Edición Impresa

La puja secesionista: Rajoy tachó de fracaso la consulta en Cataluña

El jefe del gobierno español consideró ayer un "fracaso" del independentismo catalán la consulta simbólica del domingo e insistió en que el "único camino legal" es una reforma constitucional.

Jueves 13 de Noviembre de 2014

El jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, consideró ayer un "fracaso" del independentismo catalán la consulta simbólica celebrada el domingo e insistió en que el "único camino legal" para un referéndum es una reforma constitucional, a la que su partido se opondría. La votación "mostró el profundo fracaso del proyecto independentista", declaró Rajoy en su primera reacción a la consulta del 9-N, recordando que dos de cada tres catalanes no acudieron a votar. Según resultados provisionales divulgados el lunes por el gobierno catalán, 2,3 millones de personas de esta región española de 7,5 millones de habitantes participaron en la consulta del 9-N, suspendida por el Tribunal Constitucional, de los que alrededor del 80 por ciento dijeron «sí» a la independencia de España.

Rajoy, firmemente opuesto a cualquier tipo de reférendum de autodeterminación, tildó la consulta del domingo de "simulacro electoral" y "acto de propaganda política". Sin embargo, no quiso pronunciarse sobre la posible presentación de una querella por parte de la fiscalía general del Estado contra, entre otros, el presidente regional catalán, Artur Mas, por la organización de un acto que había sido suspendido por el Tribunal Constitucional. Al respecto, el presidente regional catalán consideró que actuar judicialmente "sería una imagen dramática para España". "Se puede discrepar de un proyecto político, pero no es necesario llevarlo sistemáticamente a los tribunales ni activar a la Fiscalía", aseguró ayer Mas en el Parlamento regional.

Reforma constitucional. En todo caso, Rajoy volvió a descartar cualquier tipo de diálogo con Mas que no sea "dentro de los límites que establece la Constitución", rechazando la posibilidad de negociar un referéndum sobre la autodeterminación catalana. "Nunca se puede condicionar el diálogo a lo imposible ni fijar de antemano el resultado del mismo", afirmó el jefe del gobierno, en una inusual comparecencia pública tres días después de la consulta y tras recibir una carta de Mas pidiendo abrir un diálogo sobre la celebración de un referéndum.

Rajoy, que siempre recuerda que la Constitución no permite la celebración de un referéndum en una sola parte de España, insistió en señalar la vía de la reforma constitucional como única forma de hacer valer las ideas independentistas. No obstante, esta reforma, hoy por hoy, sería probablemente rechazada en el Congreso de los Diputados español, donde el Partido Popular (PP) de Rajoy tiene la mayoría absoluta. "Me opondré a cualquier revisión constitucional que liquide la soberanía nacional" del pueblo español, insistió.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario