejó dos rivales en el camino, pero el uno le negó el gol.

Los rumanos contaron con las situaciones más claras: a los 20' Romero sacó por arriba del travesaño el cabezazo del atacante Maricá; y a los 32', volvió a salvar al equipo con un remate de cabeza de Maxim, desde el punto penal.

Hasta ese momento, la defensa argentina, con un pobre partido de Federico Fernández, no dio garantías. Fue desbordada por las bandas y perjudicada por la escasa marcación desde el mediocampo. Además no fue de la partida Ezequiel Garay (ver aparte) y su lugar fue ocupado por José Basanta, de aceptable actuación.

En el complemento, Argentina salió con otra actitud, pero no le sobraron ideas. Con Messi más comprometido originó situaciones, después de los 20', cuando ambos equipos realizaron modificaciones. Sabella dispuso los ingresos de Rodrigo Palacio y Lucas Biglia que agilizaron el ataque.

A los 47' el defensor Gardos sacó sobre la línea un remate de Agüero, y a los 69' Palacio desperdició una chance clara mano a mano tras centro de Marcos Rojo, con pase vertical de Messi.

Cuando Di María ayudó a Messi se vio otro juego en el ataque argentino. Fue más punzante y en los últimos instantes acorraló a Rumania y tuvo el triunfo a los 85', cuando Pantilimon sacó sobre la raya el remate de Lavezzi.

La tarea del seleccionado argentino encendió alarmas con vistas al Mundial porque se repitieron errores en defensa, el mediocampo tuvo una discreta ocasión y el ataque, lo más temido por el resto de los equipos, no brilló como en otras ocasiones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS