Edición Impresa

La salud pública municipal ya se abrió a las medicinas alternativas

El Roque Sáenz Peña se acaba de convertir en el primer hospital de Rosario en ofrecer acupuntura a sus pacientes como terapia de rehabilitación. La apertura de ese servicio no es irrelevante ni casual sino producto de un trabajo arduo que progresiva...

Lunes 30 de Abril de 2012

El Roque Sáenz Peña se acaba de convertir en el primer hospital de Rosario en ofrecer acupuntura a sus pacientes como terapia de rehabilitación. La apertura de ese servicio no es irrelevante ni casual sino producto de un trabajo arduo que progresiva, pero eficazmente, viene llevando adelante el Proyecto de Aplicación de Medicinas Tradicionales y Naturales en el marco de la Secretaría de Salud municipal. Un verdadero cambio de paradigma que empezó hace ya más de 20 años y comenzó a ganarse un lugar en los centros sanitarios barriales, muchos de los cuales crearon incluso sus propias huertas medicinales. En otros, además, los profesionales realizan prácticas que hasta no hace mucho tiempo eran resistidas por "acientíficas", como digitopuntura, auriculoterapia o masajes.

No son conversos ni fans de la New Age sino profesionales que decidieron abrirse a otras miradas de la salud más proclives a "trabajar en diálogo y en intercambio con la comunidad y planteando una relación menos asimétrica", explicó el coordinador del programa, el médico generalista Marcelo Sauro.

El resto de los referentes del equipo (que se encarga, desde 2008, básicamente de capacitar en centros de salud) está integrado por otros dos generalistas, Guillermo Ezcurra y Fabiana Falbo, más una trabajadora social, Fabiana Martino.

El proyecto tuvo, desde el principio, fuertes anclajes. Básicamente, el de un documento publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) titulado "Estrategia en Medicina Tradicional 2002-2005" y el de la innovadora ordenanza 8.155, aprobada por el Concejo en 2007.

La OMS planteó por primera vez estudiar qué tenían para aportar las medicinas tradicionales a los sistemas de salud. La idea era tomar tanto los tratamientos eficaces que de hecho se practicaban desde tiempos inmemoriales, sobre todo en los países más pobres, como los que en el llamado mundo desarrollado venían registrando una creciente demanda en términos de "medicinas complementarias o alternativas" para abordar "enfermedades crónicas".

Entre los "sistemas médicos tradicionales" (espacios de formación, marcos de interpretación, diagnóstico y tratamiento) ya se contaban, por ejemplo, el milenario chino, el ayurvédico, el grecoárabe y también la llamada "teoría humoral de los indios sudamericanos". Entre los "naturales" figuraban otros de desarrollo más reciente, como la homeopatía o las flores de Bach.

El inicio. Sauro planteó a ese documento como uno de los puntos de partida, si bien en Rosario ya había experiencias previas. Por ejemplo, a principio de la década del 90 se organizaron jornadas sobre plantas medicinales del Litoral, que hicieron visible el interés profesional sobre el tema.

De modo "discontinuo" (pero insistente), distintos centros de salud fueron adoptando prácticas de medicina tradicional y naturista y desarrollaron talleres para residentes del municipio y la provincia.

Entre los pioneros se contaron el Centro de Salud 1º de Mayo (Mena 2265), el Emaús (Urdinarraín 7900), el Juana Azurduy (Fraga 1087 bis), el Eva Duarte (Rouillón 2095), El Gaucho (Avellaneda 5625) y el Doctor Roque Coulin (Humberto 1º 2033). Varios llegaron incluso a crear sus propias huertas para cosechar —aún lo hacen— hierbas medicinales.

Ahora, algo inédito, esas prácticas ingresaron formalmente la semana pasada al Roque Sáenz Peña. En principio, como una "primera intervención de la medicina tradicional china dentro del servicio de rehabilitación, a través de la técnica de acupuntura".

El director del hospital, Federico Cornier, se muestra entusiasmado. "Comienza un proyecto más ambicioso que alienta al debate", afirma, porque hay agentes sanitarios que "lo aceptan y otros que no". Sin embargo, la comunidad médica del hospital se capacitó y "lo ve con buenos ojos".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario