Edición Impresa

"La relación que tiene la presidenta con el programa no es inocente"

Juan Di Natale cuenta los secretos detrás de "Caiga quien Caiga", que vuelve hoy por América. El conductor es el único que estuvo al frente del envío en las 15 temporadas anteriores.

Miércoles 21 de Marzo de 2012

Juan Di Natale es, lejos, el periodista más lúcido que tuvo y tiene "Caiga Quien Caiga". El ciclo de Cuatro Cabezas hoy abre su 16ª temporada (a las 22, por América) y Di Natale es uno de los dos conductores de este "resumen semanal de noticias", y en rigor, el único sobreviviente del trío original que integró junto a Mario Pergolini y Eduardo de la Puente. En diálogo con este diario, Di Natale, que será acompañado por el Pelado Guillermo López, admitió: "Cuando arrancamos en el 95 nuestra única expectativa era que a los tres meses nos renovaran el contrato".

-¿Qué mejora y empeora con dos conductores por primera vez en "CQC"?

-En principio estamos halagados con Guillermo que la productora haya confiado en nosotros para la conducción de un clásico como "CQC". Lo que implica en la dinámica es diferente al ser dos, pero tenemos muchas ganas de probarlo y divertirnos al aire. Y confiamos que la gente se va a divertir con nosotros. De todos modos, el espíritu del programa no va a cambiar porque seamos dos conductores en vez de tres.

-¿Ernestina Pais se fue en buenos términos o los sorprendió su partida?

-Es algo que supimos sobre el final del año pasado, por supuesto que fue en buenos términos, es una amiga. Esto tiene que ver con la relación de Ernestina con la productora, ella hizo muy buen trabajo en un momento difícil porque llegó después de la salida de Mario (Pergolini). Hicimos tres temporadas que mantuvieron el nombre, el prestigio y la audiencia del programa. Y ahora empieza una etapa nueva y estamos entusiasmados en encontrarle una nueva vuelta de tuerca al programa.

-¿Cuando arrancaron en el 95 en América imaginaron llegar hasta acá?

-Por supuesto que no, ni en pedo, te diría. Yo tenía 26 años en el 95, había tenido una experiencia previa en "La TV ataca", y era todo nuevo para mí, y también para Mario y Diego Guebel. Todo lo que nos pasó después era impensable. La expectativa era que a los tres meses nos renovaran el contrato.

-¿Al estar al margen de la pelea Clarín-gobierno van a trabajar con más libertad de la que ya tenían?

-En realidad siempre trabajamos con la misma libertad, no tuvimos condicionamientos. Esta especie de guerra se ha convertido más encarnizada en los últimos años, pero trabajamos con libertad en todos los canales. Y en este debut vas a ver algunas cosas incómodas para el gobierno.

-¿La simpatía que tiene la presidenta Cristina de Kirchner con ustedes le es favorable o los perjudica?

-Las dos cosas, porque la relación que tiene la presidenta o la que tienen los políticos de segunda línea con nuestro programa no es una relación inocente. Por supuesto que cualquiera en el ambiente sabe lo que hace "CQC" y los políticos saben que si tienen que exponerse en nuestro programa tienen que quedar lo mejor parados posible. Ese es el juego, no sólo con la presidenta sino con todos los demás.

-¿Está el temor a repetirse cuando se hace un clásico?

-Sí, igual la tele es como un equilibrio muy delicado, es como si la audiencia te pidiera siempre lo mismo. Si no los programas que más éxito tienen no serían los que son. Supongo que la vigencia de "CQC" debe tener que ver con que supimos equilibrar muy bien la fórmula de lo conocido y la novedad.

-¿Con tantos años al aire, sentís que el programa tiene la suficiente fuerza como para seguir por varias temporadas más allá de los conductores?

-Por supuesto, la prueba de esto está mirando fuera de la Argentina. Si el programa pudo hacerse en otros países con conductores de esos países, es porque es un formato que es más fuerte que la personalidad de sus conductores. Imaginate que esto que te digo es algo que no me divierte mucho reconocer públicamente (risas), pero lo tengo que reconocer, porque es así. Nadie es imprescindible, me parece que cada uno puede tener su conductor favorito, pero el formato resiste.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario