Edición Impresa

La provincia busca sumar a la Nación para enfrentar la violencia barrial

Conflictividad urbana en foco. La ministra de Desarrollo Social se refirió a los enfrentamientos entre bandas en Ludueña y Nuevo AlberdI. Bifarello advirtió que los episodios de la semana pasada "no son un fenómeno transitorio y llevará tiempo revertirlo".

Lunes 14 de Enero de 2013

"Lo que está pasando actualmente en algunos barrios de la ciudad no arranca hoy, viene de más atrás. Hay toda una generación, los chicos que hoy tienen unos 20 años, que nació con el neoliberalismo, que sufre una exacerbación del consumo y al mismo tiempo un aumento de la desigualdad al no acceder no sólo a bienes materiales sino simbólicos que implican lo que uno llama un proyecto de vida", el diagnóstico lo traza la ministra de Desarrollo Social de la provincia, Mónica Bifarello, y concluye con una advertencia: "Esto no es un fenómeno transitorio, sino que nos va a llevar años revertirlo. Y para eso hay que trabajar en conjunto entre la provincia, la Nación y las organizaciones sociales".

La reflexión llega después de una semana en la cual las situaciones de violencia y conflictividad social ganaron espacio en la agenda periodística a partir de los enfrentamientos entre bandas ligadas a la comercialización de drogas que se cobraron la vida de Mercedes Delgado, colaboradora de un comedor en barrio Ludueña, y dejaron a tres jóvenes heridos de bala, militantes del Movimiento Evita, en Nuevo Alberdi.

Dos episodios unidos por varios hilos conductores. Barrios pobres, peleas territoriales relacionadas con economías delictivas, grupos en disputa fuertemente armados, sospechas de complicidad policial y el reclamo de los vecinos de políticas activas que permitan mejorar su calidad de vida.

Bifarello llegó al Ministerio de Desarrollo Social al inicio del mandato del gobernador Antonio Bonfatti.

Licenciada en ciencia política, en años anteriores también fue funcionaria del municipio. Y asegura que "atender la realidad que se plantea hoy en los barrios de la ciudad requiere de nuevos abordajes" y que esa "es una de las prioridades" de su gestión.

"Desde que asumimos, en diciembre de 2011, pusimos en marcha el gabinete social (del que participan los ministerios provinciales de Desarrollo Social, Justicia, Seguridad, Educación, Salud, Cultura, Trabajo y la Secretaría de Hábitat) y, justamente, una de las primeras tareas en las que nos pusimos a trabajar fue sobre los barrios de Rosario y Santa Fe que presentaban síntomas más complicados de violencia. Tenemos programas relacionados con la contención escolar, con la generación de emprendimientos productivos y con la recuperación de espacios públicos. Pero si bien las intervenciones son urgentes van a llevar tiempo", apunta.

—Muchos vinculan el crecimiento de estas situaciones violentas con el retiro del Estado de espacios en los barrios que fueron ganados por organizaciones delictivas, incluso una funcionaria municipal lanzó esta advertencia. ¿Ustedes reconocen estas críticas?

—Yo no creo que haya un retiro del Estado. Está presente en las escuelas, los centros de salud, en las tareas relacionadas con la economía social. Lo primero que hicimos con el gabinete social fue hacer un relevamiento de lo que pasa en los barrios y notamos una importante presencia estatal y de organizaciones de la sociedad civil haciendo un trabajo comunitario importante, por eso planteamos desde ese lugar reformular algunas acciones.

—¿Por ejemplo?

—Lo que falta es coordinación, seguir dialogando con las organizaciones civiles, lo más urgente es coordinar trabajo. Es la única salida para poder desarrollar acciones integrales en lo social. Y en eso estamos trabajando.

—¿Se trabaja coordinadamente con el gobierno nacional?

—Tenemos una vinculación en lo relacionado con política alimentaria y la asignación universal por hijo. Reforzar esa articulación me parece interesante.

—El senador nacional por el socialismo Rubén Giustiniani aseguró que las medidas tomadas contra el narcotráfico fueron insuficientes, ¿comparten el planteo?

—Las economías delictivas y el narcotráfico están instalados en los barrios, esto no se resuelve con acciones locales, tenemos que llevar el tema a nivel nacional para sancionar fuertemente estas economías. Creo que hay que insistir en acciones efectivas en este sentido, porque el narcotráfico es un delito federal, lo cual no implica que las fuerzas provinciales y los estados locales no se pongan a disposición para una acción coordinada. Porque tanto en materia social como en políticas de seguridad, para tener una mayor efectividad y que los recursos se optimicen, es necesario coordinar esfuerzos para llegar a tener mejores resultados.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario