Edición Impresa

La reconversión del Batallón 121 prevé una fuerte inversión privada

El grueso de los trabajos quedará en manos de las empresas constructoras. Se reservó un espacio para recordar a las víctimas de la dictadura militar.

Viernes 10 de Agosto de 2012

Un antiguo edificio militar del ex Batallón de Comunicaciones 121 fue el lugar elegido por el gobernador Antonio Bonfatti y la intendenta Mónica Fein para anunciar ayer, en terreno, el proyecto de reconversión del sector: una suerte de miniciudad con eje en el desarrollo tecnológico, comisaría propia, escuela, área deportiva, parques, calles abiertas al barrio y un espacio destinado a la memoria de los usos del predio como centro clandestino durante la última dictadura militar. La propuesta se recuesta en una fuerte inversión del sector privado, que encarará las obras a cambio de la tierra para comercializar 1.200 viviendas de clase media. La semana próxima el plan empezará a debatirse en el Concejo Municipal.

La provincia prevé un desembolso de 10 millones de pesos para refaccionar tres viejos pabellones donde se instalarán empresas tecnológicas, pero el grueso de la reforma quedaría en manos de capitales privados. El dato no es menor en momentos en que el gobierno santafesino impulsa una reforma tributaria y una propuesta de endeudamiento de 500 millones de dólares para obras públicas.

"Ya tenemos entre 20 y 30 empresas interesadas en instalarse y la expectativa de la cámaras de la construcción e inmobiliarias que conocen el proyecto", dijo Fein tras la presentación formal, durante una caminata por las calles arboladas del ex batallón. Una vez aprobada la iniciativa, según indicó, se llamará a licitación pública para seleccionar a los inversores.

El plan que el gobierno y el municipio diseñaron para las instalaciones de Lamadrid al 500, contenido en el Programa Integral de Desarrollo de la Zona Sur, se inspiró en de un concurso de ideas no vinculante realizado en 2006.

La semana próxima al Concejo Municipal que puede incluir modificaciones a la propuesta para el predio, vendido por la Nación a la provincia en agosto de 2006.

El proyecto reserva cinco de las 30 hectáreas del predio para la construcción de 1.200 viviendas a cargo de inversores privados. Como contraprestación, los desarrolladores deberá invertir en la construcción de una comisaría en el extremo noreste, una escuela primaria y secundaria con orientación tecnológica y la apertura de las calles Olegario Víctor Andrade, Gutiérrez, Ibáñez, Juan Manuel de Rosas y Bermúdez.

A eso se suma la construcción de un cantero central en la avenida Ayacucho, la urbanización de los inmuebles más precarios de barrio y la instalación de servicios de luz, agua y cloacas. Obras que, se prevé, cuenten como mano de obra a jóvenes de la zona. Los montos que deberán afrontar los inversores privados y el valor al que se comercializará el metro cuadrado en el sector de viviendas aún no fueron estimados.

"Este espacio marcará un antes y un después para la zona sur de la ciudad. Tendrá el mismo significado de cuando el ferrocarril cedió el espacio para el Distrito Centro. Es una propuesta que articula muchos aspectos: salud, educación y trabajo. Fue necesario el esfuerzo articulado del Estado provincial, municipal y las universidades para hacer posible este sueño colectivo", expresó Bonfatti al anunciar los puntos del proyecto, ante un auditorio integrado por funcionarios, desarrolladores inmobiliarios, titulares de empresas constructoras y referentes de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) y el Conicet.

Las áreas. La propuesta define varios sectores entre los que se destaca el Area Tecnológica del Nodo Rosario, donde serán aprovechados edificios de valor patrimonial para que se radiquen empresas tecnológicas y carreras universitarias afines (ver aparte). El esquema prevé 15 hectáreas de parque público con un espejo de agua y paseo peatonal, un área de salud sobre Lamadrid y una de viviendas y locales comerciales para sectores de clase media en cuatro manzanas del noroeste. En el rincón cercano a Buenos Aires se proyectan casas bajas y hacia el norte se perfilan viviendas de más altura.

A esto se suma un área deportiva de cuatro hectáreas, que incluye un gimnasio, una cancha de fútbol una pileta (se aprovecha una existente) y un predio para instalar el Museo del Deporte.

Bonfatti y Fein evocaron a Lionel Messi, nacido en la zona, quien tiene interés en colaborar a través de su fundación. Por último, habrá un espacio para recordar a las víctimas de la represión ilegal durante la dictadura, algo que había reclamado un día antes de la presentación la agrupación Hijos, en virtud de que en el predio funcionó un centro clandestino de detención.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario